jueves, 26 de marzo de 2015

LACHA



a veces, sí, fases de eliminar, suprimir, aniquilar, extirpar, como terapia para evitar males mayores... a veces períodos de encerrarme sólo en mí... cosas que me dan grima, asco, lacha y repulsión... cosas que debo sacar, lo noto y necesito, a toda costa de mí... como las garrapatas o las sanguijuelas, cosas que no quiero cerca ni dentro de mí... demasiado complicado todo ya, pienso, demasiado difícil el mundo ya... e insecticida para los insectos... y al fondo, en lo profundo, agonizando aún, el amor... pero sólo para los que lo merecen, me repito como un mantra, sólo para los que lo merecen...


Vicente Muñoz Álvarez

miércoles, 25 de marzo de 2015

REGRESIONES según KIKE CARDÍACO



Volvemos, una vez más, a la efervescente escena musical leonesa en los años 80 de la mano de “Veredicto Final”, un grupo de corta, pero intensa, vida que incluía en sus filas al escritor Vicente Múñoz Álvarez. De la mano de nuestro colaborador Kike Cardiaco, recuperamos algunas de sus canciones.

http://www.radioleon.com/web/today_by_today

(pinchar sobre la etiqueta Veredicto Final)

martes, 24 de marzo de 2015

REGRESIONES: MERRY PRANKSTERS (8): Alicia Elektra.



ALICIA ELEKTRA

(Risas de vino & rosas)


Muchas de las vivencias de Vicente contadas en este libro son tan cercanas a las mías que no dejan de producirme nostalgia. De hecho, algunas las he compartido con él. Conciertos, cenas en su casa, excursiones o simplemente salir de cañas han servido siempre para echarnos unas risas (por su puesto y que no faltara, empapadas de toxicidad de la buena). De sus inquietudes literarias y musicales me he aprovechado muchísimo; con él conocí a los grandes de la literatura underground siendo todavía una cría, así como películas y música en terrenos inexplorados por mí (no se me olvidará nunca ese visionado de “El desencanto” después de comernos un ajo).

Su libro tiene la ciudad de León como marco y eso lo hace aún más cercano para mí. Además me encanta porque conozco cada rincón de los que habla.

No sé si cualquier tiempo pasado fue mejor, creo que no, pero fue divertido a dolor ¡A lo Day-Glo forever!


Alicia Elektra, en Regresiones (Ed. Lupercalia, 2015).

NOMBRANDO EL PORVENIR 2015: Presentación (2).

lunes, 23 de marzo de 2015

DOLORES DE POESÍA EN LOS BARES 2015


Dolores de poesía en los bares, 2015.


Seis años contando con los maravillosos carteles de Julia D. Velázquez, gracias amiga.

Seis años de ronda poética por los bares y calles del León antiguo. Seis años de poesía, amistad y cariño por parte de los auténticos artífices de la celebración; todos aquellos amigos que nos acompañan en las distintas paradas, etapas, estaciones.

Seis años y lo que ha cambiado todo en León, y lo que ha cambiado el ambiente poético, y lo que nos alegramos, sin duda.

Algunos de los bares donde hemos procesionado no existen como tales, la buhardilla del CCAN fue clausurada de malas formas y peores modos por las peperas autoridades municipales, el Bardalla ha cerrado por su propia mano recientemente. Este año incorporamos un lugar con solera entre la mayoría de los actuantes El Cardo. El Benito contempla nuestros seis años de vida desde su centenario que celebra en este 2015, el Belmondo sigue sin parar en sus acciones y movidas y El Gran Café celebra sus conciertos, presentaciones y la inigualable jam sesión de los martes.

Y ahí estamos nosotros, esos que dicen versos en la noche, entre el vaho producido por el frío (no en vano ha sido un años de nevadonas) y el vapor del alcohol, la nómina de esta año está compuesta por los siguientes versificadores:

Luis Miguel Rabanal

Patricia Furlong

Ildefonso Rodríguez

Abel Aparicio

Silvia Díaz Chica

Jorge Blanco

Toño Morala

Silvia Abad Montoliu

Vicente Muñoz Álvarez

Xen Rabanal

Charo Acera Rojo

Víctor M. Díez

Eloisa Otero

Felipe Zapico Alonso

Programa

El Benito, 21,30 horas

El Cardo, 22,15 horas

Belmondo, 23,00 horas

El Gran Café, 23, 45 horas


Se recomienda ingerir alimentos sólidos en algún momento de la ronda.

Seis años contando con los maravillosos carteles de Julia D. Velázquez, gracias amiga. 

Nos vemos en los bares.

Zapi

REGRESIONES: En casa de Fernando Pollán.

NOMBRANDO EL PORVENIR 2015: Presentación (1).

viernes, 20 de marzo de 2015

REGRESIONES: MERRY PRANKSTERS (7): José Berrot Domínguez.



JOSÉ BERROT DOMÍNGUEZ

(El Lenguaje de los árboles)


“Levantaos ya, langostinos”. Esa fue la frase que Vicen eligió aquel soleado día de principios de verano para tocar diana, mientras hacía golpear el agua de la manguera contra las paredes de la caravana en la que dormíamos.

Pasamos la mañana explorando el Valle Encantado y la cueva de los murciélagos, cuyos excrementos se iban acumulando en un cono gigante que ocupaba casi todo el suelo de una gran sala.

Habían vaciado por completo el pantano ese verano, para meter unos cables creo. Ante nosotros se extendía un desierto de lodo seco y cuarteado. Recorrimos las calles del pueblo sumergido y hasta subimos a la torre de su iglesia. Nos hicimos fotos en los cadáveres de los grandes árboles ahogados. ¿Sabíais que los árboles tienen su propio lenguaje?

Regresamos a las caravanas para comer. Silvia había preparado una receta de su invención, la bomba leonesa, a base de patatas, cebolla, ajo, picadillo, huevos fritos y vino.

Todo estaba dispuesto para nuestro viaje vespertino después de una breve y fructífera escapada a Pola de Gordón.

Estuvimos flotando en las aguas del embalse seco, haciendo luces de colores a través de las botellas que íbamos vaciando, cabalgando sobre un burro que nos quiso acompañar, sintiéndonos libres y eternos. 

Cada poco, volvíamos a las caravanas para ir tomando descansos en tan ajetreado viaje, y allí descubrimos que Alicia se había convertido en Dolly Parton.

Después de conocer la triste historia de Mirella sentados en la iglesia de Mirantes de Luna, fuimos a tumbarnos a una arboleda cercana. Nos sumergimos, extenuados ya, en el suave y continuo murmullo que el viento provocaba en las hojas de los chopos.

¿Sabíais que los árboles tienen su propio lenguaje? Dijo Vicente por segunda vez ese día, y al instante se hizo el silencio. Todos los árboles sobre nosotros se callaron al unísono. Un escalofrío nos recorrió la espalda.

Ya lo habíamos olvidado, cuando la conversación nos volvió a llevar a los árboles y su lenguaje secreto y, por segunda vez, volvió a pasar. Como si nos hubieran oído, decidieron callarse de nuevo todos. Pensamos que era el momento de regresar. 


José Berrot Domínguez, en Regresiones (Ed. Lupercalia, 2015)


REGRESIONES: En el tren con Rodrigo Córdoba.

martes, 17 de marzo de 2015

LA ENCRUCIJADA: Antología.



Este libro quiere ser transparente y esférico como la bola de cristal de una adivinadora. Abrirlo es lanzar una pregunta al aire que cuestiona nuestro presente e inquiere simbólicamente al porvenir. Este libro es una pared lisa y rugosa —¿muro de lamentaciones o realidad contra la que darse de cabezazos?—, una pared que crea ecos. Esta antología es, también, la reverberación de un acto por palabras y un cruce de caminos, en que treinta voces se encuentran y muestran su caleidoscópica visión del mundo. Treinta huellas azules en la nieve, como sugiere la evocadora portada de Juan Rafael para este volumen de poemas.

X.L, Méndez Ferrín, Antonio Gamoneda, Javier Gallego Crudo, Lois Pereiro, Miguel Velayos, Carmen Camacho, Aldo Sanz, Tomás Sánchez Santiago, Juan Carlos Valle Karlotti, Felipe Zapico, Mareva Mayo, Toño Morala, Henrry Pierrot, Ildefonso Rodríguez, Rafael Saravia, Jorge Pascual, Eloísa Otero, Julia Conejo, Víctor M Díez, Juan Carlos Pajares, Feipe J. Piñeiro, Silvia D Chica, Abel Aparicio, Alfonso Xen Rabanal, Vicente Muñoz Álvarez, El Ángel, Ana Curra, César Scappa, David González, Carlos Salcedo Odklas & Olga Mansilla.

Treinta poetas caminando sobre la palma helada de su mano, querido lector. No, no son sesenta sus huellas, porque es una la voz de cada poeta. Treinta voces sonando en la fría banquisa de la noche. Treinta bocas que hacen vaho en el cristal de su frente, lector, para escribir un nombre común con el dedo. Pase, hay lumbre dentro, café y calor, una reunión de amigos que recitan, brindan, bailan y lloran por la supervivencia. De nuevo es invierno para la lírica. Treinta poetas reunidos para derretir el muñeco de nieve de los tiempos.

Esta antología funciona, pues, como un deshielo poético. También es el envés del Ciclo Nombrando el porvenir/ Encrucijada de poetas, que se celebró en la ciudad de León, auspiciado por el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (MUSAC), en la primavera de 2014.


Víctor M. Díez, en La Encrucijada: Antología (MUSAC, 2015).

Presentación el León

Sábado, 21 de Marzo, MUSAC León


REGRESIONES: En casa de Pepe Pereza.




