viernes, 22 de agosto de 2014

MIXTURA (De Blues)



mézclalo todo dentro de ti, tus sentimientos, tu vida y pasión, tu pasado y tus experiencias, tus regresiones y fantasmas y traumas y miedos, tu ira y tu felicidad, las personas que has amado y las que te han amado a ti, lo que queda ya atrás, mezcla la literatura y la música, la poesía y las tormentas, la sequía y la lluvia, el amor y el desamor, el arte y la ensoñación, mezcla tus fobias, obsesiones y recuerdos, infiernos y cielos, mézclalo todo, tu vida, los 70 con los 80 y los 90 y el resto también, mézclate tú con ello, intégrate y disgrégate, tus amigos de hoy y de ayer, los corazones que te iluminaron, los cuerpos que te dieron placer, las pieles que rozaste, las que te hicieron sufrir, el presente, lo que hay y lo que fue... y luego sepáralo todo para quedarte con la esencia, lo que eres aquí y ahora, estos latidos, este momento, el tiempo que erosiona y desgasta y renueva, cómo pasan los días, lo que pudo ser y no fue, mézclalo todo dentro de ti, y ahí estárás tú (y por supuesto yo también): hora de arrancar de nuevo...


Vicente Muñoz Álvarez

LO QUE QUIERAS OIR: Pistones.

jueves, 21 de agosto de 2014

EXTRAÑOS EN TU SOMBRA (En las Hoces de Vegacervera)



joder, Extraños en tu sombra, qué increíbles recuerdos me trae... quince o dieciséis años y aquella bizarra acampada en las Hoces de Vegacervera... yo creo que de las primeras veces que salíamos así, en tiendas, con víveres y toda la peña... pensábamos estar una semana, pero a los dos o tres días (absolutamente descontrolados) se nos acabó la comida y la guita y supimos por vez primera lo que era pasarlas putas... y en aquel bar del cruce en medio del pueblo (y de la nada) estábamos, apurando las últimas birras y pinchando una y otra vez esa canción, Extraños en tu sombra, de los Cardiacos... pero no, no era esa la historia que os quería contar... quería contaros la de ese grupo, los Cardiacos, lo que supuso para los chinorris leoneses de aquel tiempo, aquella generación, aquella iluminación, ellos y los Ramones, a los quince o dieciséis años, marcando nuestro destino: Lo tienes claro, Noches de Toisón, Volver al colinón, Conexion (que me arrastra de cabeza a su vez al autocar que nos llevaba a esquiar a San Isidro en invierno: con ello, porque la pìnchaba hasta la saciedad mi colega César entonces, la asocio), La reina de la anfeta, Salid de noche... pasan los días, las semanas, los años, muchos, muchos años, y ellos siguen ahí, los Cardiacos, con los que crecí en aquel León provinciano, en aquellos lisérgicos años 80, aquellos irrepetibles años 80... vuelvo ahora del monte con Andrés, de nuevo estas rutas agotadoras pero imprescindibles de monte con mi hermano Andrés, y al llegar a casa, doblado pero contento, pincho de pronto Extraños en tu sombra, a saber por qué me lo ha pedido el cuerpo, y es oír los primeros acordes del tema y volver flashback tras flashback hacia atrás como un torbellino, principios de los 80, las Hoces de Vegacervera, cómo nos gastamos la guita de una semana en dos o tres días, aquel bar en el cruce en medio del pueblo (y de la nada), los Cardiacos y Extraños en tu sombra... vuelvo y vengo y marcho y voy y soy y estoy... sigo, con mis extraños y sombras a cuestas, el camino...


Vicente Muñoz Álvarez



EXTRAÑOS EN TU SOMBRA: Los Cardiacos.

miércoles, 20 de agosto de 2014

CONVALECER (El placer de D'Annunzio)




más o menos, sí, va pasando el diluvio, vuelve la náusea a veces, como los malos recuerdos, pero algo dentro de mí dice que basta, que hay otros mundos en este, otras visiones, modos y sensaciones, formas de ver, y entro en fase de convalecencia, como en El placer, la novela de D'Annunzio que tanto me gusta, esa agridulce vuelta a la vida, cómo cada cosa tiene su símbolo y analogía, hasta el dolor, todo tiene su analogía, todo fluye y continúa, todo muere y renace, todo continúa, y yo con todo ello sigo, no sé hacia dónde ni cómo (mejor ni pensarlo), pero sigo, contra viento marea sigo, y mi sombra detrás, lo que pudo ser y no fue, las puertas que no abrimos, los caminos que dejamos atrás (dónde lleva la dirección que no tomo, se preguntaba Kerouac) y las cerraduras y las ataduras y las herraduras, todo mezclado y amalgamado dentro de mí, lo bueno y lo malo, el ying y el yang, la tormenta y la calma, el viento y la furia, el amor y el desamor, todo dentro de mí (y por supuesto de ti), somos lo que somos, fuego y ceniza, hielo y pasión, pero estamos, los que seguimos estamos, y también eso, como el resto, hay que contarlo...


Vicente Muñoz Álvarez

VERSUS (Forever changes)




o dicho
de otra manera

quiero a la gente
que me ha querido

para
siempre

no lo puedo
evitar


Vicente Muñoz Álvarez

DESPUÉS DEL DILUVIO (Reloaded)




porque al fin
y al cabo
es el amor

y sus distintas
visiones

 lo que gobierna
el mundo

fluye
con él

será

(aunque duela a veces)

más bello
el camino


Vicente Muñoz Álvarez

(FORJA DE) REBELDES




para Gabi

pienso ahora
en esos poetas malditos
incomprendidos suicidas

pienso en ellos
ahora

mi norte
y deriva

en sus palabras
sus gestos
su insurrección

pienso
en lo que debieron sufrir
y lo reconozco

son
mis maestros

sangre
para los cuerdos

conjuras
contra los necios

los llevo
en el corazón


Vicente Muñoz Álvarez

martes, 19 de agosto de 2014

lunes, 18 de agosto de 2014

EL ANSIA




ansiedad
y vértigo
esta noche

vértigo
y ansiedad

me levanto
y me acuesto
y me levanto de nuevo
y me vuelvo a acostar

pero sangran
las sábanas
las paredes
se agrietan
y me vuelvo
a levantar

fumo
me empastillo
deambulo
por el pasillo
a oscuras
y me vuelvo
a acostar

pero sangran
los ojos
los poros
se incendian
quema
la ansiedad

levántate
y escribe

me digo

vomítalo

lo has hecho
otras veces

escribo

y me vuelvo
a acostar


Vicente Muñoz Álvarez

TREGUA




A veces,
justo en medio
de la desesperación 
y el caos,
cuando todo parece
irrevocable 
y perdido,
la vida nos concede
una pequeña tregua:

la clave de un poema
los preparativos de un viaje
la llamada de un amigo
la magia de un atardecer.

Días de luz en los que,
sin saber por qué,
se declara el alto al fuego
y todo parece
fluir de nuevo en tu interior.

Aunque en el fondo,
en lo profundo,
se siga escuchando
el fragor de la lucha.


Vicente Muñoz Álvarez, de Privado (Baile del sol, 2005).


domingo, 17 de agosto de 2014

POSO




baja
al fondo

la ira
el desencanto
la náusea
el vértigo
 la sinrazón

queda flotando
el dolor

tanta

tristeza

pero hay
otros mundos
en este

me digo

recupéralos


Vicente Muñoz Álvarez

cover by Odilon Redon

viernes, 15 de agosto de 2014

DEDO (Corazón)



el que daban a oler a la peña los colegas más salidos y precoces de la pandilla, a los catorce o quince años, recién sacado de algún sexo (casi) inocente de mujer... mira que éramos cabrones y machitos, me digo, vaya aprendizaje e inicio a la vida adulta, no debió ser así... pero lo cierto es que fue... y tal cual, como el resto, os lo cuento... dedos impregnados de flujo, sí, los que algunos colegas, los que más pillaban por aquel entonces, daban a oler como prueba fehaciente de su hombría y saber ligar a la peña, restregándoselos triunfantes por la nariz, y nosotros, los tímidos e inexpertos todavía, nos escojonábamos y al mismo tiempo amilanábamos pensando en cuándo llegaría nuestra ocasión... dedo corazón de la mano derecha (o izquierda, para los zurdos), al anochecer de rancios guateques en casas de amigos y amigas a finales de los 70, a los catorce o quince años, dedos que a los chinorris nos amedrentaban y hacían enrojecer, dedos acusadores, hoy, en el corazón... jodida adolescencia la nuestra, pienso, recién salidos de la dictadura y del cascarón, recién estrenada la Transición, llenos de complejos y dudas, de no saber ser ni hacer ni estar, de 40 años de opresión mal digerida, de engaños y traumas y represión... todavía recuerdo, entre la vergüenza y la culpa, aquel penetrante olor...


Vicente Muñoz Álvarez

DÍAS DE RUTA en CULTURAMAS


jueves, 14 de agosto de 2014

EL CUERVO (Reloaded)



qué acaba
con el amor

qué pequeños
detalles cosas

qué se tuerce
cambia contamina

qué lo marchita
entorpece elimina

qué acaba
con el amor

me pregunto

y un cuervo
más negro
que la noche

sobre el busto
de Palas

responde

nevermore

nevermore


Vicente Muñoz Álvarez

EL AMOR VERDADERO (Y los pinches tiranos)



me hago
mayor

aunque no
me lo crea
me hago mayor

sin haber sabido
conservar el amor
(verdadero)

y entretanto
me he dejado en el intento
la piel

y queman tanto
los restos

(dónde las palabras
las promesas los gestos)

quizás para
la siguiente

reencarnación


Vicente Muñoz Álvarez

miércoles, 13 de agosto de 2014

FESTIVALES DE EUROVISIÓN (Y los rayos catódicos)


Julio Iglesias, Karina, Jaime Morey, Mocedades, Peret, Sergio y Estívaliz, Braulio, Micky, José Vélez, Betty Missiego... hasta ahí recuerdo, ni antes (la edad dorada: Raphael, Massiel, Salomé) ni después (a partir de la Missiego, en 1979, con trece años, perdí el interés), pero a todos los que he mencionado sí, les recuerdo muy bien, aquellos míticos Festivales de Eurovisión de los años 70, sangre para la máquina de la dictadura, nueva carne para la de la transición, que convocaban año tras año, como pocos otros acontecimientos de entonces, a millones de españoles frente a la pantalla del televisor... entre ellos nosotros cuatro, mi familia, mi hermana, mis padres y yo, hipnotizados (como el resto de los contribuyentes) frente al tubo de rayos catódicos, tragándonos aquellas interminables sesiones y esperando y comentando (y renegando de) las votaciones (siempre injustas para nosotros, misterios del régimen) y recuentos de puntos... patatas fritas y aceitunas y pipas y refrescos y cervezas junto al sofá, y aquellas veladas inolvidables de mi niñez videando los Festivales de Eurovisión en los estertores de la dictadura, mi hermana, mis padres y yo, unidos todos por la causa... y la causa entonces eran ellos, nuestros representantes, Julio Iglesias (con su almibarada Gwendolyne, cuarto puesto), Karina (con la psicotrónica En un mundo nuevo, segundo puesto), Jaime Morey (con la casposa Amanece, décimo puesto), Mocedades (con la colosal Eres tú, segundo puesto), Peret (con Canta y sé feliz, la más divertida de todas, segundo puesto), Sergio y Estívaliz (con la inocente Tú volverás, décimo puesto), Braulio (con la chirriante Sobran las palabras, decimosexto puesto), Micky (con la enrolladísima Enséñame a cantar, noveno puesto), José Vélez (con la inefable Bailemos un vals, noveno puesto) y, la joya de nuestra (recién estrenada) corona, Betty Missiego (con Su canción, como un mal viaje de tripi, segundo puesto)... luego, a partir de entonces, llegaron el Barrio Húmedo y la Movida y Veredicto Final y mis primeros amores y la noche leonesa, que me desviaron por completo de aquellos bizarros Festivales de Eurovisión... pero recordarlos hoy es recordar, con más intensidad que con ninguna otra cosa, la familia y la inocencia y el despertar a la vida y a la transición, que al fin trajo aires y colores nuevos...


Vicente Muñoz Álvarez

LAUREN BACALL

martes, 12 de agosto de 2014

SESIONES DE ESPIRITISMO (A medianoche me llevaré tu alma)


sobre las lápidas cubiertas de liquen de las tumbas del cementerio de Mirantes de Luna, a medianoche, hacíamos espiritismo... la instigadora y médium de la pandilla era Chavela, alta y mística y desgarbada, aficionada a la magia y a la brujería e influenciada por el Doctor Jiménez del Oso, que por aquel entonces, finales de los 70, presentaba en la televisión un programa de parapsicología titulado Más allá... después de cenar con nuestros padres en el camping del Náutico, nos reuníamos en la fuente y ascendíamos la pronunciada cuesta que desde las ruinas de Mirantes (abandonado desde los años 50, debido a la construcción del embalse), por un camino de piedra entre las sabinas, conducía al viejo cementerio... y allí, en aquel siniestro camposanto, a la luz de la luna, organizábamos las sesiones... Chavela, medio en trance, colocaba alrededor de un vaso, sobre una lápida, las 27 letras del abecedario recortadas en papel, nos pedía que entrelazáramos en círculo nuestras manos, colocaba el dedo índice sobre el vaso e invocaba con los ojos entornados a los muertos... y entonces, a veces lentamente y otras a toda velocidad, dependiendo de la intensidad de su trance, el vaso comenzaba a moverse en espiral, señalando letras y componiendo amenazadoras frases y palabras... doce y trece y catorce años, tendríamos entonces, aquellas noches de verano en el Pantano de Luna, con el cielo en lo alto sembrado de estrellas, las luciérnagas destellando entre los arbustos y los grillos cantando insistentemente a nuestro alrededor, y allí, en aquel cementerio olvidado, realizábamos las sesiones... casi siempre de guasa, es cierto, pero alguna que otra vez, también, acojonados por las palabras que los espíritus de los muertos nos iban revelando... quién y cuándo y cómo, por ejemplo, iba a morir primero, quién tendría una enfermedad o accidente o, lo más habitual, dónde y cómo estaban nuestros familiares fallecidos... a medianoche me llevaré tu alma, me llevaré tu alma, recuerdo que susurraba Chavela con voz cavernosa a menudo, para caldear el ambiente, cuando veía que nos reíamos o no estábamos concentrados, y nosotros, entonces sí, nos cagábamos de miedo al escucharla... aquellas palabras (que eran el título de una pavorosa película de José Mojica Marins) sí que nos daban miedo (y ella lo sabía y utilizaba), aquella lúgubre amenaza entonada como un mantra en la noche, no el vaso (manipulado descaradamente por ella) ni las profecías impostadas de los muertos ni las lápidas roídas del cementerio, sino aquellas ominosas palabras, a medianoche me llevaré tu alma, me llevaré tu alma, que aún resuenan en mi memoria, y seguramente en la de todos mis compañeros...


Vicente Muñoz Álvarez

domingo, 10 de agosto de 2014

SMASH (Y los hombres de las praderas)


cómo había podido perderme hasta ahora este fantástico documental, Underground: la ciudad del arco iris (2003), no lo sé, porque desde hace mucho tiempo adoro a los Smash, pero lo cierto es que así había sido hasta que hace unas semanas mi colega Jab me habló de él, del documental de Gervasio Iglesias, y al final, esta tarde de domingo gris, lo he videado y disfrutado por todos sus sitios... los Smash, el grupo fetiche del rock progresivo español de los 70, y todo lo que giró entonces a su alrededor: la recepción de la cultura hippie y underground californiana en los estertores del régimen franquista (vía las bases militares norteamericanas en la península), del hippismo y el ácido, la fusión del rock y el flamenco, las patillas largas y las melenas al viento, la psicodelia y el blues... y por encima de todo eso, como primera y esencial consigna, la libertad... aún era yo un niño cuando todo eso sucedía en Sevilla, nuestro Frisco particular, y no pude por desgracia estar allí, pero pronto, a mi manera y en la transición, viví en el Barrio Húmedo mi acid test personal, la psicodelia y el rock, El Toisón y La Cantina, Los Cardiacos y los Deicidas, Buffalo y los Salamanders, el CCAN y la tila, las patillas y el pelo largo... y los Smash, entre otros muchos, siempre presentes los Smash, faros y pioneros...


benditos
hombres de las praderas


Vicente Muñoz Álvarez

CAPITALISMO



lo que
te quieren
vender

lo que
te sugieren
está bien visto
 hacen los otros
pide la sociedad

y lo que
te quieren
comprar

el corazón

elige
el camino


Vicente Muñoz Álvarez

viernes, 8 de agosto de 2014

CIMA




el amor

como todo
en la vida

nace
y crece
 y evoluciona
y se marchita

el amor
se marchita

quedan
los poemas
las fotos
el calor
quedan
las sonrisas

en algún
limbo lejano

inmortales

como
los retratos

quedan
las sonrisas


Vicente Muñoz Álvarez

CONDESA MORFINA (Reloaded)




se clava dentro
la espina hiela
la carne el cerebro
sangran los ojos
las neuronas duelen 
los golpes la entropía

la rosa

tanto

y el corazón


Vicente Muñoz Álvarez

jueves, 7 de agosto de 2014

ANNABEL LEE: Radio Futura.

CONDESA DATURA



llévame
 en tus brazos

Condesa
Datura

allá lejos

donde no exista
el dolor

llévame

Condesa

llévame


Vicente Muñoz Álvarez

EL RITMO CONTINÚA: Los Cardíacos.

AHORA QUE MUDO DE PIEL (Aviso a los navegantes)


lo voy a dejar claro (ahora que mudo de piel) ya de una vez: soy un escritor autobiográfico: lo que me pasa lo cuento, escribo sobre la marcha, vivo escribiendo y escribo viviendo, y la escritura es mi catarsis, sí, pero también soy y seré siempre un caballero: el rencor no es mi punto débil, tengo otros muchos, pero ese no, el rencor no, y trato a mis recuerdos como a mis versos, con todo el respeto y cariño del mundo mundial... pero escribo, eso sí, sobre lo que vivo y pienso y quiero, lo bueno y lo malo y lo regular, y eso nada ni nadie me lo va a quitar... adiós a las armas, todos amigos, viva el amor (libre o no), pero escribiré siempre sobre eso, lo que vivo y pienso y quiero, lo bueno y lo malo y lo regular, y eso nada ni nadie me lo va a quitar... puedo escribir los versos más tristes o cantarle al amor que ilumina, llegado el caso, porque soy un corazón rebelde y todo lo somatizo, pero puedo hacerlo también, y lo hago y haré, a todo lo que sufro y me duele y lastima... y eso, aviso a los navegantes, nadie me lo va a quitar... lo digo desde aquí y ahora, para mis pocos lectores, pero lo hago público ya: para lo bueno y lo malo me desangro, dejo mis vísceras y mi corazón en ello, y como vivo de otra cosa, digo lo quiero y me permito las licencias que quiero y escribo siempre (con respeto, eso sí) de lo que quiero... que pago por ello un alto precio, lo sé y asumo, y que así no medraré jamás, también, pero, hermanitos/as, siempre que leáis algo mío será pura sangre, contaminada o no, pero sangre pura... y pura libertad...

sobran
los malentendidos


Vicente Muñoz Álvarez

PALIMPSESTO


arden los corazones
los senderos se bifurcan
la tierra se agrieta
cambian las metas
las direcciones duelen
las pérdidas los desengaños
lo que pudo ser
y no fue

el gesto

sin embargo

permanece


Vicente Muñoz Álvarez

martes, 5 de agosto de 2014

VÉRTIGO


vuelvo lentamente a la luz... lenta, muy lentamente, de entre los muertos vuelvo la luz, a fuerza de buenos amigos (y, por supuesto, madre y hermana, siempre presentes), unos y otros y otras siguen ahí, pasa el vértigo, la náusea en la garganta cesa, la cabeza hace su criba, y vuelvo a ser, contra vientos y mares, de nuevo yo mismo, no el fantasma que en los días pasados fui... el ritmo continúa, lo sé por experiencia, soy un superviviente, claro... pero a veces asfixia esta sensación de vértigo, ah, el vértigo, viejos amigos, el vértigo y yo, y los aliados que suelen a menudo librarme de él... una canción, por qué no, Autosuficiencia tal vez, de Parálisis Permanente, o Golpes, de Gabinete Caligari, viejo zorro (casi) plateado de los 80 con mis fetiches eternos a cuestas... algún día, imagino, algo de esto me tumbará, pero entretanto sigo aquí, preguntándome si soy el último habitante del planeta, el único friki y soñador... pero no, me dicen y me repito, antes que tú, desde que el mundo es mundo pasa lo mismo, suele pasar siempre lo mismo, o parecido, y nos parece en cambio que el nuestro es el único y definitivo dolor... vienen mis viejos colegas a casa, alarmados por mi ausencia, a sacarme de mí, y me levantan a fuerza hostias y palabras sabias y me arrastran al monte o en bici por la tierra y descubro todavía, en medio de la tempestad, cosas y gente que aún merece la pena y el sol sigue ahí, aunque no lo vea nítido todavía, aún sigue ahí, guiñándome un ojo (de membrillo) y brillando protector en lo alto... y sigue también, tumbada siempre a mis pies, Wendy, mi perra fiel de poder, y alguna semilla germina de nuevo, pese a esta deriva eterna (y errabunda), al fondo de mi corazón...

no todo 
está perdido

me digo

a pesar
de la avidez
de la erosión


Vicente Muñoz Álvarez

lunes, 4 de agosto de 2014

FRIENDS


en Pozos de la Cabrera
con Julio César Álvarez
Felipe Zapico
Gsús Bonilla
 Eugenio Marcos Otereuelo
& Wendy

AUTOSUFICIENCIA

GARRAS (Humanas)



la historia se repite
(y seguro que te suena)

no quieres lo que
los demás quieren
lo que te intentan vender

hijos boda
hipotecas
servidumbres
compromisos
planes de jubilación

sólo amor
verdadero

desengáñate

ya

no es
suficiente

ni eres
el primero


Vicente Muñoz Álvarez

LOS FIELES



el puto
desamor

el jodido
y puto
desamor

no se puede vivir
sin amor
(decía el Cónsul en Bajo el volcán)
pero tampoco con él
pienso

y quema
tanto
este frío

sólo Wendy
y los fieles
permanecen

por ellos
brindo


Vicente Muñoz Álvarez

photo by Julia D Velázquez

SALDO


por pedirle demasiado a la vida 
me he desgastado tanto 

por perseguir ciego un reflejo 
no he alcanzado la meta 

por confiar tanto en la gente 
me siento un extraño 

por desear siempre el mañana 
no he disfrutado el momento 

por esperar tanto del mundo 
he tropezado en su muro 

por no llevar careta 
estoy pagando un precio


Vicente Muñoz Álvarez,
de Días de ruta
(Ediciones Lupercalia, 2014)


KEVIN MACDONALD

viernes, 1 de agosto de 2014

miércoles, 30 de julio de 2014

PUTOS PANCHOS (Motores del mundo)


Cesarea Evora, Edith Piaf, Tom Waits, Nina Simone, Joan Baez, Nick Drake... y Los Panchos... esos putos Panchos, de los que más me duelen, siempre, en el corazón... porque rockero a muerte y más hippie que el viento, sí, pero antes que eso, también y aunque me pese, romántico y soñador... y ahí están ellos, Los Panchos, en los momentos duros, para estrangularme con saña el corazón, dulce condena... sólo acudirás a ellos, como a la Virgen de los que a nadie tienen (o el Cónsul suplicando: one cannot live witouth love), cuando estés perdido y solo, justo cuando no deberías hacerlo, pero es así, sólo entonces lo harás... y sólo entonces, de veras, les entenderás... todo el dolor y la tristeza y la nostalgia y la saudade que se encarnan en ti, ellos te la cantarán, putos Panchos, expertos en dinamitarte el corazón... ay, el amor y el desamor y los animales perdidos... golpea la piedra, golpea la piedra, me digo, siguiendo a los maestros antiguos, hasta que no sangren tus nudillos, pero están ellos ahí, Cesarea y Edith y Tom y Nina y Joan y Nick y Los Panchos y algunos otros más, por mucho que golpee y me endurezca, ellos y sus canciones (o el amor y el desamor) siguen ahí... siguen ahí...

y son los motores 
del mundo


Vicente Muñoz Álvarez

SIN UN AMOR: Los Panchos.

NORIA


la vida da muchas vueltas
recuerdo que me decían
siempre de niño

y yo no lo entendía
por aquel entonces
la verdad sea dicha
me importaba un carajo

la vida da muchas vueltas
no dejo de repetirme
ahora

gira la noria

sin más

con ella voy


Vicente Muñoz Álvarez

martes, 29 de julio de 2014

COSECHA (2014)


escribir
como un poseso
desde hace 30 años
y no comerme un rosco
(salvo entenderme yo mismo)

amar
y ser
y estar
(pero no parecer)

y seguir
buscando
dentro de mí

calabazas
en el camino


Vicente Muñoz Álvarez

AVE FÉNIX (Los que van a vivir te saludan)


para mí

hasta aquí
llegaron las lágrimas

el fuego
las cenizas

ahora

una vez más

de nuevo
las sonrisas

por ello
brindo

(o qué cojones 2014)


v