miércoles, 17 de septiembre de 2014

UN CONEY WALDEN DE LA MENTE




donde lloran los sauces
donde babilonia termina
donde crecen las setas
donde la lluvia germina
donde empieza el otoño
donde el sueño ilumina

allá lejos

en mi bosque
privado

arrastrando
mi piedra

me encontrarás


Vicente Muñoz Álvarez

TRÍO DE CALAVERAS


lunes, 15 de septiembre de 2014

VINALIA TRIPPERS: Cultura Quinqui.



En 1996 nació un fanzine de relatos ilustrados para adultos con el fin de dar salida a un tipo de literatura subterránea, que no suele encontrar acomodo en otras revistas, editoriales y medios. Vicente Muñoz, y el resto de sus entregados editores, han homenajeado en su último número, el 12, al cine quinqui de los 80. Así se ve la cultura quinqui desde Vinalia Trippers. 

¿Cuántas personas formáis parte del equipo?

El equipo está integrado en la actualidad por cuatro personas: Silvia D.Chica, Alfonso Xen Rabanal y yo, Vicente Muñoz Álvarez, como miembros fundadores, y nuestro diseñador, Rodrigo Córdoba, responsable del formato de los tres últimos números.

¿Cuándo y por qué surgió la idea de crear un proyecto sobre temática “quinqui”?

Surgió hace justo ahora un año. Estábamos pensando en cómo orientar el nuevo número, cuando se nos ocurrió: ¿ya que somos una revista de literatura underground, por qué no dedicar un monográfico al fenómeno quinqui? Yo había estado videando de nuevo algunos clásicos del cine quinqui de los 70 y 80, y me di cuenta de los muchos puntos que teníamos en común, salvando las distancias, con aquellas películas: lo marginal, lo independiente y, sobre todo, el ir contra lo establecido. Así que se lo propuse al resto de miembros del equipo y nos embarcamos en esta aventura.

¿De qué manera habéis estado influidos por las películas de los 80 de esta temática?

De manera directa, sin duda. Muchos de los colaboradores habituales de Vinalia nacimos entorno a los 70 y vimos de adolescentes esas películas, que están grabadas a fuego en nuestra memoria.

¿Alguna película en concreto? ¿Algún personaje / actor de la época especialmente interesante para vosotros?

A mí me gustan especialmente Colegas, El pico 1 y 2, la saga de El Torete y, ya en otro nivel, Deprisa, deprisa, de Carlos Saura. Y en cuanto a actores, sin duda, José Luis Manzano y El Pirri, al que hemos dedicado el póster central de este último número.


¿Qué creéis que aporta el mundo quinqui a las culturas en España? ¿Por qué resulta interesante representar mediáticamente el mundo quinqui?

Una visión poco complaciente, pero certera, del Estado de bienestar y la Transición española, que no es la que nos han querido vender por la televisión. Supongo que mediáticamente el fenómeno quinqui interesa por ese aura de héroes del pueblo con que se les representó, villanos buenos, rebeldes con causa al fin y al cabo.

¿Vuestro público lector mayoritario es amante de lo quinqui o es quinqui en algún sentido?

Yo creo que sí, ambas cosas, al menos de espíritu, si entendemos lo quinqui como lo marginal, lo políticamente incorrecto, lo independiente y lo subterráneo, que es lo que siempre nos ha caracterizado.

Sobre los quinquis reales de la actualidad, ¿qué creéis que podrían opinar sobre vuestro trabajo? ¿Simpatizarían por la verosimilitud de vuestras viñetas?

No lo sé, supongo que sí. Este número en concreto está teniendo una estupenda acogida, nos piden por correo, al margen de las ventas en librerías, ejemplares desde todos los puntos de España y parece que a nuestro público le ha gustado mucho.

¿Cuál sería la definición de Vinalia Trippers del concepto “quinqui”?

En sentido amplio, que es el que nos interesa: grupo social marginado, que no comparte el credo de la colectividad y se rebela, de un modo u otro (en nuestro caso con la literatura) contra lo establecido.

¿Algún dato interesante sobre el número quinqui de Vinalia Trippers?

El suplemento de poesía que incluye habitualmente la revista, titulado Poemash, está dedicado en esta ocasión a El Ángel, un músico y poeta español fallecido, autor de un impresionante libro sobre la adicción a la heroína y la mala vida en las calles, Los planos de la demolición. Teníamos con él una deuda pendiente y nos pareció que este número, Spanish quinqui, era la excusa ideal, por las afinidades, para dedicarle un monográfico.


¿Dónde se puede conseguir vuestro fanzine?

En nuestro blog figuran los puntos de venta y el contacto para solicitar la revista por correo, para aquellos que no la encuentren en sus respectivas localidades. Somos una editorial absolutamente independiente, no queremos ni subvenciones ni distribuidoras, ni siquiera estar en los circuitos comerciales al uso. Nosotros mismos llevamos la revista a los puntos de venta con los que sentimos afinidad especial, y nos encargamos de distribuirla y enviarla también por correo.



FABRICE DU WELZ

domingo, 14 de septiembre de 2014

LA DAMA DEL ALBA


Otra maravilla de nuestra filmografía a reivindicar, tenebrosa, poética y crepuscular, La Dama del alba (1966), de Francisco Rovira Veleta, es un elegante cuento de fantasmas muy poco al uso, que se distancia, tanto por estética como por temática, de los filmes de género de su tiempo.

Adaptando a la pantalla grande una pieza teatral de Alejandro Cassona, Rovira confiere a esta película un halo anacrónico y atemporal, una atmósfera fantasmagórica y onírica, potenciada por los impresionantes paisajes y el pueblo donde se rodó, que transporta al espectador a una realidad paralela, como de ensueño de opio o desvarío romántico, fuera del espacio y el tiempo.

El amor y la muerte, el más allá, el remordimiento y la culpa, la traición y el engaño, la venganza y los celos, fuentes eternas de inspiración poética, son los pilares sobre los que se erige esta fábula estremecedora, que se queda grabada a fuego como un estigma en el subconsciente.

Magníficas interpretaciones, fotografía y puesta en escena, y, como curiosidad añadida, varias imágenes subliminales (minuto 16:16, por ejemplo: una calavera) que acentúan el aura de fatalidad y tragedia inminente que gravita sobre toda la película.

9 sobre 10.

Vicente Muñoz Álvarez

viernes, 12 de septiembre de 2014

IL TOSSICO / EL ADICTO



Crepuscolo di velluto rosso e leggerezza stanca, oggetti distorti, decadenza e languidezza sotto l’eco di una risata... Ma ora sono sveglio e ci sono cumuli di spazzatura sospetta negli angoli della mia stanza, utensili della mia esigua alimentazione. A malapena sento il bacio dell’acqua a contatto con la mia pelle, schiuma di colori cangianti come pezzi d’arcobaleno. E la strada impacciata, che si distende e si contorce, si duplica moltiplicando la mia fatica muscolare. Ansia e ansia. Visi quadrati e aritmetici, fatti di carne inespressiva e stemperata, mi passano a fianco come fantasmi dei miei sogni. Luci di neon che mi esplodono nel cervello e automobili dai colori ambigui e poliziotti e troie infette mentre l’angoscia mi attanaglia lo stomaco con un abbraccio gelido. Ma finalmente vedo il volto ermafrodita del mio dio, in mezzo ad una folla senza forma, illuminato da un’aureola che gli fluttua in testa a rappresentare un’estasi ardente. Minacce, bisbigli lontani e scambi. E l’euforia delle mie vene denutrite che celebrano trionfalmente un’orgia ipersensibile. Il sordido cesso della sordida topaia che diventa asettico, magico e sensibile per momenti che forse sono stati ore. Ma ora il percorso non è lungo, né sporco, né popolato da fantasmi: torna ad essere creposcolare. E di nuovo in camera mia, che ora è una reggia, un orgasmo di stomaco senza erezione. E il sonno e la noncuranza, dormiveglia di fantastiche visioni, di una caduta senza fine in un pozzo profondo e imperscrutabile che si apre e chiude e mi espelle fino ad un vuoto color porpora dal quale non mi voglio svegliare.


Crepúsculo de terciopelo rojo y cansina ingravidez, distorsión de los objetos, decadencia y languidez bajo el eco de una carcajada... Pero ahora estoy despierto y hay montones de basura sospechosa en las esquinas de mi cuarto, utensilios de mi exigua nutrición. Apenas siento el beso del agua al contacto con mi piel, espuma de colores cambiantes e irisados. Y la calle empalagosa, que se estira y se retuerce, se duplica potenciando mi fatiga secular. Ansiedad y ansiedad. Rostros cuadrados y aritméticos, de carne inexpresiva y desleída, pasan junto a mí cual fantasmas de mis sueños. Luces de neón que explosionan en mi mente y coches de ambiguos colores y policías y putas contagiadas mientras la angustia atenaza mi estómago con un abrazo frío. Pero al fin veo el rostro hermafrodita de mi dios, entre una multitud disforme, iluminado por una aureola que oscila sobre su cabeza en la representación de un éxtasis que abrasa... Amenazas, susurros lejanos e intercambio. Y la euforia de mis venas desnutridas, que con vítores triunfales celebran una orgía hipersensible. El sórdido retrete del sórdido garito que ya se torna aséptico, mágico y sensible por momentos que tal vez fueron horas. Pero ahora el camino ya no es largo, ni sucio ni poblado de fantasmas: vuelve a ser crepuscular. Y de nuevo en mi cuarto, que ahora es regio, un orgasmo estomacal sin erección. Y el sueño y la desidia, duermevela de fantásticas visiones, de caída eterna a lo insondable de un pozo profundo que se abre y se cierra y me expulsa hacia un vacío púrpura del que no deseo despertar...


Vicente Muñoz Álvarez
de Emarginati

(Excodra Editorial, 2014)

Traducción by Guido Micheli

Cover by Mik Baro

EMARGINATI: Tradotto da Guido Micheli.



Excodra en septiembre, será políglota. Marginales, al italiano. Con Guido Micheli y Vicente Muñoz Álvarez.

Aquellos personajes antinatura surgidos de la enfermiza pluma del amigo Vicente Muñoz Álvarez, y que ilustré años atrás, narran ahora sus mitológicas existencias en italiano de la mano de Excodra editorial.

Mik Baro

Marginales es el libro inacabado de Vicente Muñoz Álvarez. Es el libro inacabado y su apuesta más personal por la literatura. Marginales es, contrariamente a lo que se dice de él, el libro en el que el autor leonés se muestra más desnudo, porque a través de los personajes de cada uno de los 50 relatos de este bestiario, he podido ver su alma. Porque el alma nace vacía y se colma con los años, con las experiencias vividas y con la imaginadas una vez nos posee la ficción, cuando nos forjamos como personas. En Marginales podemos conocer el alimento intelectual de Vicente Muñoz Álvarez en la juventud: las películas y series de televisión de su vida, sus lecturas preferidas, la música con la que dejó que el ritmo le dominase; el alimento intelectual que, en suma, ha ido fraguando su aliento y su forma de entender el mundo. Sus pensamientos recurrentes, sus fobias, las bestias que pueblan sus noches. Por eso es el libro más personal, el más literario y, a la vez, el que nos ofrece su rostro verdadero. El lector podrá conocer entre líneas los demonios que atormentan al autor leonés y reconociéndolos, como Francis Bacon reconocía al animal que habita en el hombre de sus retratos, podrá entender su literatura. Pero no olviden, queridos lectores, que Marginales es un libro inacabado, que serán ustedes quienes reescriban en su cabeza cada uno de los relatos y que, quizá, encuentren el espíritu inquieto del autor allí o, quizá, sea su propia ferocidad la que se muestre. Al fin y al cabo, amigos lectores, en esta vida todos compartimos las mismas pesadillas.

Por si fuera poco, el libro cuenta con el valor añadido de las ilustraciones de Mik Baro que acompañan los textos. Geniales en su fiereza.


Esteban Gutiérrez Gómez



jueves, 11 de septiembre de 2014

MONDO CRUEL



protegerte
porque el mundo
es cruel

hijo mío
que no existes

te digo

el mundo
es cruel

sueña

mientras

en el paraíso


Vicente Muñoz Álvarez

miércoles, 10 de septiembre de 2014

UN COFRE LLENO DE RECUERDOS (Y los Alegres Bromistas)



como abrir un cofre lleno de recuerdos y respirar su evocador aroma, van llegando las primeras impresiones sobre Regresiones a mí, ese epílogo coral que las acompañará, y cada una es una nueva sorpresa, Jose, Alejandro, Pacho, Juancho, joder, lo que va saliendo de ahí, una cosa son mis recuerdos de entonces y otra los de mis compañeros de ruta, alegres bromistas con los que tantos caminos recorrí... llegan a mí sus textos, los de mis viejos hermanos de carretera, y se me empañan los ojos al recordar aquellos acid test colectivos y cómo brillaba entonces la perla, insignificantes detalles que ya había casi olvidado, estrellas fugaces, lágrimas en la lluvia... oh, aquellos abrumadores recuerdos, aquellas noches sobrevolando sin paracaídas la tierra, lo que nos dejamos allí... se me erizan como escarpias los pelos al recordarlo, sí, y se me empañan los ojos de saudade y melancolía, sobre todo porque al fin de ellos he hablado, mis queridos drugos de antaño, a los que debo, en gran parte, ser lo que soy... por y para ellos, en el fondo, este libro, pienso, la crónica de nuestro León subterráneo, la otra cara de la moneda, con la que desde hace mucho tiempo tenía una deuda pendiente... cuando éramos reyes, héroes, en aquella época salvaje y festiva de la Transición... mientras veo caer, tras las ventanas de mi piso desolado, las primeras hojas de los árboles, cómo bailan con el viento, cómo pasa de rápido el tiempo, cómo se nos escapa volando, y cómo, cómo nos va desgastando... 


Vicente Muñoz Álvarez

VINALIA AGAIN




la Tripulación escribiendo
e ilustrando
y el próximo Vinalia
ya ahí

Duelo al Sol

en noviembre
en la Tierra

pasan los años 
se olvidan los malos tragos
se potencian los buenos

motivos
para seguir
luchando


v


lunes, 8 de septiembre de 2014

SÍSIFO DESENCADENADO



ay ay ay, qué extraña es esta putísima vida... eso pienso mientras paseo por el bosque con Wendy al amanecer y reflexiono sobre los últimos meses haciendo balance de pérdidas: los que están y los que ya no, la revolución de las neuronas, cómo todo cambia con las estaciones y cómo, también, un vendaval o accidente puede de la noche a la mañana llevárselo todo... ay ay ay, qué difícil todo, me repito, el juego del gato y el ratón, del ratón y el gato, hoy te quiero y mañana no, y pasan mientras los días... pasan los días, aunque no nos demos cuenta, y vamos dejando atrás nuestras huellas, como una baba de caracol señalando nuestro destino pasan los días, actos y emociones, y van dejando imperceptiblemente huella: nuestros cuerpos se arrugan, se hunden en sus cuencas nuestros ojos, se acelera nuestro pulso en las venas, no renta la lucha, y mientras tanto otros, que somos nosotros, nacen y crecen y se reproducen y mueren y seguimos sin aprender la lección, dejando siempre los deberes a medias, y se nos escapa entre tanto la perla... la lucha, nuestra lucha, todo por qué y para qué, no lo sé, pero seguimos avanzando, nos guste o no, con nuestra perla a cuesta seguimos avanzando, escarabajos peloteros subiendo la colina, y arriba siempre la misma piedra, la tuya y la mía y la de ellos y nosotros también... pesa la piedra, cansa el camino, los ocasos nos ciegan... nos ciegan los ocasos y nos deslumbra a veces el sol, pero arriba nos espera siempre la misma pesada piedra... y esa piedra eres tú y yo y ellos y nosotros y no la dejamos brillar, no brilla la perla, sólo deslumbra el sol, la prosperidad, los sueños y anhelos, pero no la perla, la perla no brilla si no la dejamos brillar... aunque nos queda el orgullo, claro, y la dignidad, somos seres humanos, al fin y al cabo, el último eslabón de la saga, y al menos nos queda eso, el orgullo y la dignidad, y con ambas cosas construimos nuestros templos, trepamos altivos a sus torres, contemplamos desde arriba nuestro reino de barro y nos agarramos desesperadamente a nuestra humanidad... ay ay ay, los amores y los desamores y los caminos y veredas por las que vamos creciendo, endureciéndonos y envejeciendo y dejándonos en el empeño la piel... con mi perla-roca llego a la cima, Sísifo desencadenado, y de nuevo y hacia abajo, con ella en las manos, me vuelvo a caer...


Vicente Muñoz Álvarez

domingo, 7 de septiembre de 2014

MATRIOSKA & BOMBA (Renacer)



pero sí, todos en el fondo matrioska y bomba, que tire el que no la primera piedra... todos bomba y matrioska, intentando no explotar, contener nuestra pólvora, pero qué difícil siempre el amor... renazco por enésima vez, como un fénix calcinado, de mis propias cenizas, yo, que he sido siempre duro y seguro y fuerte, calcinado renazco, sin entender demasiado, qué más da, pero renazco: fuera lo que me hace sufrir, me digo, fuera este fuego que abrasa y fuera el rencor y la bilis, fuera mi antigua piel... para todos y con todos paz en la tierra, pero es hora de mudar de nuevo de piel.. adiós al pasado, me quedo con la esencia, visualizo sólo los buenos latidos, saco como espinas los malos de mí, lo que fue y pudo haber sido, la telaraña del pasado... como un moscardón moribundo pero vivo, aún vivo, salgo de ahí, no sé cómo (o sí: gracias a unos pocos: ellos saben quiénes son) salgo de ahí, y comienzo a volar de nuevo y ahí sigue estando el cielo, otro y diferente pero sigue ahí, y todo cobra sentido otra vez, cambian, sí, los puntos de encaje... en el corazón...


Vicente Muñoz Álvarez

MATRIOSKA




una matrioska

y dentro una bomba

trampas del amor


Vicente Muñoz Álvarez

sábado, 6 de septiembre de 2014

ÁNGEL OR DEVIL




un día ángel
otro diablo

ahora héroe
luego villano

hoy amado
y mañana no

como
las estaciones

el amor llega
y se agosta
y pasa

pasa

cambian
los puntos
de encaje

imperceptiblemente

en el 
corazón


Vicente Muñoz Álvarez

miércoles, 3 de septiembre de 2014

WENDY



nació
en mis manos
la vi mamar
comenzar
a andar
enredar
crecer

ha estado
siempre ahí

doce años
velando por mí

y sigue
a mi lado

mirándome aún
a los ojos

suyo será
el reino
de los cielos


Vicente Muñoz Álvarez

NUEVA VISIÓN



descender
dentro de mí

hasta
tocar fondo

y ascender
sin oxígeno luego

para volver
a empezar

a la luz
del sol

de nuevo


Vicente Muñoz Álvarez

cover by Vladimir Kush

lunes, 1 de septiembre de 2014

OJO DE PEZ



¿cuántas veces de niño
desde aquella torre de plata
me asomé a observar
la ciudad somnolienta

cuántas veces imaginé
en su ventana este futuro
desde el que ahora
de niño me sueño?

como las nubes
que pasan

vienen
y van

los recuerdos


Vicente Muñoz Álvarez


BELLAS & BESTIA





ha habido Bellas
con las que hubiera llegado
hasta el fin

pero yo fui la bestia
no volé a su altura
no pudo ser

cómo se enciende
o apaga el amor
no lo sé

buscando
la respuesta

sigo


Vicente Muñoz Álvarez

PERDIDOS en REVISTA LEER



En vís­pe­ras de la ‘ren­trée’ de sep­tiem­bre nos ocu­pa­mos de aque­llos auto­res que, aun escri­biendo y publi­cando, no esta­rán entre los nom­bres objeto de bombo y pla­ti­llo para edi­to­ria­les y medios. Los ‘jor­na­le­ros de la glo­ria’ (que diría Gar­cía), lite­ra­ria en este caso, son los pro­ta­go­nis­tas del docu­men­tal ‘Per­di­dos’, el pro­yecto en mar­cha de Demian Ortiz y Borja Donoso. DANIEL BERNABÉ habló con ambos para LEER. 

Nos encon­tra­mos en Espa­cio LEER con Demian Ortiz y Borja Donoso, direc­to­res del pro­yecto Per­di­dos, un lugar para encon­trar, para char­lar con ellos sobre su pelí­cula; un docu­men­tal que, según su sub­tí­tulo, quiere tra­zar “un retrato directo y fron­tal de la gene­ra­ción per­dida de la lite­ra­tura española”.

Demian nos explica que todo sur­gió a raíz de un pro­yecto foto­grá­fico para­lelo que realizó con escri­to­res. Hablando con ellos, inda­gando sobre sus tra­ba­jos y sus vidas, se dio cuenta de que muchos de ellos com­par­tían, entre otros muchos nexos, uno muy sig­ni­fi­ca­tivo: tenían ya una carrera a sus espal­das, lo habían dado todo por escri­bir… y seguían siendo unos desconocidos.

Deci­dió enton­ces impli­car en el pro­yecto a Borja Donoso y al resto del equipo –entre los que se encuen­tran téc­ni­cos cine­ma­to­grá­fi­cos habi­tua­les en el pal­ma­rés de los Goya– para cons­truir un docu­men­tal que explo­rara la expe­rien­cia de una serie de per­so­nas que hacen de escri­bir un largo y tem­pes­tuoso camino vital. Y ahí es cuando sur­gió el título, que de una u otra forma alude no sólo a los escri­to­res, sino a ellos mis­mos e incluso, creen, a los poten­cia­les espec­ta­do­res, ciu­da­da­nos de un país per­dido que busca la forma de encontrarse.

El docu­men­tal retra­tará la vida de una serie de auto­res, desde la entre­vista per­so­nal hasta el segui­miento de su coti­dia­ni­dad, en un intento de demos­trar que la escri­tura, gene­ral­mente, tiene poco que ver con el cli­ché de la vida bohe­mia y mucho con hacer aflo­rar las pala­bras con horas de tra­bajo tenaz.

Ortiz y Donoso nos expli­can que este pro­yecto no es un ejer­ci­cio de crí­tica lite­ra­ria sino una pelí­cula con una apuesta for­mal arries­gada que bebe de fuen­tes tan diver­sas como la serie bri­tá­nica de ‘scifi’ Uto­pia o el foto­pe­rio­dismo, y que gira en torno a la máxima de que del tra­bajo artís­tico no se puede esca­par. Pre­ten­den pre­sen­tar al público a estos escri­to­res recón­di­tos, dar­les a cono­cer para que se les lea; juz­gar su cali­dad lite­ra­ria no les corres­ponde a ellos sino a los lectores.

Per­di­dos nos habla, por ejem­plo, de la his­to­ria de Vicente Muñoz Álva­rez, escri­tor leo­nés en activo desde media­dos de los noventa, con dece­nas de libros entre poe­sía, prosa y coor­di­na­ción de anto­lo­gías, y que sin embargo debe com­pa­gi­nar su pro­fe­sión cul­tu­ral con otra asa­la­riada –de ahí quizá el título de su último libro, Días de Ruta (Luper­ca­lia, 2014)– sin dejar de dedi­carse a la pri­mera pero sin poder huir de la segunda.

Habla­mos enton­ces del éxito, de lo que se con­si­dera el triunfo lite­ra­rio, algo habi­tual­mente asen­tado más en las cifras que en las pala­bras. “La opor­tu­ni­dad viene de lo que dices que eres, no de quién eres” nos explica Borja, y de ahí, posi­ble­mente, esa men­tira retro­ali­men­tada de que los escri­to­res viven de sus letras, que sus libros son todo lo que nece­si­tan para moverse por el mundo.

Hablando de cifras: ¿pasa el mundo del cine por una situa­ción equi­va­lente? Ortiz y Donoso nos expli­can que ellos mis­mos son, en gran medida, los que finan­cian su pro­yecto. Nos dicen que rodar, a pesar de la digi­ta­li­za­ción, sigue siendo enor­me­mente caro. Una pelí­cula con pre­ten­sio­nes pro­fe­sio­na­les pre­cisa de un equipo mínimo de per­so­nas. Para finan­ciarlo algu­nas edi­to­ria­les, libre­rías e ins­ti­tu­cio­nes ya se han sumado a la aven­tura.

El equipo, nos cuenta Demian, ha ido tomando par­tido de forma pro­gre­siva por estos auto­res invi­si­bles. Donde no hay ver­dad hay tru­cos, y ellos han obser­vado el com­pro­miso de estos escri­to­res por situar su obra al lado de su vida, por la des­nu­dez, por con­tar la reali­dad, su reali­dad. Todos los inte­gran­tes de Per­di­dos están leyendo los libros de los escri­to­res a los que están fil­mando, en un intento teó­rico de que el espí­ritu de las pala­bras se refleje en las imá­ge­nes cap­ta­das. Borja nos explica que cree que se puede con­tar una his­to­ria de muchas for­mas, que tenían la nece­si­dad de dotar a su esté­tica de dis­curso, a su len­guaje visual de una narra­ción. Lo impor­tante, inter­viene Demian, es lo que te lle­vas detrás de la cámara, la nece­si­dad de enten­der­les for­mando parte de su vida, o lo que es lo mismo, sumer­gién­dose en su obra.

Ambos rea­li­za­do­res dejan claro que no pien­san que esta gene­ra­ción per­dida nece­site sal­va­do­res, ya que quizá han asu­mido, desde la hones­ti­dad, no la abne­ga­ción, cuál es su posi­ción den­tro de eso lla­mado mer­cado lite­ra­rio. De ahí el blanco y negro ele­gido para el pro­yecto. El blanco y negro como una forma de sub­ra­yar las luces y las som­bras, y los dos mun­dos en los que el escri­tor vive: su carrera lite­ra­ria y su vida coti­diana; la reali­dad y su ima­gi­na­ción. Quizá no saben nunca en qué lado están, y quizá por eso resul­tan tan intere­san­tes ante la cámara.


DANIEL BERNABÉ (@diasasaigonados)




OSCAR WILDE

sábado, 30 de agosto de 2014

THIS IS THE END (Beautiful friends)



y ahora sí que sí, queridos drugos, el concierto terminó y es la hora de las despedidas... hasta aquí hemos llegado, me digo, verano de 2014 en la Tierra, hablando de aquella época frenética y de iniciación, 1970-90, y del León subterráneo de entonces, al que le debía desde hace tiempo este homenaje... me lo decía a menudo la peña: has escrito de todo, pero no de aquello, cuando éramos reyes, héroes, cuando tocabas la batería en Veredicto Final, basta ya del León rural y folclórico y tradicional, hay otras realidades aparte de las que nadie ha hablado aún: cuéntalas... y en ello, en contároslo, he invertido, regresión tras regresión, estos últimos meses... lo suyo ha costado, días y noches y semanas volviendo a mi infancia y juventud (el primer cuarto) y viajando en el espacio y el tiempo a aquel León lisérgico y especular... porque del otro, el que os han contado hasta ahora, el de las viejas gestas y maestros, ya lo sabíais casi todo... pero no tanto de este, que también estaba entonces y allí, alternativo y tentador... llega el momento de las despedidas, queridos drugos, de pasar a otra fase y seguir el camino, como siempre, mirando hacia adelante y al frente, y llega también el momento de brindar por algunos, unos cuantos, los mejores, los que dieron entonces luz y color a mi vida: Ana Campe, Silvia Vinalia, Bingo, César, Edu y Luis, Veredicto final & Las Specíficas, mi peña incondicional de entonces, Dani, Justo, Yuyo, Ramón, Jandri, Jose, Vito, Yordi, Agustín, Gato, Jato, Jatín, el Bufa y el Gabi, y los Flechazos, Abogado del Diablo, Deicidas, La Fuga, Los Vagos, Opera Prima, los Salamander, los Positivos y etc, aquellos grupos que tantas y tantas noches nos hicieron vibrar, y los Cardiacos y el CCAN, faro y norte y guía, y tantos otros que iluminaron aquellos días... 

ellos saben
quiénes son

Vicente Muñoz Álvarez

viernes, 29 de agosto de 2014

LOS CANTOS (De la Tripulación)



pero sobre todo orgullo por la Tripulación, cerca de veinte años ya buscando la perla, hacia ella navegamos y de ella venimos, Vinalia Trippers, unos pocos, alegres bromistas, sabéis de qué va el juego, el resto aún no, os lo explico: convocar así, de la noche a la mañana, a los mejores cerebros de nuestra generación, la historia, número tras número, se repite... me dice adiós el amor de estos últimos años (oh, el amor, cuánto puede hacernos sufrir), pero está la Tripulación ahí, siempre presente, y por ella y por vosotros, hermanitos, brindo... mi gremio y mi tribu (qué importante siempre la tribu) y tantas realidades y mundos aparte, hacia donde navegamos y de donde venimos... el amor y la amistad y los buenos latidos y los animales perdidos, como las olas estrellándose dentro de ti, de mí, con ellas vamos y venimos...


Vicente Muñoz Álvarez


jueves, 28 de agosto de 2014

PANORAMIX (God Save the Trippers)



sonrío... sonrío de puro gusto y placer cuando vuelvo (cada vez más últimamente) a los momentos perla de antaño, cuando pienso en mis dieciocho y veinte años sonrío, porque la nostalgia es siempre un placer, y allá que vuelvo una y otra vez, todos estos flashbacks vienen de ahí, como estigmas imborrables en el corazón y la piel, vienen estos recuerdos a mí, y también, por supuesto, debo contarlos... vuelven aquellos lisérgicos recuerdos a mí, y yo con ellos, a modo de caleidoscopio, me dejo llevar, quizás por lo adulterado y anodino del presente, este sucedáneo que nos han querido vender, en lo que han reciclado la sociedad... como un caracol en tiempo de sequía sello mis compuertas y saboreo aquellos momentos, cuando todo era posible, el amor verdadero, las utopías, cinco o a lo sumo siete años de promesas y Transición, para contemplar luego, escéptico y desencantado, cómo aquel milagro pasajero ha ido paulatinamente perdiendo fuerza... pero queda lo que fue, haber sido testigo, haber estado en primera línea y entonces allí, y el orgullo de las razas de la noche aullando al amanecer...

God Save
the Trippers


Vicente Muñoz Álvarez

miércoles, 27 de agosto de 2014

PLATILLOS PAISTE VERDES (El ritmo continúa)



tuve unos platillos Paiste verdes que brillaban como ningunos en los conciertos y locales de ensayo... tuve unos platos Paiste verdes, sí, con Veredicto Final, mi banda ochentera, recién salido del cascarón, y aunque no era ningún prodigio de baterista, brillaba con ellos y ellos conmigo tocando ensimismado con mi banda aquellos temas: Fiesta gitana, Desesperación, Arizona, Mari Pili, Polka, Camino del Sur... tuve unos platillos Paiste verdes, verdes como la esperanza verde, y con ellos por montera me enfrentaba en cada concierto y ensayo al mundo sin pensar en nada más, viviendo la noche leonesa y persiguiendo a ciegas un sueño, o mi destino, no lo sé, pero ahí estaba yo, aporreando la batería (una Trak que habíamos pillado en Groucho a medias entre Bingo, Luis y yo, y a plazos, por supuesto, a cuenta de los bolos que nos fueran saliendo) con dieciocho y diecinueve años, en aquella galaxia maravillosa y lejana que fueron los 80... tuve unos platos Paiste verdes, sí, verdes como mis ojos verdes, y ahora tengo la pluma, y con ella por montera, como entonces con las baquetas, sigo tocándolos, aquellos platos verdes, verdes como el pasado verde, intentando no perder el rumbo ni el ritmo (cosas, ambas, muy habituales en mí) y sacándoles extraños y evocadores sonidos... 

de un modo u otro
el ritmo continúa


Vicente Muñoz Álvarez


DÍAS DE RUTA: En casa de...






martes, 26 de agosto de 2014

UNDERGROUND (EL origen)



fue también por aquel entonces, hacia los diecisiete o dieciocho años, cuando comencé a tomar contacto por primera vez con la cultura underground o subterránea (adaptando el término al castellano), lo que realmente significaba, aquella realidad aparte, aquel universo paralelo, aquella propuesta radical contra lo establecido, disparos desde las trincheras, otras formas y maneras de ser y estar en la tierra... Robert Crumb, Richard Corben, El Víbora y Makoki, RanXerox y Nazario, Toño Benavides y Miguel Ángel Martín (a los que había conocido poco antes en el Garabatos, uno de los bares enrollados del León de aquel tiempo, y con los que tantas aventuras luego he compartido), el Ajoblanco, El canto de la tripulación, La luna de Madrid, el rock psicodélico y progresivo, el cine alternativo, Peter Fonda, Roger Corman, Andy Warhol, Paul Morrissey, John Waters, Ivan Zulueta, Jess Franco, Bigas Luna, la Nouvelle Vague, el primer Almodóvar, El desencanto, la cultura del ácido, los beatniks y hippies y punkis y rockers y heavys y mods, la literatura beat, el realismo sucio, Henry Miller, Louis Ferdinand Céline, Jean Genet, Charles Bukowski, Silvio, Smash, etc etc etc... y por encima de todo ello, como abanderados de todos y de todo, la revista contracultural española por antonomasia, Star (nada más y nada menos que 57 números), y su editorial paralela, Star Books, donde pudimos acceder a traduciones inéditas hasta entonces de gente como Jack Kerouac (En el camino), Gregory Corso (Gasolina y otros poemas), Neal Cassady (El primer tercio, con el que estas regresiones tienen tanto que ver), Timothy Leary (Confesiones de un adicto a la esperanza, que también), Hunter S. Thompsom (Miedo y asco en Las Vegas), Kenneth Patchen (Confesiones de un pornógrafo tímido), Raúl Núñez (Derrama Whisky sobre tu amigo muerto) o Jim Carroll (The Basketball Diaries), entre otros muchos títulos... guardo como tesoros en mi biblioteca esas viejas ediciones de Star (con sus psicotrónicas y bizarras portadas), que junto a El canto de la tripulación y el Ajoblanco algo después, fueron decisivas para mi formación... y todo ello entre el CCAN y el Oasis y el 44 y el Húmedo y el Toisón, en aquella efervescente ciudad que era entonces León, principios de los 80, y sus ghettos subterráneos... ya llovió...


Vicente Muñoz Álvarez

lunes, 25 de agosto de 2014

JE EST UN AUTRE




de tanto
escribir

desangrándome
consumiéndome
hipotecando
mi vida
perdiendo
la perspectiva

por ser otro

dejando
de ser
yo mismo


Vicente Muñoz Álvarez,
de Días de ruta
(Lupercalia, 2014)

http://www.edicioneslupercalia.com/

photo by Hüugen Dazs

domingo, 24 de agosto de 2014

ÉXTASIS (De claustros & crepúsculos)




los cómics de terror me llevaron a la novela gótica y la novela gótica a la literatura romántica y la literatura romántica al simbolismo y el simbolismo al decadentismo, y a causa de todo ello, hacia los diecinueve o veinte años, desarrollé algunas aficiones extrañas: la de los ocasos y crepúsculos, por ejemplo, o la de las iglesias y claustros... ocasos y crepúsculos porque, como me enseñaron los maestros antiguos (Heinrich Heine y E.T.A. Hoffmann, entre otros), en ese momento todo puede pasar, la frontera entre la noche y el día, las tinieblas y la luz, el cielo ensangrentado, la hora de los espíritus elementales y las transformaciones, de la magia y la mística, de los dioses y cultos paganos... y los claustros e iglesias, debido a autores como J.K. Huysmans (y sus novelas Al revés, biblia del decadentismo, y Allá lejos) o Barbey d'Aurevilly (y Las diabólicas), que encendieron dentro de mí la llama del éxtasis y el arrebato... frente al último sol del día, contemplándolo esconderse tras la línea del horizonte (en Mirantes de Luna), estaba yo entonando mis mantras, o bajo las vidrieras góticas de la catedral o entre las columnas románicas de San Isidoro, con los ojos entornados (sin dormir pero soñando, que diría el bueno de Poe) y empapándome de misticismo hasta el tuétano... cuántas tardes y noches, desde la biblioteca Azcárate (que era mi lugar preferido de escritura y estudio durante mi etapa de universitario y rockero), me acercaba hasta la catedral y descansaba entre sus ciclópeos muros, arrebatado bajo aquellas psicodélicas e impresionantes vidrieras... todo lo cual, ocasos y crepúsculos e iglesias y claustros (y muchas cosas más: visionarios y malditos y monstruos y prodigios), plasmé años después en mi primer libro de relatos, El pueblo oscuro (aka Marginales), mi homenaje particular a la literatura gótica y decadente... mágicos tiempos aquellos... y lisérgicas regresiones...


Vicente Muñoz Álvarez

BROTES




pasa el diluvio

brilla el sol en lo alto

brotes por dentro


Vicente Muñoz Álvarez

NOCHE DE VINO TINTO


Muy grata sorpresa y experiencia, la de videar esta película, Noche de vino tinto (1966), de José María Nunes, vanguardista, visceral e innovadora (en aquel tiempo y en nuestro país), pura Nouvelle vague a la española y uno de los referentes de la llamada Escuela de Barcelona (con Jacinto Esteva a la cabeza).

Rodada cámara en mano en las calles y tascas de la ciudad, sin apenas guion ni argumento, la película de Nunes nos muestra el deambular de taberna en taberna de una pareja de jóvenes desencantados, un ritual iniciático y una búsqueda de sentido a las cosas mediante la embriaguez, que pone fin drásticamente el amanecer.

Poética y existencial, Noche de vino tinto tiene su baza más importante en los diálogos y la improvisación de los protagonistas (Serena Vergano y Enrique Irazoqui), su espontaneidad e inmediatez, y por supuesto en cómo describe la evolución de la melopea: la euforia inicial, el clímax, el progresivo embrutecimiento y el crudo despertar.

En Estados Unidos y por las mismas fechas, el viaje hubiera sido de ácido (The Trip Easy Rider, por ejemplo), pero en la España franquista de entonces, por razones obvias, fue de vino tinto: no es lo mismo, pero la intención fue semejante: la búsqueda (a ciegas) de nuestro destino e identidad.

La banda sonora de Los gatos negros, Los mustangs y Os duques, acelerada y frenética, pone la guinda definitiva al pastel.

Más que recomendable, sobre todo para los amantes de la Nouvelle vague y de la cultura pop española de los años 60.

Vicente Muñoz Álvarez

Noche vino tinto (completa) in You Tube:


sábado, 23 de agosto de 2014

VICENTE MUÑOZ, EN SU CARRETERA



Una reseña en el Diario de León (a raíz de la presentación de Mi vida en la penumbra) que no vi en su día y que me acabo de encontrar en la red.


Vicente Muñoz, en su carretera

Es el más americano de los escritores leoneses y el más libre de los que practican el negocio literario. Los habrá más independientes, pero Vicente Muñoz se expone. Conjuga el escribir para ser leído con todas las consecuencias y huye del escritor inteligente, tan listo, que guarda sus papeles en su ego y en sus archivos secretos. Poco a poco, su figura emerge como un autor a la más pura escuela beat; y como confesaba a Cristina Fanjul en este periódico (viernes, 27 de marzo. Pg. 59), en una jugosa entrevista, le motivan «las bifurcaciones y cruces, los límites y extrarradios y los territorios fronterizos». Provocando saludables daños colaterales al star system literario. Así se explica que Muñoz, de vez en cuando, irrumpa con apuestas arriesgadas y siempre con contenido. En los libros que llevan su presencia siempre hay un interés añadido. Lo hizo con aquel excelente colectivo sobre Bukowski y lo repitió recientemente coordinando 23 Pandoras, en donde junta y revuelve poesía con firma de mujer. Ya de muy joven descubrió lo obvio: para escribir hay que leer mucho. Y quién sabe si mientras ensayaba a la batería las canciones de Veredicto Final, el grupo más simpático del pop leonés, en realidad lo que hacía era anunciar tambores de literatura alternativa. Sigue en la carretera, en el verso y en la prosa, y ahora presenta Mi vida en la penumbra, que es un lugar íntimo y contradictorio, pero hay luz.


viernes, 22 de agosto de 2014

MIXTURA (De Blues)



mézclalo todo dentro de ti, tus sentimientos, tu vida y pasión, tu pasado y tus experiencias, tus regresiones y fantasmas y traumas y miedos, tu ira y tu felicidad, las personas que has amado y las que te han amado a ti, lo que queda ya atrás, mezcla la literatura y la música, la poesía y las tormentas, la sequía y la lluvia, el amor y el desamor, el arte y la ensoñación, mezcla tus fobias, obsesiones y recuerdos, infiernos y cielos, mézclalo todo, tu vida, los 70 con los 80 y los 90 y el resto también, mézclate tú con ello, intégrate y disgrégate, tus amigos de hoy y de ayer, los corazones que te iluminaron, los cuerpos que te dieron placer, las pieles que rozaste, las que te hicieron sufrir, el presente, lo que hay y lo que fue... y luego sepáralo todo para quedarte con la esencia, lo que eres aquí y ahora, estos latidos, este momento, el tiempo que erosiona y desgasta y renueva, cómo pasan los días, lo que pudo ser y no fue, mézclalo todo dentro de ti, y ahí estárás tú: hora de arrancar de nuevo...


Vicente Muñoz Álvarez

LO QUE QUIERAS OIR: Pistones.

jueves, 21 de agosto de 2014

EXTRAÑOS EN TU SOMBRA (En las Hoces de Vegacervera)



joder, Extraños en tu sombra, qué increíbles recuerdos me trae... quince o dieciséis años y aquella bizarra acampada en las Hoces de Vegacervera... yo creo que de las primeras veces que salíamos así, en tiendas, con víveres y toda la peña... pensábamos estar una semana, pero a los dos o tres días (absolutamente descontrolados) se nos acabó la comida y la guita y supimos por vez primera lo que era pasarlas putas... y en aquel bar del cruce en medio del pueblo (y de la nada) estábamos, apurando las últimas birras y pinchando una y otra vez esa canción, Extraños en tu sombra, de los Cardiacos... pero no, no era esa la historia que os quería contar... quería contaros la de ese grupo, los Cardiacos, lo que supuso para los chinorris leoneses de aquel tiempo, aquella generación, aquella iluminación, ellos y los Ramones, a los quince o dieciséis años, marcando nuestro destino: Lo tienes claro, Noches de Toisón, Volver al colinón, Conexion (que me arrastra de cabeza a su vez al autocar que nos llevaba a esquiar a San Isidro en invierno: con ello, porque la pìnchaba hasta la saciedad mi colega César entonces, la asocio), La reina de la anfeta, Salid de noche... pasan los días, las semanas, los años, muchos, muchos años, y ellos siguen ahí, los Cardiacos, con los que crecí en aquel León provinciano, en aquellos lisérgicos años 80, aquellos irrepetibles años 80... vuelvo ahora del monte con Andrés, de nuevo estas rutas agotadoras pero imprescindibles de monte con mi hermano Andrés, y al llegar a casa, doblado pero contento, pincho de pronto Extraños en tu sombra, a saber por qué me lo ha pedido el cuerpo, y es oír los primeros acordes del tema y volver flashback tras flashback hacia atrás como un torbellino, principios de los 80, las Hoces de Vegacervera, cómo nos gastamos la guita de una semana en dos o tres días, aquel bar en el cruce en medio del pueblo (y de la nada), los Cardiacos y Extraños en tu sombra... vuelvo y vengo y marcho y voy y soy y estoy... sigo, con mis extraños y sombras a cuestas, el camino...


Vicente Muñoz Álvarez