SANGRE & CORAZÓN



duelen a veces
las cosas

la mentira
la arrogancia
los falsos amigos
los amores perdidos

falta casi siempre
el corazón


Vicente Muñoz Álvarez

lunes, 16 de marzo de 2015

LEOPOLDO MARÍA PANERO: Allá donde un hombre muere, las águilas se reúnen.



No conocí personalmente a Leopoldo María Panero. Me hubiera gustado, sí, conocerle en los años 70 y 80, en la época de El desencanto, El lugar del hijo (un volumen de relatos muy poco conocido, pero imprescindible para entender su personalidad y su obra) o Así se fundó Carnaby Street, aún brillante y magnetizador, pero no luego, en los 90, después de tantos años, y menos aún en este nuevo milenio, convertido en objeto de mercadotecnia literaria e icono de malditismo estéril, manipulado y explotado sin escrúpulos por editores y (falsos) amigos.

Su obra, sin embargo, ha estado presente siempre en la mía, y también su ejemplo de disidencia y de lucha, hasta el punto de haberle dedicado el suplemento del último Poemash (separata de Vinalia Trippers), titulado, guiñándole un ojo, Deseo de ser piel roja

Quisimos, por un lado, rendirle homenaje a los pocos meses de su muerte, convirtiéndole en estandarte de resistencia contra Babilonia, pero jugamos también con el paralelismo del final de los indios norteamericanos, domesticados y exhibidos como anacronismos en circos y en ferias. Ambas ideas, en uno y otro caso, trágicamente ligadas.

El Poemash, con textos inéditos de 32 poetas, se abre con una foto impagable de José Ramón Vega: un Leopoldo María con el rostro surcado de arrugas y mirada profunda, decrépito y decadente, levantado su brazo izquierdo con el puño cerrado. Y entre los dedos de ese puño, a modo de hacha de guerra, su eterno cigarro encendido.

Ese fue Leopoldo María Panero: beligerante y guerrero, genio y figura hasta el final.

Y con ese, no con el de los circos y las ferias (de las vanidades), es que con el que me quiero quedar.

El terror – como él mismo afirmó en El lugar del hijo - es desaparecer o no ser nosotros mismos. Ser comidos, o sorbidos. 

Tengo siempre presentes esas palabras.


Vicente Muñoz Álvarez, en El del medio de los Panero (Las apariciones apócrifas de Leopoldo María Panero), de Gsús Bonilla (Ed. Lupercalia, 2015).


REGRESIONES: En casa de Olguita Negral.

sábado, 14 de marzo de 2015

REGRESIONANDO



Los Tres Norteamericanos & Dogo 
en la presentación de Regresiones en León


TOUR POÉTICO EN LEÓN



La capital leonesa acogerá un auténtico Tour Poético entre el 20 y el 22 de marzo, con motivo del Día Internacional de la Poesía que se celebra cada 21 de marzo en todo el mundo.

Habrá lecturas y presentaciones de libros a cargo de Silvia D. Chica y Laura Fraile; trashumancia de poetas de la mano de la revista Fake y, en el MUSAC, se presentará la antología “La Encrucijada” y el nuevo programa del ciclo “Nombrando el porvenir. Encrucijada de Poetas” que se celebrará a finales de mayo.

WEEKEND POETIC TOUR 

León. 20, 21 y 22 de marzo 2015

Viernes 20 20hs. Dónde: ELEKTRA COMICS
Presentación del poemario La tierra pura de Silvia D Chica + acústico Delta Galgos

Sábado 21 13hs. Dónde: LA PICONERA (Plaza del Grano)
TRASHUMANCIA DE POETAS - FAKE
Lectura de: Meri Pas Blanquer / Marcos Matacana / Víctor M. Díez
y música de Rodrigo Martínez.

Sábado 21 20hs. Dónde: MUSAC
Presentación de la antología LA ENCRUCIJADA
y del nuevo programa poético NOMBRANDO EL PORVENIR / Encrucijada de poetas 2015 (que se celebrará del 28 al 31 de mayo)

Domingo 22 13:30hs. Dónde: BAR BELMONDO
Presentación de Mujeres que tararean canciones inventadas de Laura Fraile y La Tierra Pura de Silvia D. Chica.
Intervienen: las autoras, acompañadas de Eloísa Otero y Víctor M. Díez.

viernes, 13 de marzo de 2015

miércoles, 11 de marzo de 2015

REGRESIONES: MERRY PRANKSTERS (6): Silvia D Chica.


SILVIA D CHICA

(Talismanes)


Talismanes de la infancia, las claves de tu vida, las llaves que abren puertas que se han abierto y desvanecido, aquellas primeras relaciones, con tus padres, maestros y primeros amigos, momentos mágicos que se esfuman o que se graban con estilete en la mente, a través de un aroma, un color, un déjà vu, o que de repente llegan, después de un topetazo en la vida.

Vicente nos lleva ahí con sus Regresiones.

La magia está en sitios, en momentos compartidos... En ese formar parte de algo y de sentirnos un poco libres y también un poco a la contra, los Alegres Bromistas, entre toda aquella gente que hacía cosas, Hendrix de fondo y los Stooges, y los cientos de conciertos en salas pequeñas, y los Cardiacos, claro, y Ópera Prima y Veredicto Final, por supuesto, y las Specíficas, Buffalo, los Flechazos y las Besttias, Los Deicidas, The Salamanders, The Crepitos, La Fuga, La Huella, a las chicas nos gustaba ir a los locales de ensayo… y aquellos bares, benditos bares, el 44, Villa Adela, Villa Evarista, El Montañés, Emiliano, El Rojo, La taberna de los pinos, El bar de la Candamia, El Oriente Medio, El Benito, El cafetín de Ubaldo, el Platón, el Trance, el KGB, el Tijuana, La psicotrópica Cantina de Johnny… y más allá aquella cueva del París, o el Garabatos… y todas las salas de cine en las que crecimos y soñamos, ahora ya inexistentes, y por supuesto el CCAN, bendito CCAN, origen, techo y calor de todos nuestros proyectos.

Nos lo quitaron.

Suena Pat Garret & Billy the Kid, Dylan, el tema de la Cantina, guitarras, percusión… no me resulta fácil echar la vista atrás y volver a desmenuzar todo aquello, una gran parte de mi vida también estuvo ligada a todos y cada uno de esos recuerdos, cerca de Vicente, recuerdo su primera habitación, completamente empapelada de pósters de conciertos, fetiches y colecciones, los discos… y la música.

Flash:

No recuerdo el año exactamente, pero era puro puritito invierno. Tocaban los Ramones en La Real, una discoteca de Oviedo. Teníamos la entrada desde hacía tiempo. Ver a ese cuarteto en directo no tenía precio. La noche antes de coger el coche para ir cayó una nevada impresionante, de esas de León, de repente. Yo aún vivía con mis padres, que directamente me advirtieron que mejor no fuéramos. Al final, recuerdo que mi madre me dio 1000 pesetas para que fuéramos por la autopista, bendita mujer.

Por supuesto dijimos, “¡guay, 1000 pelas más para birras!”. Así que fuimos por el Puerto de Pajares, con aquella nevada imposible, coches en los arcenes, cielo oscuro y nevando desde la mañana, el panorama desolador, y nosotros sin cadenas, burlando como podíamos.

Recuerdo algo que nos decíamos, “si ves que nos caemos al precipicio, abre la puerta y salta”, algo de lo que nos reímos muchísimas veces después. 

A 20 o 30 Km. por hora llegamos a Oviedo en aquel blanco y viejísimo coche y disfrutamos de la velocidad y el ritmo, de estar presentes allí, entre cientos coreando los himnos de nuestra generación, Hey! Oh! Let´s go! Había merecido la pena, por supuesto…. 

El Arrebato: 

Cuando comencé a ver que Vicente empezaba a escribir con los ojos hacia atrás, supe que aquí tenía el verdadero filón.

Desde que le conozco, hace casi 30 años, rellena cuadernos, de los de Mikel Rius, perfectamente encuadernados, con tapa dura y con cuadrícula. Le he visto escribir desde el mismo amanecer en habitaciones y terrazas de mil y un lugares, desde Tiznit a Dinan.

Es un hombre tremendamente disciplinado en este arte. No sólo en escribir sino en leer y en releer, con una inclinación al arrebato tremenda y a devorar todo de la gran figura que acaba de descubrir. A mí también me contagió ese arrebato, desde los primeros románticos, los decadentes, los laguistas, los visionarios y los malditos... el buceo en el cine, en la música, en la carretera.

Y ha sabido crear equipo y tripulación como nadie, con su manera de hacer, infatigable, de reunir y de descubrir.

Escribir el Diario, cada día. De siempre. Me apostaría algo a que sigue igual.

Vicente, hermano y amigo, que los dioses te sean siempre propicios.


Silvia D Chica, en Regresiones (Ed. Lupercalia, 2015)


Book Trailer


REGRESIONES en LA CENTRAL DE CALLAO

photo by Demian Ortiz

REGRESIONANDO

presentación de Regresiones
en el Gran Café de León

martes, 10 de marzo de 2015

PRESENTACIÓN DE REGRESIONES: Bebiendo Versos: Tres miradas.



"Vuelvo una y otra vez hacia allá,
regresión tras regresión ..."

"Regresiones" es un positivo ajuste de cuentas con los héroes y mitos personales de su autor. Una larga lista que recorre con naturalidad lo popular y la alta cultura. Todo un particular muestrario, una guía esencial de esas influencias y pasiones más desatadas. Donde Hulk convive con Malcolm Lowry en igualdad de condiciones, lo que habla a las claras de la apertura mental de una obra y un autor que no cree en los encasillamientos o los lugares comunes. Quizá tan sólo disfrutar del recuerdo, paraíso perdido que resulta fascinante desde un presente fabricado de crisis económica y desencanto. Leit motiv último de este viejo refugio atómico desde el que observar el brillo de la bomba. (...). Un canto a un tiempo que ya no volverá. 

Julio César Álvarez


"Regresiones" es una forma de memoria histórica tan necesaria como conveniente. Una memoria, eso sí, urbana, underground y contracultural. No sé si me identifico mucho con aquello que se llamó la movida, si estuve en aquello, lo hice a nivel de usuario. Estuve en aquellos bares, conciertos, cines, salas de juego, etc... pero en lo que en verdad estuve en mi juventud, fue en la contracultura o la vanguardia, si se quiere: el teatro alternativo, la poesía experimental o el free jazz. Y también me siento identificado en este relato. Lugares como el CCAN fueron, sin duda, el lugar de encuentro de todas aquellas sinergias. Creo que el mayor hallazgo del libro de Vicente es reproducir, de manera metafórica, aquel espacio, aquel cruce de caminos. Los personajes, la trama, los escenarios nos conciernen, somos nosotros mismos y el ejercicio de memoria es del todo pertinente. Sin nuestra memoria, sin nuestra música acabaríamos siendo invisibles, después de andar borrosos un tiempo. 

Víctor M. Díez


Yo espiaba a Vicente a través del ojo de la cerradura de la puerta del local de ensayo de Veredicto Final. Y seguí espiándolo durante años. Y llegó internet y yo seguí con mi espionaje. Y algo debió de intuir que dejó de tocar, se acercó a la puerta, la abrió (tal vez con esa llave de plata que toma prestada de Lovecraft de vez en cuando) y me dijo -¿Qué haces ahí?-. Y me invitó a pasar. Se lo agradecí, porque 25 años espiando en cuclillas es bastante incómodo; y porque yo, que siempre he rechazado eso de formar parte de una generación, me sentí a gusto con su pandilla y la sensación de formar parte de algo. Me pidió participar y le dije que sí al segundo, sobre todo porque quería leer lo que había escrito cuanto antes. Y me encantó. Y os va a encantar. ¡Normal! ¡Salís todos!. Ese pulso está ganado. Quien pueda pensar que lo difícil será cuando lea el libro alguien que no nos conozca, se equivoca. "Regresiones" tiene la cualidad de narrar la etapa de aprendizaje de Vicente Muñoz, pero que coincide con la del país. Era joven cuando España era joven también. 

Alejandro Diez Garín


MIXTURA

(De blues)

mézclalo todo dentro de tí, tus sentimientos, tu vida y pasión, tu pasado y tus experiencias, tus regresiones y fantasmas y miedos, tu ira y tu felicidad, las personas que has amado y las que te han amado a tí, lo que queda ya atrás, mezcla literatura y música, poesía y cine, sequía y lluvia, amor y desamor, arte y ensoñación, mezcla tus fobias, obsesiones y recuerdos, infiernos y cielos, los 70 con los 80 y los 90 y el resto también, mézclate tú con ello, intégrate y disgrégate, tus amigos de hoy y los de ayer, los corazones que te iluminaron, los cuerpos que te dieron placer, las pieles que rozaste, las que te hicieron sufrir, el presente, lo que hay y lo que fue... y luego quédate con la esencia, lo que eres aquí y ahora, estos latidos, este momento, el tiempo que desgasta y renueva... hora de arrancar de nuevo...

Regresiones, pag. 184.

IMÁGENES: Robert Le Gray para "Bebiendo Versos" 

© BEBIENDO VERSOS, 2015.


sábado, 7 de marzo de 2015

LA SANGRE ES VIDA


y de entre todos los protagonistas de Regresiones
los tres principales:

padre, madre & hermana
bajo la Torre de Plata que les vio crecer

la Sangre es Vida

FRIENDS


con Silvia Vinalia & Yolanda Mardi
regresionando en el Gran Café

INSIDE


lo que sucedió tras esta puerta el jueves fue, sin duda alguna, algo muy especial... una noche para el recuerdo y una atmósfera y ambiente mágico e irrepetible... como un enorme acid test colectivo... lleno de alegres bromistas... 

gracias a todos
por ser & estar

photo by Eugenio Marcos Oteruelo

REGRESIONES en EL LENGUAJE DE LOS PUÑOS

 Vicente Muñoz Álvarez sostiene su libro. Junto a él Carlos Salcedo Odklas, David González y Gabriel Oca Fidalgo.

Ayer aparecí por sorpresa en León. La ocasión lo merecía. La presentación de Regresiones, la nueva novela de Vicente Muñoz Álvarez. 

No se dan muchos días como el de ayer en la vida de un escritor y menos todavía en la vida de un escritor en los márgenes de la cultura oficial. Y no hablo de mí. Hablo de Vicente Muñoz Álvarez. Un tío que lleva dando el callo más de 20 años, escribiendo y editando libros prácticamente cada año desde que le conozco (allá por el 95 o 96), amén de su labor al frente del mítico Vinalia Trippers o como coordinador de antologías de muy diversa índole... Sin embargo, ayer todo se conjuró para que la presentación de Regresiones saliera perfecta. Desde el hermoso día soleado a la cantidad de peña que llenó hasta la bandera el Gran Café, disfrutó de la presentación y se llevó un ejemplar de Regresiones con la dedicatoria de su autor. Dicho de otro modo: ayer, a mi entender, Vicente Muñoz Álvarez se consagró en su ciudad, una ciudad que está presente en todas y cada una de las páginas de estas Regresiones.

Silvia, Vicente y David.

Otra sorpresa fue Alberto García-Alix. Coincidió que salí afuera a fumar y estaba hablando con Rafael Saravia cuando de pronto veo venir a Alix, seguido de Marta, una chica de su equipo de trabajo, así que le saludo, me mira, le digo: David... entonces me reconoce, se le ilumina la cara con una sincera sonrisa, nos abrazamos, nos saludamos, charlamos, y Marta nos saca esta fotografía, antes de entrar todos dentro a seguir disfrutando con las Regresiones de Vicente Muñoz Álvarez:


PLATILLOS PAISTE VERDES

(El ritmo continúa)


tuve unos platillos Paiste verdes que brillaban como ningunos en los conciertos y locales de ensayo... tuve unos platos Paiste verdes, sí, con Veredicto Final, mi banda ochentera, recién salido del cascarón, y aunque no era ningún prodigio de baterista brillaba con ellos y ellos conmigo tocando ensimismado con mi banda aquellos temas: Fiesta gitana, Desesperación, Arizona, Polka, Camino del Sur...tuve unos platos Paiste verdes, verdes como la esperanza verde, y con ellos por montera me enfrentaba en cada concierto y ensayo al mundo sin pensar en nada más, viviendo la noche leonesa y persiguiendo a ciegas un sueño, o mi destino, no lo sé, pero ahí estaba yo, aporreando la batería (una Trak que habíamos pillado en Groucho a medias entre Bingo, Luis y yo, y a plazos, por supuesto, a cuenta de los bolos que nos fueran saliendo) con dieciocho y diecinueve años, en aquella galaxia maravillosa y lejana que fueron los 80... tuve unos platos Paiste verdes y ahora tengo la pluma, y con ella por montera, como entonces con las baquetas, sigo tocándolos, intentando no perder el rumbo ni el ritmo (cosas ambas muy habituales en mí) y sacándoles aún extraños y evocadores sonidos...

de un modo u otro
el ritmo continúa


Vicente Muñoz Álvarez en Regresiones 
(Ediciones Lupercalia, febrero 2015).


viernes, 6 de marzo de 2015

REGRESIONES A LA NOSTALGIA: leonoticias.com



'Regresiones' a la "nostalgia"

El músico y escritor Vicente Muñoz presenta su último libro en el que aborda los años de la 'Movida' en León y recuerda aquellas "ganas de vivir el momento"

Luis V. Huerga

Fue, quizá, la “nostalgia” uno de los elementos que llevó al músico y escritor Vicente Muñoz a revivir en su último libro, ‘Regresiones’, aquellos años de la ‘Movida’, que también tuvo León. Aquí no discurrió con años de retraso, siguiendo los ejemplos que presentaban otras ciudades como, por supuesto, Madrid o Barcelona, pero también Málaga, Valencia, Bilbao o Vitoria. En León, ese fenómeno se dio “de forma paralela”, lo que hizo que la ciudad también se tomara como referente.

Los grupos, como Deicidas, Los Positivos, Los Cardiacos o Los Flechazos tuvieron renombre, también en la escena nacional. Como escenarios, salas como Tropicana, La Mandrágora, o el mítico Toisón, el Oasis, el Gran Café y muchos otros que hicieron, que en la década de los 80 y de los 90, fuera el Barrio Húmedo el lugar en el que se cultivó aquella ‘Movida’.

No había, hasta el momento, nada escrito que abordara aquella parte de la historia cultural de la ciudad. Vicente Muñoz hace de aquella realidad el argumento de 'Regresiones', una novela hasta cierto punto autobiográfica en la que relata cómo fue aquel León de la ‘Movida’. “No se ha escrito sobre este tema, a pesar del alto porcentaje de escritores que tiene esta tierra”, señala el escritor, que recuerda que abordar este tema, también es hacer referencia a la época posterior a la transición.

La libertad sin ataduras, la capacidad para crear, la cultura como herramienta reivindicativa y la diversión entendida en el aspecto de vivir cada momento como si fuera único son las bases sociales en las que se asienta aquella etapa en la que, además, “todos participaban de todos” hasta el punto de que la música, pero también otras expresiones artísticas y culturales, fueron generando una gran familia leonesa en torno a la Movida.

"Ganas de vivir el momento"

“Recuerdo salas llenas, cosa que ahora es complicada”. Ese ambiente regresa ahora en un libro que Vicente confiesa que le hubiera gustado que hubiera sido “el primero” de su trayectoria como escritor. Ahora, con la “perspectiva temporal” recupera la ‘Movida’ leonesa a través de ‘flashbacks’ para recuperar los “temas del pop y el rock de aquella época”. “Me lo pasé fenomenal, fue muy divertido. A parte de la escena, el movimiento más libertario de permisividad, de desenfado, de ganas de vivir el momento”, recuerda.

Todo ello frente a la situación actual, no sólo de la música o de la cultura, sino de la sociedad en general, en la que los ciudadanos se encuentran, incluso, “más controlados y manipulados”, frente a una época en la que “todo era más espontáneo” y en la que la juventud era mucho más participativa. “En este momento no hay ese espíritu. Si lo hubiera estaríamos en circunstancias diferentes”, señala

el vídeo, aquí


jueves, 5 de marzo de 2015

REGRESIONES en ILEÓN.COM


Vicente Muñoz Alvarez presenta en El Gran Café 'Regresiones', su nuevo libro

L. Castellanos | iléon.com 05/03/2015

Se trata de una crónica contada en primera persona sobre el León subterráneo de los ochenta.

Vicente Muñoz posee el don de la ubicuidad. También el de la alquimia. No hay otra explicación para esa capacidad suya para enredarse en el tiempo y entregarse a su oficio de escritor, a sus otros oficios y también a esa vida tan intensa, tan íntima y tan cómplice de la que es devoto y que le sume en un constante mar de instantes. Su biografía artística le delata como un obseso de la acción creativa más entusiasta y pone en cuestión la condena del síndrome de la página en blanco al que cualquier escritor se ve abocado. Ahí está el centenar de cuartillas que ha rellenado con trazo seguro y que, sumadas, dan contenido a una trayectoria inundada de referencias y colmada por toda clase de publicaciones. Da igual el género en el que se maneje o el proyecto que le maniate, Vicente Muñoz Alvarez no se emplea en el susodicho sino en la firmeza y la rotundidad. Es uno de esos 'pepito grillo' que toda sociedad necesita y cuya voz se amplifica por sí misma sin más ayuda que la de su propia sensibilidad, sostenida por una variedad amplia de emociones.

'Regresiones' constituye su último proyecto. Llevaba tiempo rumiándolo pero sólo ahora, cuando su vida ha cubierto las etapas suficientes y el aroma de los cincuenta se le anuncia ya, ha decido apuntalarlo. "Es una novela sobre nuestro León subterráneo de los 80, básicamente, por la que pulula mucha gente", asegura Vicente sobre su nuevo libro. "Una especie de crónica de la cultura no oficial de esta ciudad, que la ha habido, mucha, y sobre la que creo que hasta ahora nadie ha escrito un libro. Así que allá que me he lanzado y esto ha salido". La propia vivencia ha alimentado la literatura de Vicente Muñoz. La instrucción en la experiencia ha empujado muchas de las líneas que ha ideado. En 'Regresiones' aún va más lejos. Es un libro sobre él mismo. Aunque no haya en él ejercicio alguno de vanidad o arrogancia, sino esmerado manejo de la primera persona para ordenar los recuerdos y vivencias que, una vez suturados y perfectamente localizados en una etapa muy concreta, el León de los ochenta, subliman el siempre complejo ejercicio de la introspección. "Es un álbum temporal de fotos de otro mundo que no va a volver", ha escrito Pacho Rodríguez, periodista, músico y escritor leonés, que vivió en primera persona, como Vicente, muchos de los pasajes de aquel León ochentero que sacudía su modorra y abría sus puertas a una vida cultural que, quizás por su ingenuidad y su falta de rubor, se multiplicaba y forzaba el talento de sus protagonistas.

Necesitaba Vicente de la perspectiva temporal para consumar 'Regresiones'. La memoria no es siempre transparente, pero siempre es memoria. El recuerdo es exclusivo, aunque nadie le discute su cariz subjetivo. Vicente Muñoz Alvarez habla y habla de su vida y al hacerlo habla del contexto donde esta quedó ubicada. Su mirada es sincera, es tierna, es entrañable, es precisa, es emocionante. Su novela es un western... de emociones. El, ese antihéroe que ve pasar el tiempo con ansia, se mide con una realidad que le cerca, que le abre sus puertas, que le va guiando en ese despertar suyo. Vicente habla de él, y mucho. No a la manera del exorcizador que necesita ajustar cuentas con sus fantasmas y sus sombras. Vicente ejerce su oficio de narrador impulsado por el aliento de la generosidad, asombrado por lo que cunde (y deja de cundir) el tiempo y absorto y expectante ante lo que queda por venir.

Julio César Alvarez, uno de esos gurús culturales que ha practicado sus virtudes y cualidades en este León de contrastes, ha escrito el prólogo de 'Regresiones' y lo culmina de la siguiente manera: "Un canto a un tiempo que ya no volverá. De ahí su increíble magnetismo, su magia". No hay palabras que mejor describan el libro de Vicente Muñoz Alvarez.

'Regresiones' se abre con un poema que declara el propósito del libro. Lo firma Vicente para el que el concepto de género hace ya mucho tiempo que perdió su anclaje más convencional. "León / a vista de pájaro / desde/ Las Lomas / una pequeña mancha / de caminos cruzados / en el confín / 48 años / sobrevolándola / sin motor / toda / una vida". A partir de ese momento, 'Regresiones' detalla algunos de aquellos momentos que la memoria del autor ha ido amasando. Y sí. Es verdad. En el libro se cita a Los Cardiacos, a Los Flechazos, a Deicidas, a Ópera Prima, a Veredicto Final (el grupo donde Muñoz ejerció como letrista y batería), el Húmedo, el CCAN, los fanzines... Pero también se alude al detalle de una vida que pasa, que vive su transcurrir con naturalidad y que suma y suma la variedad de su circunstancia, con sus logros, y sus sinsabores, sus frustraciones y sus alegrías. 'Regresiones' desata en el lector, sobre todo en el que perteneció a aquella generación de provincias que necesitaba y reclamaba la audacia del imprevisto, un clima de complicidad, de identificación.

Es cierto, Vicente Muñoz Alvarez sólo podía haber escrito 'Regresiones' una vez que su vida hubiera construido parte de su edificio. Y ahí está el resultado. "lo voy a dejar claro (ahora que mudo de piel) ya de una vez: soy un escritor autobiográfico: lo que me pasa lo cuento, escribo sobre la marcha, vivo escribiendo y escribo viviendo y la escritura es mi catarsis, sí, pero también soy y seré siempre un caballero: el rencor no es mi punto débil, tengo otros muchos, pero ese no, el rencor no, y trato a mis recuerdos como a mis versos, con todo el respeto y cariño del mundo mundial... pero escribo, eso sí, sobre lo que vivo y pienso y deseo, lo bueno y lo malo y lo regular, y eso nada ni nadie me lo va a quitar...". Así se expresa Vicente en uno de los apartados de un libro que, además, guarda su porción final para el recuerdo de 19 músicos y escritores que también han hecho camino con Vicente y a los que este cede su propio espacio literario para que compartan con el lector su memoria.

Ediciones Lupercalia se ha encargado de la publicación de un libro que hoy vive su puesta de largo en el transcurso de una fiesta que tendrá lugar en El Gran Café y que contará con la participación de Julio César Alvarez y Los Alegres Bromistas y la actuación musical de Los Tres Norteamericanos.

Book Trailer de 'Regresiones'


Lugar: El Gran Café (primera planta). A las 21 horas

Día: 5 de marzo de 2015

Entrada: Libre


REGRESIONES en LA NUEVA CRÓNICA

Vicente Muñoz con la foto que sirve de portada del libro. | DEMIÁN ORTIZ

Los Cardiacos, el Húmedo, el CCAN, forajidos... se dan cita en el Gran Café

Fulgencio Fernández | La Nueva Crónica 05/03/2015

Vicente Muñoz presenta este jueves su novela ‘Regresiones’, un viaje literario y personal a aquel León de los 80 y la movida

Hubo un León cargado de vida, energía, ansias de vivir y mucha música que ha quedado como una especie de leyenda urbana que con el paso del tiempo confundirá la realidad y la ficción. Es el León de los 80 y los 90, el de la movida local (que la hubo y muy importante), el Barrio Húmedo, los Cardiacos, el CCAN, algunos porros y rock & roll para regalar. "Y, sin embargo, no se ha escrito nada de aquel León vibrante; se ha escrito mucho del mundo rural, los maquis, la memoria... pero nada de aquel León que a mí, tal vez porque lo viví en primera persona, me pareció fascinante, por los personajes, por la época histórica...". 

Quien lo explica es Vicente Muñoz Álvarez, polifacético creador leonés: músico, editor, poeta, novelista... "y lector empedernido, en aquella época iba de las lecturas a las vivencias sin solución de continuidad. Los ochenta significaron para mí una forma diferente de entenderme, a mí mismo, y también para entender ahora por qué estoy aquí, por qué soy, quien soy, cómo soy, todo". 

Aquellas vivencias se han ido cimentando poco a poco y hoy son la materia prima de la novela ‘Regresiones’, que esta tarde presenta en el Gran Café (a las 21 horas), con la presencia del autor, también del prologuista (de Julio César Álvarez) y un buen número de los 19 colaboradores del epílogo.


Y música en directo. No podía faltar en una cita así, de la mano de Los Tres Norteamericanos, todo ello con entrada libre. 

La biografía de Los Tres Norteamericanos es singular, se dice de ellos que son "una banda de forajidos buscados ya por todo el condado de León, entre El Crucero Fort y Torío River. Asaltan los escenarios de los salones más elegantes y a sus miembros se les conoce por sus alias Silvi Temple, Alice Cancan y Slowy González. Su estilo de rock al galope no deja supervivientes: es el temido Gringo Garaje, un ritmo que sólo conocen los que han disparado con Leone, Peckinpah, Reed, Berry y otros asesinos. Les suele acompañar el sheriff renegado del desierto de Áridazona Dogo". 

Merece la pena la velada, que además ofrece un viaje gratis a los ochenta.