domingo, 21 de octubre de 2012

LA MANSIÓN DE LA LOCURA


A caballo entre el surrealismo de Jodorowsky o Buñuel y las películas de suspense y horror de la Hammer, La mansión de la locura (The mansion of madness,1971), primer largometraje del malogrado director mexicano Juan López Moctezuma, es un descenso sin paracaídas a los abismos más inhóspitos de la mente, un viaje sin retorno al fin de la noche que nos sumerge en un universo inquietante y malsano, vesánico y amoral, donde se cuestionan e invierten todas las leyes divinas y humanas.

Basada en un relato de Edgar Allan Poe, El sistema del doctor Tarr y del profesor Fether, La mansión de locura seduce por su decoración majestuosa y lisérgica puesta en escena, por su extraña mixtura de estilos y géneros, su atmósfera enrarecida y malsana y, muy en especial, por la interpretación magistral de Claudio Brook, de las que nunca se olvidan.

Como en Alucarda, la hija de las tinieblas (1975), su película más conocida, Moctezuma nos traslada a un mundo onírico y tenebroso donde cualquier cosa es posible y los personajes son juguetes en manos de un destino implacable y absurdo que condiciona fatídicamente sus actos.

Todo ello sin olvidar la crítica social corrosiva que encierra el filme, su mensaje anarquista y libertario y la apuesta incondicional por la creatividad espontánea del ser humano.

Juan López Moctezuma (que, por cierto, terminó sus días en un hospital psiquiátrico), director maldito y de culto donde los haya, mostró en esta película su potencial como director y guionista y su particular visión del cine y del mundo, y nos deleitó con un carnaval pesadillesco de secuencias e imágenes para el recuerdo.

Psicotrónica, ultrabizarra e imprescindible en cualquier videoteca.

v

Trailer in You Tube:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada