martes, 15 de septiembre de 2020

HAGA LO QUE HAGA EN LA TIERRA



Pronto estará en la calle mi nuevo poemario, Haga lo que haga en la Tierra, que cierra la trilogía autobiográfica La llama encendida, tras Días de ruta y Travesía. Y luego toca ya descansar una temporadita, le decía esta mañana a mi chica, de esta extraña aventura llamada Literatura, que me ha tenido enredado los últimos 30 años y aún no sé muy bien a dónde me ha llevado ni llevará... La Historia se repite, pienso, los cerebros y los corazones no...


Vicente Muñoz Álvarez

lunes, 31 de agosto de 2020

AS DE BOLETUS



Impresionante boletus (de más de un kilo)
el que nos encontramos ayer, 
brillando como una perla en el bosque... 

¡¡¡ Pura delicatessen !!!

lunes, 24 de agosto de 2020

LARVA



hay una larva retorciéndose dentro de mí, el pasado y el futuro retorciéndose ávidamente dentro de mí, devorándolo todo, y a la vez, también, la conciencia del presente y el aquí, lo que debería hacer y no hago, ser y no soy, sentir y no siento, y todo se fusiona aleatoriamente, larvas e insectos, deseos y anhelos, en este pozo sin fondo que es mi cabeza... y están también los traumas y los complejos, los golpes y las heridas, cómo sangran y mediatizan, y tantas otras cosas que no logro conciliar... quiero y no puedo, siento y no siento, gozo y padezco...


Vicente Muñoz Álvarez,
de Travesía (Chamán Ediciones, 2018)



jueves, 20 de agosto de 2020

ABULIA



tengo que sentarme ya a escribir, disciplinarme, concentrarme, imponerme un ritmo, respetar un horario y no dejarme llevar, no abandonarme, dispersarme, ya basta de excusas, negligencia, pereza, pasa el tiempo, los meses, los años, pasan los días, demasiados paseos, películas, tanta ensoñación, tomarme en serio las cosas, ordenar mi despacho, el escritorio, guardar los apuntes, clasificar las revistas, comprar bolígrafos y carpetas, registrar mis libros, rematar la antología pendiente, los relatos y poemas a medio terminar, el prólogo al libro de P, actualizar los blogs, preparar el siguiente Vinalia, hacer las reseñas de X e Y, contestar a J y M, leer este libro y aquel, perseverar en la poesía, revisar mis libretas, repasar mis diarios, pulir mejor mis textos, hilar mejor las frases, trabajar más los diálogos, dominar mejor los tiempos, retomar el ensayo de T... y también hacerme análisis, controlar mi dieta, fumar y beber menos, reducir más la sal, cepillar a la perra, abonar el jardín, limpiar el garaje y fregar la escalera, echar gasolina a la furgo, hacer duplicados de las llaves de casa, lavar y tender la ropa, engrasar la bici e ir al banco, pasar el aspirador, barrer la terraza... y no dejarlo todo para mañana, perder tanto tiempo, no embobarme tanto en facebook, en el correo, con el emule y con el ordenador...

así me encontraré mejor

así me encontraré mejor


Vicente Muñoz Álvarez,
de Días de Ruta
(Lupercalia, 2014)

martes, 11 de agosto de 2020

COMO UN GUANTE DE SEDA FORJADO EN HIERRO



la poesía 

esa visión
que viene
y que va

te abandona 
o vuelve

ilumina
o abrasa

como el amor 

según 
qué circunstancias


Vicente Muñoz Álvarez

Cover by Daniel Clowes

lunes, 10 de agosto de 2020

MI VIDA EN LA PENUMBRA: Fragmentos (3)



