martes, 24 de mayo de 2016

ARTISTAS MULTIDISCIPLINARES SE DAN CITA EN EL CICLO HÍBRIDOS


Imagen del filme de animación ‘Gritos en el pasillo’, de Juanjo Ramírez.
Imagen del filme de animación ‘Gritos en el pasillo’, de Juanjo Ramírez.

Narradores, fotógrafos, cineastas, poetas, músicos, artistas plásticos, etc, convergen en ‘Híbridos: Las formas del fuego’, una iniciativa de la Concejalía de Cultura que tendrá lugar de jueves a sábado en León

Joaquín Revuelta | La Nueva Crónica. 24/05/2016

La capital leonesa será escenario del jueves al sábado de un programa multidisciplinar organizado por la Concejalía de Cultura, Patrimonio y Turismo del Ayuntamiento de León, que con el título ‘Híbridos: Las formas del fuego’ está coordinado por los escritores Vicente Muñoz y Silvia D. Chica, que también participan de manera activa en una de las propuestas que integran el ciclo. 

Como explica Muñoz en su blog, "cada vez son más confusos los límites entre las diversas disciplinas creativas y más frecuentes las interrelaciones entre sus distintos lenguajes, dando lugar a obras a caballo entre unos y otros géneros y nuevos diálogos con el público". 

Vicente Muñoz se pregunta ¿dónde se sitúan hoy en día estas fronteras y límites y cómo los interpreta y asimila en su obra el creador? A estas preguntas y otras trata de dar respuesta la muestra multidisciplinar ‘Híbridos’, que a lo largo de tres jornadas, de jueves a sábado en distintos enclaves de la capital, reunirá a creadores procedentes de diferentes puntos de la geografía nacional.

La autora gijonesa Roxana Popelka

El título de la convocatoria, ‘Híbridos’, resulta del todo elocuente sobre la naturaleza de la misma, pues hace alusión al "carácter versátil y mestizo" de todos los participantes, bien sean narradores, poetas, cineastas, músicos, fotógrafos, artistas plásticos, etc, que a menudo combinan en sus creaciones varios lenguajes, haciendo referencia la segunda parte del título, ‘Las formas del fuego’, a un poemario de José Antonio Ramos Sucre con el que se quiere poner de manifiesto las diversas expresiones que adoptan las obras de estos autores.

La jornada inaugural acoge la proyección a las 20:30 horas del jueves en el Teatro San Francisco de la película de animación ‘Gritos en el pasillo’, seguida de una charla-coloquio con su director, Juanjo Ramírez Mascaró, un sevillano criado en Fuerteventura y formado en el campo audiovisual en Madrid. Como guionista de televisión ha participado en programas como ‘José Mota presenta’, ‘Vaya semanita’ y ‘Corto y cambio’. Ha escrito y dirigido en solitario ‘Gritos en el pasillo’, un largometraje animado que utiliza cacahuetes como personajes de una historia que transcurre en un manicomio. Junto a otros seis directores ha realizado igualmente el largometraje de ciencia ficción ‘Pixel Theory’. 

También es autor de novelas y ha colaborado en antologías y fanzines, entre otros el leonés Vinalia Trippers.

La segunda jornada del programa ‘Híbridos’, que se desarrollará a partir de las 20:00 horas en El Gran Café con entrada libre hasta completar el aforo, es un recital poético en el que intervendrán Roxana Popelka, Toño Benavides, Silvia D Chica y Vicente Muñoz.

La gijonesa Roxana Popelka es doctora en Filosofía y licenciada en Ciencias Políticas y Sociología. En su trayectoria artística ha alternado la actividad literaria, con la publicación de poemarios (‘Ciudad del Norte’, ‘Simplemente nada común’ y la antología ‘Cumpleaños feliz’); novelas (‘Todo es mentira en las películas’) y libros de relatos, con la audiovisual, en la que cabe destacar su aportación al cortometraje con ‘La vida en un corto’ y ‘El aparcamiento’ , y al documental artístico en el caso de ‘38 toneladas’, sobre la desaparición de una escultura de Richard Serra.

El artista Velpister Jensen

Roxana Popelka estará arropada por los leoneses Toño Benavides, Silvia D Chica y Vicente Muñoz. El primero ha recibido diversos galardones por su larga trayectoria profesional como ilustrador. Como narrador ha publicado el libro de relatos ‘El sótano en llamas’ y en el campo poético destacan ‘Los chicos del vertedero’ y ‘Gran Sur’.

Por su parte, Silvia D Chica ha hecho incursiones en la poesía, ilustración, fotografía y música. Se dedica a la enseñanza de yoga, su pasión y profesión.

Vicente Muñoz es un poeta, novelista, cinéfilo y gestor cultural. De sus poemarios cabe señalar ‘Estación del frío’ y ‘Parnaso en llamas’. Con el libro de relatos ‘Monstruos y prodigios’ ganó el Premio Letras Jóvenes de Castilla y León. Desde hace veinte años edita el fanzine ‘Vinalia Trippers’.

La tercera y última jornada se desarrollará este viernes en el bar Belmondo a las 21:00 horas y consiste en un concierto y recital a cargo deVelpister, nombre artístico de Jens Peter Jensen Silva, gallego de ascendencia danesa y nacido en Barcelona, que aúna en una misma persona al pintor, pianista, compositor, escritor, cuentacuentos, escenógrafo..., un verdadero ‘hombre orquesta’ que recorre los escenarios de todo el mundo con sus sugerentes propuestas, que en León llevará el título de ‘Musicoplastidrama’, donde, según comenta el propio Velpister, interpretará íntegramente la suite para piano en do menor ‘cola para genocidio’, donde combina música, texto e imágenes.


HÍBRIDOS en TAM TAM PRESS



lunes, 23 de mayo de 2016

EL MERODEADOR según JOSÉ G CORDONIÉ



MERODEANDO ALREDEDOR DEL MERODEADOR

El discurrir de la mente humana, en ocasiones, atraviesa extraños pasadizos que se extienden a lo largo de luces, sombras y penumbra, donde la soledad proyecta nuestras propias obcecaciones y confusiones que pueden derivar en obsesión. A veces, lo más insignificante o absurdo nos permite acercarnos al borde de ese abismo de extrañeza que puede llevar a la locura para el que no se cree loco. Y el lector de El merodeador, de Vicente Muñoz, se va a ir sumergiendo, sin apenas darse cuenta, en ese desasosiego inmanente que vive el protagonista de este magnífico libro, para convertirse en observador de quien se siente observado. 

En El merodeador encontramos relatos breves cosidos unos a otros para funcionar a modo de capítulos, o bien una novela realizada a retales, teniendo cada uno de ellos vida individual y vida en conjunto. Relatos donde la ferocidad del insomnio del personaje (que bien podría ser el mismo autor) es retratado de una manera pormenorizada que nos hace saber que nosotros también conocemos que la mente ─la nuestra─ puede funcionar de esa manera; llegar a ocurrencias obsesivas y maniáticas a partir de hechos cotidianos que para muchos incluso pasarían desapercibidos. Y su lectura te atrapa en sus frases reiterativas y enlazadas, que te llevan a través de los vericuetos del pensamiento hasta llegar al detalle del sentimiento, donde se detiene con una exactitud casi perturbadora, para luego continuar en su avance abriendo nuevos caminos, en los que se adentra con inquietudes y desvelos para retroceder y volver de nuevo al núcleo inicial, al juego que se le presenta al lector, donde esa turbación del que se siente observado en su soledad se llega a compartir, en esa parte cotidiana que acaricia lo insólito, al borde de la línea que separa la cordura del desvarío.

Vicente Muñoz Álvarez es, sin duda alguna, una de las voces con más carácter de este país, con una capacidad increíble de llegar al espectador en cualquiera de los géneros que desarrolla, y que son muchos, en una extensa carrera literaria en la que recorre con mimo la poesía, el relato, la novela y el ensayo… además de coordinar diversas antologías y editar el fanzine Vinalia Trippers, que este año cumple su vigésimo aniversario.

Y aunque Vicente ha sabido llegar al punto álgido en cada una de sus obras, debo reconocer ─como ya le he comentado a él en alguna ocasión─, que posiblemente El merodeador sea la que más impacto me ha causado. Y en esta nueva edición del libro a cargo de ACVF Editorial, tras la edición de 2007 por Baile del Sol, se han añadido dos capítulos nuevos que han conseguido mejorar lo que parecía un círculo completo y perfecto. ¿Es esto a lo que se llama la cuadratura del círculo?



A la venta en ACVF Editorial


HÍBRIDOS: Las formas del fuego.



Llegan a León las jornadas culturales 'Híbridos: Las formas del fuego'

Híbridos, el lema del programa, hace alusión al carácter mestizo y versátil de todos los participantes, que a menudo combinan en sus creaciones varios lenguajes

Leonoticias / 21-5-2016

Los días 26, 27 y 28 de mayo se desarrollará en León, organizado por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento, el programa Híbridos: Las formas del fuego, coordinado por los escritores Vicente Muñoz Álvarez y Silvia D Chica.

Cada vez son más confusos los límites entre las diversas disciplinas creativas y más frecuentes las interrelaciones entre sus distintos lenguajes, dando lugar a obras a caballo entre unos y otros géneros y nuevos diálogos con el público.

¿Dónde se sitúan hoy en día, en este nuevo milenio, estas fronteras y límites y cómo los interpreta y asimila en su obra el creador?

Sobre tal premisa gira esta muestra multidisciplinar, que reúne en tres jornadas consecutivas a diversos creadores de varios puntos del país.

Híbridos, el lema del programa, hace alusión al carácter mestizo y versátil de todos los participantes, narradores, poetas, directores de cine, músicos, fotógrafos, artistas plásticos, etc, que a menudo combinan en sus creaciones varios lenguajes, y Las formas del fuego, título de un poemario de José Antonio Ramos Sucre, a las diversas expresiones que partiendo del impulso creativo adoptan, como las propias llamas, las obras de todos ellos.

Programa

Así, el jueves 26 de mayo, se proyectará en el Teatro San Francisco, a partir de las 20:30 horas, la película de Juanjo Ramírez Mascaró, 'Gritos en el pasillo', con una posterior charla-coloquio.

El viernes, 27 de mayo, tendrá lugar un recital poético de Roxana Popelka, Toño Benavides, Silvia D Chica y Vicente Muñoz Álvarez. Será en el Gran Café desde las 20:00 horas.

En la última jornada, el sábado 28 de mayo, se podrá disfrutar del concierto y recital de Velpister, (no recomendado a menores de 13 años), en el Bar Belmondo alas 21:00 horas.



ZAZ: Je veux.

domingo, 22 de mayo de 2016

HELTER SKELTER: Reportaje en Diario de León.



VINALIA CONJURA LA SANGRE POR SU ANIVERSARIO

Vicente Muñoz publica ‘Helter Skelter’, un viaje hacia el lado más salvaje de la humanidad. 

Vinalia cumple veinte años con un nuevo número de su fanzine, el número catorce, que en esta ocasión se zambulle en el universo caótico de quienes transitan por las cunetas de la sociedad

Diario de León / Filandón / 22/05/2016
Cristina Fanjul

En los meses anteriores a los asesinatos de Sharon Tate y otras seis personas, Charles Manson solía hablar acerca de Helter Skelter, una guerra apocalíptica que se produciría a causa de las tensiones raciales entre blancos y negros... Ahora, cuarenta y cinco años después, Vicente Muñoz regresa al lugar del crimen para celebrar el vigésimo aniversario de Vinalia. Helter Skelter, 150 páginas sobre Psychokillers es el título del nuevo fanzine de la factoría más underground de León, un monográfico sobre asesinos en serie, al que estos particulares viajeros han añadido dos subgéneros cinematográficos paralelos: los slashers y los giallos. ¿Qué es lo que puede llevar a alguien a cometer tantos y tan espantosos crímenes?. Esta pregunta la han respondido cada uno de los tripulantes que, una vez más, se han sumergido en sus propios fantasmas para alumbrar la que Vicente Muñoz califica de «espeluznante selección de relatos y poemash».

Alfonso Xen Rabanal, Silvia D. Chica, Pepe Pereza, Gabriel Oca, Ana Curra... medio centenar de escritores recrean sus miedos en otros tantos relatos ilustrados por artistas como Martín, Mik Baro, Toño Benavides, que firma la portada, o Santos Perandones.

Tributo a Jororowsky

Recuerda Silvia D. Chica, coordinadora del suplemento de poesía Santa Sangre, los principios de este viaje cuando, veinte años atrás, se imprimió el primer fanzine con dos relatos: Las Setas y Aura Roja... «Unas moscas de corta, pega y fotocopia, una llamativa portada y una enorme dosis de ilusión», destaca la autora, que advierte a los lectores de las alimañas descarnadas de la noche. El título que da voz al libro recoge la visión del psicoanálisis que Jodorowsky vertió en la película del mismo nombre, una suerte de dramatización que recorre la infancia de un joven que acaba en un psiquiátrico. Y es que el mal es, también, un síntoma de la enfermedad social.

Vicente Muñoz ha recuperado para el fanzine El despellejador, un cuento de Mi vida en la penumbra, aquel brillante libro de relatos que publicó en 2008 y que condensa de manera magistral el tono inquietante de las mejores historias del género.

Santos Perandones ha ingeniado el booktrailer del libro, un sangriento corto que nos introduce en la estética que preside el proyecto.

Con este nuevo número, Vicente Muñoz demuestra que la cultura (también) puede salirse de los cauces de lo comercial, porque, como él mismo repite, lo que él hace es literatura de las cuatro ‘pes’: porno, punk, pulp y pop.

Fue en 1996 cuando Vicente Muñoz y Alfonso Xen Rabanal pusieron en marcha una revista que desarrollara los mundos literarios que ellos creían desatendidos y para los que, por entonces, no encontraban plataforma. Aquel fue el comienzo de Vinalia, un fanzine «de corte subterráneo, literatura ilustrada de difícil salida, políticamente incorrecta por temática, estética e ideología». Un pequeño equipo integrado por ellos dos, Silvia Díaz Chica, Cusco y, poco después, Rodrigo Córdoba demostró que el mundo es más ancho del que se mueve entre los cauces de la convencionalidad.

La primera fase del Vinalia se prolongó hasta el 2005. Fueron diez números que marcaron época. En sus páginas crecieron escritores que luego se convertirían en estrellas, como Hernán Migoya, e ilustradores como Miguel Ángel Martín y Toño Benavides. Fueron capaces de crecer porque fabularon con todo lo que quisieron, sin censura ni cortapisas de ningún tipo. Para todos ellos, Vinalia fue una nave hacia lo desconocido. Eran tripulantes de algo cuyo alcance no eran capaces de intuir. Fue su campo de pruebas, su laboratorio creativo. «Realizamos mucho más. Durante aquellos años incluso fuimos capaces de poner en marcha encuentros de editores independientes y de todo ello surgieron inmensas posibilidades de colaboración», recuerda Vicente Muñoz. Y es que los fanzines nacieron empapados de la tradición pulp norteamericana, del realismo sucio, del porno y la ‘literatura de la noche’. Pocos eran los que por aquel entonces se atrevían a arriesgar tanto. Sin embargo, ellos lo hicieron, y lo hicieron sin red. «No quisimos recibir subvenciones ni patrocinios; no queríamos atarnos a ninguna editorial que pudiera marcarnos el paso», recuerda.

Vicente Muñoz presentó este nuevo fanzine con su legión de tripulantes el pasado viernes y en septiembre volverán a conquistar Madrid, una ciudad que nunca les falla. Con Spanish quinqui barrieron, literalmente. Las revistas se agotaron en todos los puntos de venta de Madrid y Barcelona, en una demostración de que no hay nada que pueda competir con la nostalgia. «La acogida fue asombrosa», recuerda Vicente Muñoz, que sostiene que el recuerdo de la España de los años setenta causó sensación. Pues que se repita...



sábado, 21 de mayo de 2016

SOLITARY MAN



cuando era pequeño, me contaba mi madre a menudo, solía esconderme entre sus piernas cuando llegaban extraños, todo lo contrario a mi hermana, mucho más extrovertida, debía ser un niño parecido a lo que aunque me pese y haya intentado cambiar aún sigo siendo, solitario y soñador y de pocos pero buenos amigos... no recuerdo bien todo aquello, a tanto mi memoria no llega, pero a juzgar por cómo sigo reaccionando ante situaciones parecidas, creo que los genes y los astros me dominan y que así será para siempre jamás... pocos pero buenos amores y amigos, pienso escuchando con mi vieja perra al lado a Johnny Cash, melancólicos sueños y nidos tranquilos, debe ser mi destino, y visto lo visto es inútil que lo intente cambiar...


miércoles, 18 de mayo de 2016

EL MERODEADOR según PABLO CEREZAL



ME VA LA VIDA EN ELLO

Despertar sin haber descansado, preparar una generosa cantidad de café, sentarse frete al teclado, perder un rato leyendo titulares, recordar aquella palabra inicial, sorber el café, encender un cigarro, contemplar el humo, escribir la palabra, luego otra, elegir algo de música que ahuyente el silencio, dar fin a una frase, tumbarse a pensar, quedar levemente amodorrado, recuperar la vigilia con una idea entre los labios de la mente, sentarse de nuevo frente al teclado, escribir siendo consciente de que ya has cambiado las palabras que tan exactamente modelaban esa idea de la que querías dejar noticia, contrariarse, ofuscarse, encender otro cigarro... 

Contemplar cómo el reloj anuncia horarios propicios para el sueño, desnudarse, lentamente, frente al espejo del cuarto de baño, dirigirse a la cama, profanar su vientre de algodones y color desvaído, estirar y el cuerpo y escucharlo quejarse de tantas horas encorvado frente al teclado, cerrar los ojos, pensar en aquella frase que no acertaste a componer, esa idea que no lograste expresar, sentir el pánico de tu difícil situación económica, también personal, pensar en el modo de seguir adelante, escuchar los bostezos de la casa en silencio, dar vuelta hacia un lado, pensar que deberías levantarte y abrir las puertas a los fantasmas que te persiguen, terminar ese texto que nadie te pagará pero en el que te va la vida como le irá, quieres soñar, a alguien, algún día, cuando tu libro esté impreso y encuentre en sus páginas esa revelación que a ti hoy se te escapa.

La vida de escritor no es bella, ni buena. El mundo oprime. El mundo nos exprime. A todos. También a los escritores. Nunca llegaremos a nada. Tampoco deseamos llegar a ningún lugar más allá de la siguiente página. He ahí el drama. Porque lo es, doy fe. Si lo hiciesen "reality" televisivo (todo se andará, mercado manda) os resultaría fascinante...

Toda esta retahíla para hablar de un libro. Un gran libro. Una obra literaria delineada con la dolorosa exactitud de quien escribe porque la va la vida en ello. Un volumen de relatos que funcionan perfectamente por separado, pero conforman, unidos, una novela inolvidable que desnuda la más cruda realidad cuando se viste de fantasía. Y viceversa.

Vicente Muñoz Álvarez. Literato de los que construye, día a día, desde hace muchos, el vocabulario anímico y sensorial de toda una generación. 
El merodeador. Una de sus más jugosas obras. La Ilíada del creador actual. La Odisea del escritor contemporáneo, en lucha continua con sus propios fantasmas con la sola intención de alcanzar algún día esa Ítaca en que, sueña, le espera la calma del abrazo amado. Vicente logra, una vez más, tocar con cada palabra la cuerda de las emociones, para arrancarle arpegios de vida. 

Vicente escribió este magnífico libro hace ya años, cuando algunos aún jugábamos a emborronar páginas soñando con edificar volúmenes que sí, llegarían, pero de nada nos servirían más allá de la satisfacción por haber cerrado otra puerta (¿la de nuestro futuro?). Hoy, el tiempo, tan horrendo a menudo, ha decidido marcar la hora de los justos, y El merodeador se reedita con una par de relatos extra que no hacen más que enriquecer la ya proteínica prosa de sus páginas primigenias, cuadrar ese círculo que ya era cuadrilátero en que peleaban los fantasmas del que se perdió en los vericuetos de la vida. Y es que El merodeador no es más que eso: un ajuste de cuentas con los espectros del día a día. Nada más. Y nada menos.

No hace falta ser escritor para, acompañando a este moderno doctor Jekyll que es el protagonista -alter ego del autor-, sentir el espinazo recorrido por los escalofríos que provoca el miedo de saberse vivo. No hace falta compartir las obsesiones de su inseparable Mr. Hyde -el merodeador del título-, que recorre las páginas como ánima en pena, para descubrir que la vida es mucho más de lo que ocurre mientras estamos dormidos. Porque, además, él nunca duerme, viste disfraz de insomnio y careta de amanecer insolente. No poder dormir, sentir el tic tac del reloj como el lamento del sepulturero, saber extraña a la que duerme a tu lado, no querer dormir solo... saber, sentir, sufrir. Luchar para que deje de doler todo aquello que nos hiere. Eso, y mucho más, es El merodeador. La epopeya del hombre actual que nos pretendemos. Si alguien desea investigar los crímenes del día a día, los homicidios que cometemos cada vez que caminamos sólo por mantenernos en pie, que se zambulla en estas páginas. El merodeador será su acompañante sabio y fiel, torpe y traidor. De paso, comprenderá los solitarios suplicios del escritor contemporáneo.

Vicente nos recuerda en estas páginas que, a pesar de todo, estamos solos. Pero, paradójicamente, mientras él escriba, sus lectores podremos sentirnos acompañados. Sus párrafos acunan multitudes y yo, hoy, me enorgullezco de ser parte del gentío.


Pablo Cerezal, 
en Vislumbres del Dorado.



SOPLA LAS VELAS



veinte años de Vinalia Trippers, ya llovió, es lo que me pasa ahora mismo por la cabeza, a punto de presentar Helter Skelter, nuestra decimocuarta entrega, que han volado como un sueño... y en ese vertiginoso sueño, amores y desamores y animales perdidos, amigos y corazones que ya no están, brújulas averiadas y un montón de bifurcaciones y desvíos... qué me espera en la dirección que no tomo, decía el maestro Kerouac, una frase que jamás olvido, porque el presente, al menos el mío, se hace así, abandonando más que tomando caminos, tirando los dados al aire y buscando a ciegas nuestro destino... oh, las sensaciones y emociones y decisiones que dejamos atrás, como las nubes que pasan, todo en continuo cambio, mi vida y la vuestra, nuestras vidas que vienen y van...


Vicente Muñoz Álvarez

martes, 17 de mayo de 2016

HÍBRIDOS: Las formas del fuego.



Los días 26, 27 y 28 de mayo se desarrollará en León, organizado por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento, el programa Híbridos: Las formas del fuego, coordinado por los escritores Vicente Muñoz Álvarez y Silvia D Chica.

Cada vez son más confusos los límites entre las diversas disciplinas creativas y más frecuentes las interrelaciones entre sus distintos lenguajes, dando lugar a obras a caballo entre unos y otros géneros y nuevos diálogos con el público.

¿Dónde se sitúan hoy en día, en este nuevo milenio, estas fronteras y límites y cómo los interpreta y asimila en su obra el creador?

Sobre tal premisa gira esta muestra multidisciplinar, que reúne en tres jornadas consecutivas a diversos creadores de varios puntos del país.

Híbridos, el lema del programa, hace alusión al carácter mestizo y versátil de todos los participantes, narradores, poetas, directores de cine, músicos, fotógrafos, artistas plásticos, etc, que a menudo combinan en sus creaciones varios lenguajes, y Las formas del fuego, título de un poemario de José Antonio Ramos Sucre, a las diversas expresiones que partiendo del impulso creativo adoptan, como las propias llamas, las obras de todos ellos.

Primera Jornada

GRITOS EN EL PASILLO


Jueves, 26 de mayo
Proyección de la película Gritos en el pasillo
y charla-coloquio con el director, Juanjo Ramírez Mascaró.
Lugar: Teatro San Francisco.
Hora: 20: 30
Entrada libre hasta llenar el aforo.
No recomendada a menores de 13 años.

Juanjo Ramírez Mascaró nació en Sevilla el 4 de Marzo de 1979, se crió en Fuerteventura y estudió Comunicación Audiovisual en Madrid. Ha trabajado como guionista en programas de televisión como José Mota Presenta (TVE), Vaya Semanita (ETB2) o Corto y Cambio (Comedy Central).

En cine ha escrito y dirigido el largometraje Gritos en el Pasillo y ha coescrito y codirigido el largometraje de ciencia ficción Pixel Theory.

Es también autor de las novelas Los Vientos que te Nombran, La Mierda y La Emperatriz de los Insectos y ha colaborado en antologías y fanzines como Vinalia Trippers, Black Pulp Box, Una navidad de muerte, El Descrédito: Viajes Narrativos en torno a Louis-Ferdinand Céline, Luces y Sombras o Historias de Clase.

GRITOS EN EL PASILLO

En esta película realizada con cacahuetes como personajes, un prestigioso ilustrador de cuentos infantiles es contratado por el director de un manicomio. Su misión allí será decorar las paredes con sus dibujos, para mejorar el ambiente del lugar. Parece un trabajo fácil, pero las cosas se complican cuando el dibujante descubre un oscuro pasillo tras el que se escuchan unos gritos escalofriantes...

Duración:77 minutos
Año:2007
Director: Juanjo Ramírez
Reparto: Animation
Género: Animación
Guión:Juanjo Ramírez
Música: Andrés de la Torre, Javier López Vila
Fotografía: Alby Ojeda
Productora: Producciones bajo la lluvia / Perro Verde Films

Trailer en You Tube:



Segunda Jornada

LAS FORMAS DEL FUEGO


Viernes, 27 de mayo
Recital poético de Roxana Popelka, Toño Benavides, Silvia D Chica y Vicente Muñoz Álvarez.
Lugar: Gran Café (planta primera).
Hora: 20 p.m.
Entrada libre hasta llenar el aforo.


Roxana Popelka (Gijón, 1966)

Licenciada en Ciencias Políticas y Sociología. Doctora en Filosofía.


Ha publicado los libros de poesía Ciudad del Norte (1989). Simplemente nada común (1991), y la antología de poesía Cumpleaños feliz, que reúne poemas desde 1989 a 2009 (2010) así como la novela Todo es mentira en la películas (2009), y libros de relatos.

Co-dirigió la revista literaria Lunula del Ateneo Obrero de Gijón. 
Actualmente colabora en las revista Diagonal de Madrid.

Es codirectora y guionista de varios cortometrajes: La vida en un corto (2003). El aparcamiento (2005), ganador en la edición 2005 del Festival de Cine de Gijón (día de Asturias). 
38 Toneladas: documental artístico sobre la desaparición de la escultura de Richard Serra, fue premiado por la Comunidad de Madrid, edición 2008.

Ha realizado numerosas performances en festivales de arte nacionales e internacionales.


Toño Benavides (León, 1961)

Ha recibido diversos premios por su larga trayectoria profesional como ilustrador desde comienzos de los años ochenta, entre los que se encuentran veinticuatro Awards of Excelence, seis medallas de plata y una de oro, incluido el Special Jury Recognition de la Society of Newspaper Design (SND) por trabajos aparecidos en el diario El Mundo. Como escritor ha publicado El sótano en llamas (2011), una aproximación al surrealismo narrativo en diez relatos y una abundante obra poética que empieza a dar a conocer en 2009 con la aparición de Paraíso, proyecto estético que aúna la recreación literaria de imágenes y la prosa poética de contenido filosófico. Con Los chicos del vertedero (2012) su obra poética se afianza en la misma línea de verso libre, largo y desgarrado que busca la belleza expresiva en los contextos más hostiles. Con Gran Sur, un poemario donde cabe destacar la gran fuerza de sus imágenes y la atractiva experimentación que hace del lenguaje, obtiene en 2014 el XVII premio Eladio Cabañero de poesía. Actualmente, compagina la creación poética con la ilustración para publicidad y, principalmente, prensa y editoriales.


Silvia D Chica (León 1968)

Ha hecho incursiones en la poesía, ilustración, fotografía y música. Ha publicado el poemario La Tierra Pura (Zoográfico Editorial, 2015), realizado una exposición de fotos con el mismo título en Curitiba (Brasil) con el Instituto Cervantes (2010), y muestras individuales y colectivas en salas locales, así como colaboraciones literarias en diversas revistas culturales y antologías poéticas.

Se dedica a la enseñanza de yoga, pasión y profesión.


Vicente Muñoz Álvarez (León, 1966)

Ha publicado poemarios: Buscando la luz, Canciones de la gran deriva, 38 Poemash, Privado, Estación del frío, Parnaso en llamas, Animales perdidos, Días de ruta. Relatos y novela: Monstruos y Prodigios (Premio Letras Jóvenes Castilla- León, 1995), El pueblo oscuro, Perro de la lluvia, Los que vienen detrás, El merodeador, Marginales (traducido al italiano), Mi vida en la penumbra, Regresiones. Y ensayo: El tiempo de los asesinos, Cult Movies: Películas para llevarse al Infierno, Cult Movies: Películas para la penumbra.

Ha coordinado las antologías: Golpes, con Eloy Fernández Porta, Tripulantes, con David González, Resaca/Hankover, con Patxi Irurzun, Beatitud, con Ignacio Escuín, El descrédito, con Julio César Álvarez y 23 Pandoras.

Ha sido incluido en numerosas antologías de poesía y prosa contemporánea y organizado diversos festivales y eventos literarios.


Tercera Jornada

MUSICOPLASTIDRAMA


Sábado, 28 de mayo
Concierto y recital de Velpister.
No recomendado a menores de 13 años.
Lugar: Belmondo bar.
Hora: 21 p.m.
Entrada libre hasta llenar el aforo.


Velpister (Jens Peter Jensen Silva, gallego de ascendencia danesa nacido en la ciudad de Barcelona en 1970). Pintor, pianista, compositor/improvisador, escritor, cuentacuentos, escenógrafo…. Recorre los escenarios del mundo tocando, contando, cantando y gritando. Se preparó para pianista clásico, pero le resultaba tan enfermizamente aburrido que un día cualquiera decidió que lo suyo era juntar todas esas disciplinas que se empeñaba en practicar para crear el Musicoplastidrama. Desde entonces ha estrenado tres en diferentes teatros y salas del país: “As cores do son” (como co-director y organizador) y (en solitario) “Cola para genocidio”, del que editó un Cuadro/Dvd y un libro, y “cuentos para no volverme cuerdo”, con el que actualmente está en gira. Realiza exposiciones de cuadros al uso a los que les añade piano en directo. Además de participar en numerosas antologías de poesía y relato o en revistas como escritor o ilustrador, ha publicado los poemarios “transeúntes del olvido” ed. Groenlandia y “Estado del bienestar/Naturaleza muerta”, ed. Lupercalia. De próxima publicación en la ed. Baile del Sol su tercer libro de poemas “mis poemas de amor apestan”.

MUSICOPLASTIDRAMA LEÓN

Según apunta el propio autor:

Interpretaré íntegramente la suite para piano en do menor “cola para genocidio”. Se trata de una colección de seis piezas para piano solo que se acompañan de un texto que se puede leer en la pantalla o que es declamado a lo largo de la pieza. Las imágenes, la música y el texto están perfectamente ensambladas para hacer un todo, al igual que la suite en su conjunto. La duración aproximada es de media hora. Después interpretaré una serie de piezas musicoplastidramáticas para completar el espectáculo.



Covers by Velpister

domingo, 15 de mayo de 2016

LA MÁSCARA DEL DEMONIO



Junto a esas otras dos joyas del cine de horror italiano que son El cuerpo y el látigo (1963) y Operazione Paura (1966), La máscara del demonio (1960) compone una especie de trilogía gótica salida del sombrero de copa del mago Mario Bava, de lo mejor, sin duda, que se ha rodado sobre el género.

Distanciándose ostensiblemente de las producciones inglesas de la Hammer y norteamericanas de Roger Corman, Bava facturó en la década de los sesenta estos tres fantásticos homenajes a la literatura gótica, cada uno insuperable en su estilo, que fueron determinantes para la evolución posterior del género y figuran en las mejores compilaciones de cine de terror de la historia.

La máscara del demonio, inspirada en un relato de Nikolái Gógol (El viyi) y rodada en un fantasmagórico blanco y negro, nos sumerge en una siniestra trama de brujería y posesiones satánicas, donde no faltan criptas y aparecidos, conjuros y maldiciones, pasiones desenfrenadas y venganzas de ultratumba, todo muy del gusto de los escritores románticos a los que homenajea.

Guión, banda sonora, fotografía, puesta en escena y la sin par Barbara Steele (a la que esta película convertiría en musa indiscutible del género), todo contribuye a recrear esa atmósfera de horror atávico y primigenio que destila cada una de sus secuencias.

Obra Maestra en Mayúsculas.

Vicente Muñoz Álvarez

Trailer in You Tube:


viernes, 13 de mayo de 2016

COMERCIO



a punto de
desmoronarse todo

cogido con pinzas
por los pelos

todo en la cuerda floja
al borde del precipicio

todo inestable y veloz
decadente y feroz

los tiempos
están cambiando

sálvese
quien pueda


Vicente Muñoz Álvarez

CANCIONES DE LA GRAN DERIVA según ABEL APARICIO



Canciones de la gran deriva, de Vic

Uno, que aún sigue creyendo en las bibliotecas públicas, echando un vistazo a los libros que posee la de Astorga se encuentra con uno que llevaba tiempo con ganas de leer, Canciones de la gran deriva (Ed. Origami, 2012), de Vicente Múñoz Álvarez, persona que conocí a través de un buen amigo, Gsus Bonilla. Decir que gracias a Vic, empecé a participar en los Dolores de poesía que organiza Felipe Zapico, otro que tal baila, pero esa es otra historia. Este libro, reedición de aquel publicado en 1999, cuenta con el prólogo de David González, persona por la que quizás me enganché a la poesía aquel febrero de 2008 en Illescas.

El caso, que la tarde de viernes se la dediqué a leer este poemario y a darme de bruces con puñetazos como este:

OLVIDAR LAS OSCURAS GOLONDRINAS

Ser poeta en la calle
en el metro
en el supermercado

olvidar las oscuras golondrinas

llamar a las cosas por su nombre
y dirigirse al pueblo

impedir que la poesía
se convierta en algo inútil

cargarla de pólvora
y apuntar certero al blanco

evitar que te alcance
la explosión.




miércoles, 11 de mayo de 2016

EL MERODEADOR: Fragmentos.



Se oyen pasos. Arriba se oyen pasos. En el sótano, en la galería, en el desván, en toda la casa se oyen pasos: un ligero arrastrar de pies, deslizarse a lo largo de los tabiques, en las paredes, bajo la tarima y en los techos. Pasos de animales, de obsesiones, de merodeadores o insectos, pero pasos: inequívocos e irregulares pasos en el interior de la casa. No lo parecen, a veces, como un susurro o un silbido en los tabiques, algo acuoso, una corriente de aire o el agua en la tubería, quizás, porque las casas viejas, los caserones de pueblos están llenos de extraños ruidos, inmemoriales vigas que crujen, que crepitan, ratas en el sótano y en el desván, polillas, arañas e infatigables termitas.

**

Tiende uno siempre a pensar lo peor cuando en las noches de insomnio escucha esos pasos, ratas, merodeadores o insectos acechando tras los tabiques, esperando no se sabe qué ni por qué… Tiende uno siempre a pensar lo peor porque el insomnio es así, dado a fantasmagorías, creador infatigable de monstruos. Ratas corriendo, quizás, o cualquier otra cosa… niños encerrados, emparedados, llorando… manos amputadas que se abren camino… Delirios nocturnos, por supuesto, divagaciones de una mente agotada, necesitada de descanso y sueño, porque a decir verdad no pueden ser más que ratones, los causantes, ratas o ratones y sus crías, probablemente cientos, que se deslizan y arrastran por esas cámaras de aire a las que no existe acceso.

**

Me trasladé de la ciudad al campo huyendo del ruido, buscando la calma, para evitar el ruido, y me encuentro con que un día tras otro, no esporádicamente sino a diario, el ruido en el pueblo es más intenso y mayor… Impensable, pues, trabajar o leer o simplemente ensoñar en el patio, pero muy difícil hacerlo también en el interior de la casa, porque el ruido atraviesa ventanas, puertas y muros hasta descentrarte de lo que estuvieras haciendo…

**

Es curioso cómo la cabeza o el subconsciente o el cuerpo nos ponen sobre aviso con pequeñas señales de la proximidad del desastre. Lo he pensado muchas veces y me lo he tomado muy a pecho y en serio, porque no creo que lo que me sucedió fuera sólo fruto de la casualidad o el azar. Indicios, claves, mensajes… El mío en concreto fue aquel dedo agarrotado, el corazón de la mano izquierda, con el que me levanté una mañana de enero del año 2005.



A la venta en ACVF Editorial


martes, 10 de mayo de 2016

HELTER SKELTER en LEÓN



El veterano fanzine leonés VINALIA TRIPPERS celebra su vigésimo aniversario con la presentación del número 14, HELTER SKELTER, dedicado en esta ocasión a los asesinos en serie y psychokillers, y a los dos subgéneros cinematográficos de terror que mejor los han caracterizado en pantalla: los slashers y los giallos.

Setenta autores, entre narradores, poetas e ilustradores, colaboran en esta nueva entrega de VINALIA TRIPPERS, una de las publicaciones underground con más solera y trayectoria del país.

Este número 14, con portada de Toño Benavides, incluye, como viene siendo habitual en la revista, un suplemento de poesía titulado SANTA SANGRE, con portada de Silvia D Chica.


DELTA GALGOS es una banda de blues caliente y polvoriento, formada por 6 perros del delta del Torío y el Bernesga, que trafica con el sonido del viejo blues de M.Waters o Fredy King. Baterías y bajos de la Santa Muerte, guitarras Dobro y slides del Diablo, armónica de los pantanos y una sección de viento y metal que arde al rojo del infierno ofrecen a los espíritus de las fronteras un sacrificio musical, una ceremonia negra guiada por los hijos del Voodoo, el Chamán Cachaldora y María la Santera con sus voces del otro mundo.

Viernes 20 de mayo, a las 21 horas en el Gran Café (C/ Cervantes, 9, León)

Con la actuación de Delta Galgos

Entrada 3 euros



lunes, 9 de mayo de 2016

FRIENDS


con David González & Eloy Fernández Porta, 
presentando Golpes: Ficciones de la crueldad social 
Gijón 2004

domingo, 8 de mayo de 2016

LADY SNOWBLOOD



Si algo tenemos que agradecerle al bueno de Tarantino, al margen de sus propias películas, es su pasión por el cine de género y culto y la forma desprejuiciada que ha tenido de reivindicarlo mediante múltiples guiños a sus títulos favoritos en su filmografía. Western, gore, noir, thriller, bélico, exploitation, artes marciales, animación, con todo se ha atrevido, desempolvando clásicos infravalorados y muy poco conocidos por la gran mayoría.

A él le debemos, entre otras cosas, el haber homenajeado con su espléndida Kill Bill a esa joya del cine de samuráis japonés que es Lady Snowblood (1973), de Toshiya Fujita, una inmisericorde historia de venganza que no os sacaréis de la cabeza en mucho tiempo.

Los no iniciados reconocerán en esta película numerosas claves del cine tarantiniano, y los amantes del género que aún no la hayan visto se deleitarán con un elegante festival de ultraviolencia, poético y despiadado, que figura por méritos propios en las mejores compilaciones del cine de culto.

Música, fotografía, guión e interpretaciones de lujo, y una inolvidable aventura, la de esta implacable Dama de Sangre y Nieve, para chuparse los dedos.

Vicente Muñoz Álvarez

Trailer in You Tube:


NUEVAS AVENTURAS



aún no he terminado la ruta, todavía on the road, aún vendiendo por la tierra yerma zapatos, y se me acumulan ya los proyectos literarios para las semanas venideras... la presentación del nuevo Vinalia Trippers, Helter Skelter, el día 20 de mayo en el Gran Café, con los Delta Galgos en directo... Híbridos: Las formas del fuego, un programa cultural que he coordinado con Silvia D Chica para el Ayuntamiento, del 26 al 28, con Velpister Peter Jensen, Toño Benavides, Roxana Popelka y Juanjo Ramírez Mascaró como estrellas invitadas... una lectura con mi antigua profe de Derecho Mercantil, María Angustias Díaz, el 2 de junio en el Ekole, y la presentación de la tremenda Mareva Mayo en el Belmondo poco después... El merodeador recién reeditado... y mi nuevo libro, GAS, para el otoño que viene, si nada se tuerce por el camino...

de todo ello y más
iré informando

v

viernes, 6 de mayo de 2016

EL MERODEADOR en PLAYTIME/EL PLURAL



ACVF Editorial recupera 'El merodeador' de Vicente Muñoz Álvarez en edición ampliada con dos textos nuevos

Por José Ángel Barrueco

Es curioso el caso del poeta y escritor Vicente Muñoz Álvarez (León, 1966): cuenta con una trayectoria literaria que para sí quisieran muchos, que abarca la novela (El merodeador), el relato (Los que vienen detrás, Mi vida en la penumbra…), la poesía (Canciones de la gran deriva, Animales perdidos…), el ensayo (El tiempo de los asesinos, los dos volúmenes de Cult Movies) y la edición y coordinación de antologías (Golpes: Ficciones de la crueldad social, Tripulantes: Nuevas aventuras de Vinalia Trippers, Resaca/Hankover: Un homenaje a Charles Bukowski…), sin olvidarnos del fanzine independiente Vinalia Trippers, y sin embargo sigue siendo una figura marginal y marginada de la literatura española. Tal vez porque es reacio a ejercer de trepa, práctica habitual de tantos en el sistema editorial de este país. Es decir: va a lo suyo, escribe lo que quiere y no se casa con nadie. Y esto, aquí, tiene un precio: los márgenes.

La primera versión de este Merodeador fue publicada por Baile del Sol en 2007: un libro obsesivo, casi asfixiante, con una voz narrativa que los lectores tardaban en olvidar. Aunque en la novela se incluyen varias citas de otros autores cuyo espíritu planea por la obra (Louis-Ferdinand Céline, Jack Kerouac, Fernando Pessoa,Cesare Pavese…), era sin embargo la sombra de Thomas Bernhard la que adquiría mayor presencia en sus páginas. En el libro abundan las citas de sus novelas y se le menciona en varias ocasiones. Pero no nos confundamos: aquí no hay copia o intento de parecerse al escritor de Hormigón. Porque Vicente tiene su propia voz, su propio estilo, su ritmo que también se empapa de los beat y del jazz. Los lectores cegatos suelen confundir el plagio con el homenaje. Lo que encontramos de Bernhard en El merodeador es esa especie de divagación sobre los asuntos cotidianos, de darle vueltas a las cosas, de ir y volver en torno a una idea, de tocarla y regresar y seguir pensando y elucubrando sobre ella. E, insisto, con una voz diferente, entre el pesimismo y la inquietud. Porque la inquietud acecha en casi todos los capítulos.

Apuntaba al principio que ésta es una novela repleta de obsesiones. El narrador, un álter ego del propio Vicente, es un hombre que se ha apartado de la sociedad urbana y se traslada a una casa de campo con su mujer, pero de vez en cuando visita el pueblo, con lo que acaba ingresando en una sociedad rural, que viene a ser lo mismo porque también hay ruidos, molestias, gente que va y viene… Dicho narrador colabora en un periódico y pronto volverá a echarse a los caminos para trabajar con su padre en la nueva temporada de venta de calzado (oficio que Vicente desempeña desde hace años y que compagina con la escritura). Padece insomnio y éste, como apunta, es un creador infatigable de monstruos. Los ruidos del caserón (pisadas, crujidos, roces…) le atormentan por las noches. El entorno se le antoja hostil. Las decisiones le perturban el pensamiento. Cualquier incidente (unos cachorros abandonados en un contenedor, un cartero que tarda en aparecer, un artículo que no cuaja, un malentendido…) lo trastorna, y las derivas mentales no cesan de atormentarle. Esté donde esté y haga lo que haga, cree que es el estado erróneo, la actitud equivocada, el rumbo incorrecto… porque así es el ser humano, siempre ávido de lo que no tiene y de la opción que no ha elegido. En esta estructura (capítulos breves, cada uno de ellos centrado en una obsesión) encajan los dos nuevos textos que ha incorporado, y que, contrariamente a lo que podría parecer, funcionan perfectamente porque ayudan a cerrar el cuadro completo. El escritor, años después, ha visto con la perspectiva que da la distancia que podría añadirle un broche, redondear el retrato de su protagonista. Antaño me parecía éste el mejor libro de Vicente Muñoz y, releído hoy y aunque es difícil escoger entre su obra, me sigue pareciendo el mejor, el más personal.


A la venta en ACVF Editorial


jueves, 5 de mayo de 2016

PELÍCULAS PARA LA PENUMBRA en CULTURAMAS


Películas para la penumbra,
 de Excodra Editorial, nos regala la segunda parte de Cult movies. Para aquellos que gustan de buscar en callejones oscuros, rarezas/joyas cinematográficas llenas de vida e intensidad, inesperadas, como esos temas de la cara b que a algunos nos pasan desapercibidos, sin querer pero ciegos de ansiedad de estos tiempos modernos en la superficie. De la mano de Vicente Muñoz Álvarez, tomamos asiento, siempre en esa última fila de un cine que se nos abre como el estómago de ballena selecto que ha ido escogiendo, cual gourmet, 132 momentos que llevarte al otro lado. Desde Moby Dick hasta Looking for the Sugarman, pasando por El quimérico inquilino de Polanski. Cuando uno lee estos títulos sabe que o bien conoce el idioma de Vicente Muñoz Álvarez o bien quiere hablarlo ya. Directo, llano, sin spoilers, sólo generosa invitación a la fiesta clandestina en el antro más antro, allí donde no entraríamos acompañados pero que lo hacemos sin dudarlo cuando estamos solos. Aquel lugar que no sale en los mapas ni en las guías, allí donde en realidad suceden las cosas. Da igual el género, el director o el éxito o fracaso de taquilla, te harán sentir, te harán centrifugar, te harán vivir. Exquisita bitácora sin pretensiones, necesaria e inyectada de underground, como no podía ser de otra manera.

Julia Roig, en Culturamas.