Ella sale del coche y mira al cielo. Está por momentos más oscuro. Encapotado de enormes nubes grises. Él sigue al volante. Acaba de robar un banco. Le persigue un policía. Cada vez está más cerca. El piso del coche está lleno de jeringuillas y latas de cerveza. En el asiento trasero hay una chaqueta. Ella mira al suelo. Su mirada se detiene en una mancha oscura. Se agacha. Es un trozo de jamón lleno de hormigas. Corren sobre él en todas las direcciones. No hay ninguna quieta. Él mira por el retrovisor del coche y descubre la chaqueta en el sillón. Se olvida del policía. Se da la vuelta y la coge. Hurga en los bolsillos. Ella siente una gota de agua en la cabeza. Se levanta y mira al cielo. Otra gota. En la cara. Está lloviendo. Pisotea el trozo de jamón lleno de hormigas. Vuelve a entrar al coche.


Vicente Muñoz Álvarez, 
de Mi vida en la penumbra
(LcLibros, 2020)



sábado, 1 de agosto de 2020

EL PENITENTE



TAN cruentos fueron mis pecados que opté por la continua penitencia para obtener así la redención. Disciplinas, abrojos y cilicios fueron desde entonces el sustento de mi alma, la esperanza hiriente de mi salvación. Durante años porté con arrobo el capirote de los disciplinantes y flagelé mi espalda con una furia que ningún otro asceta compartía. Mi arrepentimiento exigía la perpetua mortificación, la laceración de un cuerpo ansioso de dolor, que se extasiaba cada vez más en el martirio. Llegué a ser sólo llaga y piel, el reflejo de una contrición sangrienta que todos despreciaron. Y al fin, tras lustros de dolor, la austeridad de mis costumbres fue la causa de mi muerte. Había ganado el paraíso ya en la tierra y ascendí custodiado por los ángeles al cielo. Pero habituado a repudiar el gozo y regocijarme tanto tiempo en el dolor, hube de bajar por mi propia voluntad a los infiernos para ser allí mortificado eternamente.

Vicente Muñoz Álvarez,
de Marginales (Lclibros, 2020)



martes, 28 de julio de 2020

VIDAS PARALELAS




Hay vidas que van quedando atrás,
secuencias de lo que pudimos ser,
lo que soñamos,
que el tiempo se encarga de olvidar
aunque al final siempre es lo mismo:

el eco de una voz extraña en el recuerdo
y la añoranza de cuanto perdimos,
la desilusión de la memoria
al errar tantos caminos

en eso estriba todo:

vivir sólo un presente
con tantas vidas dentro abrasándonos,
quemándonos de impaciencia y duda
frente al horizonte inmenso
de nuestra pluralidad. 



Vicente Muñoz Álvarez, de Gas: Antología poética personal 1999-2016 (Lupercalia Ediciones, 2016)

miércoles, 22 de julio de 2020

EL TIEMPO DE LOS ASESINOS: Fragmentos (2)



Hay, en El retrato de Dorian Gray, una frase que condensa en muy pocas palabras la clave y el fin, no solo de esa novela, sino de la vida al completo de Oscar Wilde: «Curar el alma a través de los sentidos y los sentidos por medio del alma». Lo espiritual y lo carnal, lo diabólico y lo ascético, el cielo y el infierno unidos para el goce exclusivo del creador: esa búsqueda ciega de placer e ideal que persiguen protagonista y autor, y que termina en ambos casos en trágica expiación. 

En realidad, salvo quizás en sus últimos días, Wilde encarnó en sus textos y sus personajes todos los complejos y dudas morales que siempre le condicionaron: la lucha interior entre el hedonismo y la mística, el desenfreno y el arrepentimiento, consecuencia ineludible de su ambigua personalidad. Su vida entera es un ejemplo del ideal decadente (refinado, esteta, andrógino y maldito), y su obra, en especial El retrato de Dorian Gray, una de las más importantes de la literatura inglesa de todos los tiempos. Razones, ambas, que justifican los cientos de estudios que sobre él se han escrito en las últimas décadas.

Vicente Muñoz Álvarez,
de El tiempo de los asesinos
(LcLibros, 2019)



Booktrailer


jueves, 16 de julio de 2020

DEL FONDO



es estar agotado de todo lo que me ha decepcionado en la vida y comenzar lentamente la criba... empezando por mí, claro que sí, lo que pude haber sido y no fui, lo que podría haber hecho y dado y no di, tantas ilusiones y sueños perdidos, y siguiendo por todo aquello que me defraudó, que no asimilé ni entendí, para qué diseccionar el dolor, a ninguna parte me lleva... imagino un fondo de mar con algas meciéndose hipnóticamente al son de las mareas, y de ahí, de ese fondo que es mi cabeza, ascendiendo lentamente, toda mi vida... como burbujas que suben poco a poco a la superficie del mar, mi vida, y las caras y emociones y experiencias que por ella han pasado, y luego, a la luz del sol, lo que baja y definitivamente se queda... lo profundo del mar y ahí, en el sustrato, lo que para siempre se queda... del fondo son algunas visiones, unos pocos corazones y unas cuantas sonrisas... el resto, burbujas que desaparecen en la superficie del mar... en qué mundo extraño vivo, qué peces abisales son estos y a dónde conducen estas mareas, me pregunto... y mi Némesis responde: déjate llevar...


Vicente Muñoz Álvarez,
de Travesía (Chamán Ediciones, 2018)


miércoles, 8 de julio de 2020

REMEMBER IT


 

las becas 
las ayudas
las prestaciones
las subvenciones 

hijo 

son para los que 
realmente las necesitan 

recuerdo 
que me decía 
mi madre
de niño 

mañana las podremos 
necesitar nosotros 
o tú

si no
se colapsará
el sistema

eran de derechas 

mis padres

pero más solidarios 
que muchos 

ahora 
lo entiendo


Vicente Muñoz Álvarez

DEL FONDO: Fragmentos (8)



Del fondo, 
de las tinieblas, 
de allá abajo, 
de lo oscuro, 
de lo viscoso, 
de lo insondable, 
de lo profundo, 
de lo innombrable, 
del refugio que en las pesadillas 
uno jamás logra encontrar.


DEL FONDO

Vicente Muñoz Álvarez ilustrado por Andrés Casciani
(Producciones Vinalia Trippers, 2018)

Información y pedidos:

España: vicentevinalia@hotmail.com
Argentina: andrescasciani@gmail.com

Booktrailer:

 

miércoles, 1 de julio de 2020

SE DUERME EL QUE ACARICIA



si me acaricias las orejas 
me quedo dormida 

me dijo una noche 
de insomnio 
antes de saberlo 

y comencé a acariciárselas 
suave y lentamente 
lenta y suavemente 

hasta que empecé
a dormirme yo 

te estás durmiendo tú
me dijo sonriendo 

y yo 

ya medio en sueños 
y para justificarme 

contesté 

se duerme
el que acaricia

y caí rendido en sus brazos 
hasta la mañana siguiente 

desde aquel día

sortilegios del amor 

nos repetimos
cariñosamente
esa frase a veces

se duerme
el que acaricia

un clásico ya 
en nuestra relación 

y aún seguimos
brindando por ello


Vicente Muñoz Álvarez

photo by Marlus Leon

lunes, 29 de junio de 2020

HAGA LO QUE HAGA EN LA TIERRA



HAGA LO QUE HAGA EN LA TIERRA, mi nuevo poemario, con prólogo de Julia Navas Moreno y epílogo de Gsús Bonilla, debería estar ya en la calle de la mano de Canalla Ediciones hace unas semanas, pero, como tantos y tantos otros libros, ya vosotros sabéis, sigue aún esperando el momento oportuno... La pregunta y la duda es: qué os parecería una presentación informal en verano, en alguna terracita de algún bar chulo de León, en vez de retenerlo criogenizado hasta el otoño... Estáis por la labor de reencontrarnos en agosto y brindar, o esperamos a que comiencen a caerse de los árboles las primeras hojas ??


Vicente Muñoz Álvarez

TERROR FIRMER




viernes, 26 de junio de 2020

ZONA



Qué difícil
entender el mundo
tener la conciencia tranquila
cumplir con todo a tiempo
reciclarse estar al día
no desesperarse acobardarse
deprimirse no enfermar

qué fácil desfallecer
arrojar la toalla
elegir mal el camino
qué pequeños somos
cuánto nos exigen
qué jodido nos lo ponen
y qué fácil es fallar.


Vicente Muñoz Álvarez,
de Gas: Antología poética personal
(Lupercalia Ediciones 2016)

lunes, 22 de junio de 2020

EL NECRÓFILO



DE nuevo estás aquí, Pequeña, cerca, muy cerca y muy dentro de mí. Eres carne de mi carne, sangre de mi sangre, como al principio tú misma soñaste, ¿lo recuerdas? Yo jamás pude olvidarlo, aquel pacto y tu promesa. 

Me miras altiva desde tu altar de terciopelo rojo, sensual y tentadora, tal vez sorprendida de que aún te siga amando. ¿Por qué te fuiste, por qué no me escuchaste, por qué incumpliste tu promesa? Nuestro sueño, tus proyectos, nuestra torre de cristal... Ya nada será igual, ¿no lo comprendes? Somos ídolos caídos, solamente eso. 

Pero ahora estás aquí y aun demediada sigues siendo hermosa: la cascada de aguas negras de tu pelo, tus labios tentadores, tus ojos oscuros y profundos, ojos de vértigo y engaño que ya no parpadean, que me reprochan desde el frío tantas cosas... 

Sólo he conservado tu cabeza. Lo demás lo he devorado lentamente. Tardé tanto en encontrarte... Entre sombra y sombra, entre trago y trago te buscaba y tú no estabas... Intentaba recrear en mi mente tus palabras, aquel pacto y tu promesa: juntos, juntos, siempre unidos, un solo cuerpo y un único espíritu... ¿Lo recuerdas? Intenté olvidarte sin sufrir, ahogar mi desencanto y despertar un día y no sentirte, pero estabas ya muy dentro, Pequeña... demasiado adentro... 

Ahora tu luz interior quema en mi recuerdo. Perdóname y descansa aunque no puedas dormir, aunque no puedas soñar. Descansa en mis entrañas preservada del hedor de los gusanos, del temor de la tierra y lo profundo. Apoya en mi pecho tu cascada de aguas negras y escucha los latidos que aún sustenta tu memoria. Acaricia mi sexo consumido con tus labios y procura imaginar que aún estás viva... 

Yo te sigo amando.

Vicente Muñoz Álvarez,
de Marginales (Lclibros, 2020)



viernes, 19 de junio de 2020

MI VIDA EN LA PENUMBRA: Fragmentos (2)



Corría entre las dunas y sus pies se hundían en la arena. Tres hombres encapuchados le seguían a no mucha distancia. Era de noche. Hacía calor. Soplaba una ligera brisa y a lo lejos, desde algún punto indefinido, se escuchaba el rumor de las olas en la playa. Había que alcanzar el mar. La luna brillaba en lo alto. Sus pies se hundían en la arena. Los encapuchados ganaban distancia. Se le acercaban más y más. Estaba cansado. Tenía miedo. Escuchaba el latido acelerado de su corazón. Los relojes le pesaban demasiado en los bolsillos. Relojes antiguos, de plata, con cadenas, cientos de relojes en la arena: tic tac, tic tac, tic tac. Los encapuchados se acercaban. Llevaban gaviotas muertas en las manos. Ganaban distancia. Había que alcanzar el mar.


Vicente Muñoz Álvarez, 
de Mi vida en la penumbra
(LcLibros, 2020)



MI VIDA EN LA PENUMBRA

235.000 latidos

miércoles, 17 de junio de 2020

HUELLAS DE PISADAS EN LA LUNA



un estoicismo y serenidad como no recordaba, supongo que efímera y pasajera, pero eso en plena crisis y ruta es algo milagroso y excepcional, pese a la sensación de estar trabajando en la luna y las escasas ventas, como que todo pasa por encima o al lado de mí, pero sin aplastarme, y es justo y de ley, después de tantos conflictos y lágrimas, dejar también constancia de ello... el punto de encaje, que diría Castaneda, y el color del cristal con que se mira, todo depende de eso...


Vicente Muñoz Álvarez

martes, 9 de junio de 2020

BOSQUE DE LA ENTROPÍA



parece que está pasando o remitiendo al fin lo que ha sucedido y nos han hecho, tanta sinrazón y dominio, que todo vuelve a cierta normalidad, pienso, o será quizás mi cabecita loca, que en el fondo del bosque de mi entropía comienza a reaccionar otra vez, no lo sé, pero es como una cierta resurrección y emoción colectiva, el placer, como diría D'Annunzio, de la convalecencia de nuevo... parece que quizás sí o deberíamos de y tendría que, son las conjugaciones ahora del verbo, con lo que se alimenta el convalenciente tras una larga enfermedad: como Carmilla o Des Esseintes o Roquentin o Sperelli y tantos otros que en el mundo volátil de la imaginación han sido, parece que comenzamos a levantarnos lentamente de nosotros de nuevo, yo de mí y vosotros de vosotros, perezosa y dulcemente a la vez, tras el naufragio y los destrozos de tantas tormentas... y seguro que al menos en mi caso todo venga una vez más condicionado por la literatura, espejo y reflejo, don y maldición, esa doble vida y personalidad, para bien y para mal motor de mi mundo... tendríamos que, deberíamos de, parece que, ese acoso implacable de los condicionales que tanto nos mediatizan, al fin vuelven las sensaciones: la piel suave de mi amor que me motiva de nuevo, los paseos en bici al amanecer o el estar en armonía con la tierra y el cielo: que escriba estas líneas y se las dedique a ella y a vosotros, después del diluvio, es buena prueba de ello...

Vicente Muñoz Álvarez

photo by Marlus Leon

martes, 26 de mayo de 2020

EL MAL YA ESTÁ HECHO



romperte 
en mil pedazos 

de la noche 
a la mañana 

moral social
y económicamente 

y tener que 
reconstruirte luego 
de los escombros 

a ver 

me pregunto 

qué sale de ahí


Vicente Muñoz Álvarez

lunes, 25 de mayo de 2020

REGRESIONES en casa de ÓSCAR ALONSO PARDO



El último ejemplar que me quedaba de Regresiones, mi mayor best seller hasta la fecha, ha ido a parar a las manos de Oscar Alonso Pardo, compañero de gremio y aventuras, y ya no quedan más (la editorial que en su día lo publicó cerró sin dar ninguna explicación y a mí se me agotaron también): va a ser cosa, cuando subamos al fin del Purgatorio a la Tierra y nos encontremos en la cuarta fase, de una nueva edición...


Vicente Muñoz Álvarez

viernes, 22 de mayo de 2020

UNA TEMPORADA EN EL INFIERNO



Creo que la peor temporada de todo lo que he vivido de mi vida al completo, 54 primaveras muy trabajadas ya sobre el mundo, me ha golpeado de lleno estas surrealistas y tremendas semanas, a todos los niveles y mecanismos de la cabeza y el cuerpo: económico, social, político (esto es ya un sinsentido total) y moral: es decir, hasta el fondo del fondo mismo... Pero aún quedan los maestros antiguos y la amistad y el amor verdadero, faros de orientación en la noche a los que sujetarnos en las peores tormentas, y libros, películas y canciones que nos recuerdan que todavía hay motivos y armas para gestionar con criterio esta lesión: espero, cuando despierte del todo de esta pesadilla, daros de nuevo lo mejor de mí: la historia se repite, dicen, los cerebros y los corazones no:

Vicente Muñoz Álvarez


miércoles, 20 de mayo de 2020

POÉTICAS



tiene que ir

para que
te cataloguen

de blanco o negro
progre o retro
social o no

la partida

y aburre tanto
ese juego


Vicente Muñoz Álvarez,
de Haga lo que haga en la Tierra
(próximamente en Canallla Ediciones)

jueves, 14 de mayo de 2020

ABYSS



dos meses ya
descendiendo
y cayendo

cada día
más abajo
más profundo
más hondo

y sigo aún
sin tocar fondo

en algún
momento

me digo

tendré
que empezar 
a subir


Vicente Muñoz Álvarez

lunes, 27 de abril de 2020

EL DISIDENTE



ENERVADO por mi mundo decidí una tarde despedir su turbulencia. El esplín, la frustración y la derrota detonaron en mi alma la explosión. Comencé por despojarme de mis falsos atributos y, purificado, quise hollar nuevos senderos. Con frecuencia tornábase abrupto el camino y se hacía difícil avanzar. Extraños individuos lo surcaban: misántropos y opiómanos, profetas, visionarios y suicidas. Y a todos llamaban disidentes. Marginados por la vida se identificaban como outsiders y formaban una logia para defender sus intereses. Lo grotesco, lo perverso, lo esotérico y salvaje era su consigna, aunque cada cofradía lucía un estandarte. Caminé con ellos una parte del sendero, pero pronto mis pasos se tornaron otra vez vacilantes. Hasta que una tarde, agotado por su mundo, decidí auxiliar de nuevo a mi conciencia. Una vez más me desnudé y emprendí el exilio. Descubrí entonces otra senda inexplorada y en ella me adentré sin que ninguno me siguiera. Pero todos me llamaron disidente.


Vicente Muñoz Álvarez,
de Marginales (Lclibros, 2020)



DEL FONDO: Fragmentos (7)



Quizá el predicador
se adelantó,
quizás se apresuró,
quizás no debió
acelerar tanto la huida.

Sabía que antes de la lluvia
el sol trazaría sobre Yillmora
un sendero de luz,
pero prefirió guardar silencio
y se negó a admitir otra verdad.

Nos condenó
a vivir sin alma
aquí encerrados,
sometidos al proceso interior
de los cambios del cuerpo.


DEL FONDO

Vicente Muñoz Álvarez ilustrado por Andrés Casciani
(Producciones Vinalia Trippers, 2018)

Información y pedidos:

España: vicentevinalia@hotmail.com
Argentina: andrescasciani@gmail.com

Booktrailer:


sábado, 25 de abril de 2020

SE ESTÁ PONIENDO FRÍO



es lo primero
que he pensado
al abrir la ventana
y ver a punto
de estallar
la tormenta
desde mi celda

amor

a cuatro kilómetros
escasos de la tuya

pero
infranqueable
aún

abrígate


Vicente Muñoz Álvarez

photo by Marlus Leon

HAGA LO QUE HAGA EN LA TIERRA



Haga lo que haga en la Tierra cierra la trilogía La llama encendida, que inicié con Días de ruta (Lupercalia, 2014), continué con Travesía (Chamán, 2018) y concluyo, seis años después, con esta última entrega...

Así arranca mi nueva película, que pronto, si el mundo no se acaba antes, verá como un milagro la luz.

Y aunque parezca mentira en estos tiempos oscuros que corren, sí, a punto de alumbrar de nuevo...

Larga Vida a la Nueva Carne


Vicente Muñoz Álvarez

miércoles, 22 de abril de 2020

LA POESÍA ES UN ARMA QUE CARGA EL DIABLO



aquella noche

aún la tengo grabada
en mi memoria a fuego

en un bar
cuyo nombre
no mencionaré

aquella poeta
desnortada
me dijo

mal Vicente
estoy mal

le envié mi poemario
al Maestro Tal
y me contestó

dedícate a otra cosa

eso me dijo
llorando

y a modo de credencial
sacó una carta manuscrita
de su bolsillo
que lo testificaba

la leí

dos líneas
explicando

tu intención
e impulso es sincero
pero dedícate
a otra cosa

la poeta
a los pocos días
se suicidó

y el Maestro Tal

pontificando

aún sigue vivo

han pasado
casi 30 años
desde entonces

y no me lo quito
de la cabeza


Vicente Muñoz Álvarez

viernes, 17 de abril de 2020

CUANDO LA HEMBRA DEL CÓNDOR MUERE, EL MACHO SE SUICIDA



Donde menos te lo esperas,
lo he pensado siempre,
si miras por el prisma adecuado,
como una revelación,
puede encontrarse el poema:

este, en concreto,
hace ahora catorce años:

en Bariloche, en Argentina,
en la cima del mundo,
en un refugio de alta montaña,
durante una travesía
vertiginosa por los Andes,
una pareja de cóndores majestuosos
planeando sobre nuestras cabezas,
y el siguiente comentario
del guía de la expedición:

cuando la hembra del cóndor muere,
el macho vuela muy alto,
como un aeronauta suicida,
sube y sube y sube
hasta perderse entre las nubes,
se cierne durante unos instantes en el cielo
para contemplar por última vez la tierra,
y se precipita a continuación
en picado hacia el vacío,
presa del dolor y el desamor,
hasta estrellarse contra las rocas.

Por qué lo escribo ahora,
catorce años después y no en su día,
es otro de los misterios de la poesía.

No importa dónde
ni cuándo la encuentres,
sino la mirada y el prisma.

Y poderlo luego contar.


Vicente Muñoz Álvarez

martes, 14 de abril de 2020

MARGINALES: Prólogo.



La versión del libro que el lector tiene ahora en sus manos es fruto de un largo proceso de reescritura que, en lo que a mí respecta, requiere una somera explicación.

Muchos de los relatos que lo integran datan del verano de 1991, momento a partir del cual fueron cobrando cuerpo y vida para una primera edición titulada Monstruos y prodigios, galardonada en el Certamen Letras Jóvenes de Castilla y León y publicada por la Junta, con ilustraciones de Joaquín Herrero Goas, en 1995.

Se trató, no obstante, de una versión reducida (reeditada en 2007 por Amargord Ediciones en formato de bolsillo) y ajustada en cuanto a extensión a las bases de aquel Certamen, que dejaba fuera gran parte de los relatos del libro tal y como al principio había sido concebido.

Una versión más completa del mismo, titulada El pueblo oscuro, se publicó en 1996 en la editorial barcelonesa Las palabras del pararrayos. Con una tirada de 200 ejemplares, el libro se agotó al poco de haber salido y se convirtió en prácticamente inencontrable.

En cualquier caso, no me satisfizo del todo en su día aquella versión, cargada de erratas tipográficas y no lo suficientemente pulida ni revisada.

A partir de entonces, algunos relatos del libro fueron incluidos en  diversas antologías y revistas especializadas, quedando pendiente esa labor de reescritura que casi desde su publicación yo mismo me había propuesto.

Fue en el verano de 2005 cuando decidí finalmente volver a abordarlo. El escritor David Mardaras estaba gestionando por aquel entonces un interesante proyecto editorial (Letra Records) y me pidió un libro de relatos. Con ese pretexto me animé a reescribir desde la primera línea El pueblo oscuro, obteniendo, tras varias semanas de trabajo (durante un verano caluroso como pocos recuerdo), una versión bastante distinta a la original: los más de diez años transcurridos desde su gestación, el bagaje de experiencias y lecturas acumulado desde entonces, y mi propia evolución personal, cristalizaron en el presente libro, que poco tiene que ver, creo, con cualquier versión anterior. Además del propio título, modifiqué en gran parte el estilo de la primera edición, amplié el número de relatos hasta un total de cincuenta, corregí todas las erratas e imprecisiones de la misma y, muy especialmente, adapté (en la medida de lo posible) el lenguaje y el tono del texto a mi sensibilidad presente.

El libro, titulado definitivamente Marginales, permaneció no obstante durante más de dos años en mi cajón de inéditos, al no salir adelante la colección para la que en principio había sido reescrito, hasta que fue publicado, con ilustraciones de Mik Baro, por la editorial leonesa Eje Ediciones (posteriormente Eolas) en el año 2008.

Esta misma versión fue reeditada por Excodra Editorial en 2015, en castellano y en italiano (con traducción de Guido Micheli), y es también (sin las ilustraciones de Mik Baro, en este caso, y con algunos retoques añadidos) la que vuelve a reeditar hoy LcLibros.

En ella el lector encontrará ecos de voces para mí muy queridas: Ramos Sucre, J.K. Huysmans, H.P. Lovecratf y Norberto Luis Romero, a los que está dedicado, y Baudelaire, Rimbaud, Nerval, Poe, Paré, Machen, Blackwood, Dunsany, Yeats o Lautreamont, así como (cambiando radicalmente de registro y extremo) del cine independiente y gore, la psicodelia y el rock, el cómic, la prensa underground, la televisión y otras disciplinas tachadas como cultura pop(ular) o basura, que han sido para mi evolución personal igualmente determinantes.

En cualquier caso Marginales, tanto por su estilo como por su proceso de reelaboración continua, puede considerarse una rareza en mi bibliografía. Para empezar, el único libro de ficción pura (o eso quiero creer: no dejo de reconocerme una y otra vez en estas criaturas) que he publicado hasta el momento, siendo el resto de corte realista y autobiográfico. Pero sobre todo, y muy especialmente, por el tono decadente y onírico que le caracteriza, que nunca he vuelto a utilizar del mismo modo en mis libros. Un tono con el que he pretendido rendir un homenaje a algunos de mis maestros de juventud y a todo el acervo de alta y baja cultura que desde niño he ido devorando y asimilando en mi forma de entender la escritura.

Sólo espero ahora que las siguientes páginas sean de vuestro agrado y os inquiete tanto leerlas como me inquietó en su día a mí escribirlas.

Vicente Muñoz Álvarez,
de Marginales
(LcLibros, 2020)



sábado, 11 de abril de 2020

DER GOLDENE HANDSCHUH



Entre Fassbinder (por su inmisericorde crítica social: un almuerzo desnudo en la punta de nuestros tenedores), Nekromantik (por lo nauseabundo y extremo de su propuesta) y Torrente (que, a su manera y salvando las distancias, ya lo veréis, también), aunque parezca imposible la combinación, Fatih Akin nos regala esta exhibición de atrocidades y excesos, escatólogica y espeluznante donde las haya, pero a la vez, por desgracia, sórdida y real como la vida perra. 

El monstruo de St. Pauli (Der Goldene Handschuh, 2019), en cualquier caso, no os dejará indiferentes: os espantará y repugnará, y si la videáis objetivamente, seguramente arrebatará: lo que el guaperas de Jonas Dassler hace en esta película (y en esto se distancia mucho de Torrente), si no fuera por la temática que aborda y disecciona hasta el fondo mismo de las entrañas, merecería un Oscar forjado en oro de 18 quilates... Para quitarse (si lo soportáis) el sombrero.

Basada en hechos y personajes reales (Fritz Honka y sus víctimas), decadente y enfermiza, y uno de los filmes que más me han noqueado de los últimos tiempos.

Pero eso sí, como siempre advierto tratándose de este tipo de cine polémico y extremo: exclusivamente para mayores de 18 años: el que avisa no es traidor... 

Obra maestra o bodrio indigesto: vosotros diréis.

Vicente Muñoz Álvarez

Trailer en You Tube: