lunes, 25 de julio de 2016

CROMOSOMA 16



absolutamente ridículo
y fuera de lugar todo

la humanidad
la hiprocresía
la bestialidad

todo

absurdo
y ridículo

repito

si preguntan por mí
dí que no estoy


Vicente Muñoz Álvarez

domingo, 24 de julio de 2016

UTOPÍA



las palabras

convaleciente diletante
romántico opiómano
quimérico mágico
homúnculo símbolo
anacrónico limbo
fascinación arrebato
decadente laguista
mística espíritu
lánguido ocaso
éxtasis láudano
magnético búsqueda
esplín balneario
rapto nostalgia
médium poesía
anarquía utopía
esencia grial
musa ideal

esas palabras


Vicente Muñoz Álvarez

MASKS


Homenaje a ese particular subgénero cinematográfico made in Italy llamado giallo, hoy en día prácticamente en desuso, Masks (2011), de Andreas Marschall, nos ofrece un muy bien orquestado espectáculo de crímenes truculentos, una magnífica banda sonora y un guión retorcido y elaborado, además de unas logradas interpretaciones, cumpliendo sobradamente su objetivo.

Más en la línea de Dario Argento (sobre todo de Suspiria, a la que sigue de cerca, tanto en ambientación y atmósfera como en el propio argumento) que de Mario Bava, la película de Marschall nos introduce en un universo de alucinaciones psicodélicas y tenebrosas visiones, de asesinatos bizarros y pistas engañosas, con una complicada trama que se va clarificando a lo largo del metraje y un final sorprendente y estremecedor.

No abundan, desde luego, este tipo de películas en la actualidad (caben destacar al respecto El extraño color de las lágrimas de tu cuerpo y Amer, de Hélène Cattet y Bruno Forzani, todo un ejercicio de estilo), y la mayor parte de los intentos que se han hecho para resucitar el giallo han salido bastante peor parados.

No es, de acuerdo, una obra maestra, pero sí un digno e interesante homenaje al género, que hará las delicias de los amantes de las emociones fuertes.

Vicente Muñoz Álvarez

Trailer in You Tube:


viernes, 22 de julio de 2016

EL MERODEADOR según MAREVA MAYO



Hola, Vicente:

Hoy he empezado El merodeador, a esa hora de comer cuando no se tiene hambre y no se distingue mucho si el sol sube o baja... si la luz entra o huye. Y me atrapó completamente, no lo solté hasta las últimas palabras "resuenan sus pasos dentro, atravesando lentamente el pasillo" y oí ese crujido penetrar desde las montañas y las grietas de ésta vieja casa e instalarse aquí y volver a pasar las páginas de El merodeador en una especie de atemporalidad y lava.

Me fascinó ese continuo rubor y exalto de la palabra, de la herida de la palabra, su magia, su cárcel, en esa guerra del existir, y cómo a veces entraba en una inquietante claustrofobia y precipicio y angustia al leerte, cómo se evaporaban de la atmósfera esos esqueletos que convertiste en música y en palas para partir el hielo, y luego algo siempre en tu escritura, devolvía un movimiento, un candor, una razón para seguir, para apartar durante un vino noctámbulo el laberinto y ser su sinestesia. 

Y me llenó de escalofríos la honestidad con la que a veces te hundías el cuchillo y rompías el espejo, sentí una épica sinceridad, más allá de lo que supuestamente nos conviene y de la vestidura y el rol y lo social... un ir camino de fuego. Y esa cacofonía y amanita, ese aullido, que vinculaba cada capítulo a algo más allá, incluso de la narración, como en esa guerra del ser universal y fulminante. También disfruté de los golpes que lanzaste al sistema capitalista y a la sociedad que se agacha y se hace un ángulo recto. Y el capítulo del vagabundo me sacó las tripas.


Mareva Mayo

A la venta en:


jueves, 21 de julio de 2016

DE TUMBAS & DERRIBOS




no sé por qué, pero frente a la adversidad, nosotros, los escritores, creamos y nos crecemos... quizás porque sólo con abundantes dosis de frustración seamos capaces de alcanzar, contagiados hasta la médula de literatura, el éxtasis necesario para crear, lo cierto es que mirando a mi alrededor, a mis colegas del gremio, me veo reflejado en la misma espiral: derribar para construir, destruir para edificar... se nos cae la casa encima, se derrumba nuestro techo, nuestro mundo se hace añicos, se nos clavan las palabras, se nos hunde la autoestima, se nos pierde la mirada, se nos parte el alma trozos, se nos rompe el corazón... no lo sé, no sé por qué, pero es sin duda un mal endémico del escritor, vivir hacia dentro cuando la vida, obviamente, está fuera, y eso, todos lo asumimos, no da mucha seguridad... 

don
y maldición

me repito

las dos caras
de la misma moneda


Vicente Muñoz Álvarez

miércoles, 20 de julio de 2016

CANSADO DE ESCUCHAR



tres cuartas partes
de lo que oímos

absolutamente
prescindibles

cuando no
dañinas

cansado
de escuchar


Vicente Muñoz Álvarez

martes, 19 de julio de 2016

AMENAZA EN LA SOMBRA



Inquietante y oscura como la tumba donde yace mi amigo (parafraseando a Malcolm Lowry), Amenaza en la sombra (Don't look now, 1973), de Nicolas Roeg, es una de esas películas que, por su atmósfera desasosegante, nunca se olvidan.

Como en una tragedia griega, todo, desde el comienzo mismo del film, visiones, premoniciones, accidentes y pistas, está abocado al desastre y nos conduce, con un ritmo deliberadamente pausado, al fin de la noche, regalándonos una secuencia final que pone los de punta y clarifica los muchos interrogantes que hasta ese momento se han planteado.

Una Venecia espectral (muy distinta a la que se nos muestra en los folletos turísticos: sucia, siniestra, laberíntica y decadente), un guión envolvente (inspirado en una historia de la gran Daphne du Maurier), las interpretaciones magníficas de Donald Sutherland y Julie Christie (que se marcan, por cierto, una escena de cama antológica), la sobria dirección de Roeg y el aura de tragedia inminente que envuelve todo el metraje, hacen de esta película no demasiado conocida una obra maestra del cine de suspense y una rara avis en cualquier filmoteca.

Ideal para videar acurrucado en el sofá algún anochecer tormentoso y otra de mis recomendaciones 5 estrellas.

Vicente Muñoz Álvarez

Don't look now (completa) in You Tube:


domingo, 17 de julio de 2016

NUEVAS AVENTURAS


nuevo libro pronto en la calle (al margen de GAS: Antología personal 1999-2016, que editará Lupercalia en Octubre), y esta vez algo ultra bizarro y muy especial... David Cronenberg, Aleister Crowley, H.P.Lovecraft, Charles Burns y Clive Barker como guías, y la nueva carne, horror genético, runas y pentagramas, predicadores, mutaciones, túneles y galerías... la biblia (negra) en verso... e ilustrado, además, por ese prodigio llamado Andrés Casciani... 

seguiremos informando

EL MERODEADOR según FRANCISCO RAMÓN HERNANDO GUERREO



LA INQUIETUD

A Vicente, el merodeador.

En los comienzos...

Nacen cien mares.
El vértigo sutil
es terreno del nómada
en barbecho. Un horizonte
pintado de paréntesis,
de melancolías sin nombre propio.
Todo oídos, el circuito sempiterno,
en combustión, con vuelo libre.
Dispersión, vulnerabilidad,
delirio, mérito, heroicidad.
Mil experiencias frente a frente.
Nacen cien desiertos,
escudriñados con intensidad,
inercia, frenada a fondo.
La interioridad resecada,
tropiezos. Cierras el libro
hasta la próxima
y recuerdas que la literatura
es cosa de dos.
Nada de mi mismo.

Al final...

Para el prisionero,
una espiral solo tiene puerta de entrada.

El libro de Vicente es un libro poderoso,
que conmociona, que entrecruza los estados 
de ánimo del autor y el lector,
con toda la naturalidad del sentimiento, 
real o ficticio, que más da. 
Sentimientos inquietantes, intensos, 
sin escatimar esfuerzos, para no ser abducido 
por las consecuencias de su resbaladizo 
enfoque de la vida.
Una trayectoria difícil llena de curvas, 
que a base de girar y girar sobre sí mismas, 
adquiere rango de espiral.
El encuentro y la pérdida de sí mismo, 
cien, mil veces, a diario. 
El avance en círculos que dejan 
nuestras expectativas mal paradas. 
Frente a frente el individuo, 
despojado, sin protección, 
en el laberinto del yo.

P.D. Tremendamente interesante el libro 
de Vicente Muñoz Álvarez.


Francisco Ramón Hernando Guerrero


miércoles, 13 de julio de 2016

NECRÓFAGOS



hay cosas que atraviesan
como dagas envenenadas
el corazón

palabras posturas gestos
que se enquistan
como parásitos
en la cabeza

deberes sin terminar
preguntas sin responder

por qué y cómo
y cuándo y dónde
y quién fue la víctima

o mejor dicho

qué es
ser la víctima

qué


Vicente Muñoz Álvarez

EL MERODEADOR: Fragmentos (3).



Es de noche. En la estación. Hace frío y nuestro hombre ha encendido una pequeña hoguera entre las ruinas. Bebe. Apura a grandes sorbos su tercer cartón de vino mientras observa como hipnotizado esas sombras largas y distorsionadas que proyectan las llamas en la oscuridad, esos cuerpos famélicos y horribles, de asesinos, de merodeadores y monstruos, hasta que le va venciendo el sueño, se le cierran los ojos, cabecea y se baba y vuelve a abrirlos, ve de nuevo chispas rojas que se elevan, que gravitan, que dan vueltas, figuras extrañas, crepitantes, y se tumba en el suelo y se arrebuja todo en trapos hasta que se queda al fin dormido... Y entonces yo me acerco y veo su cara de niño asustado iluminada por la luz de esa fogata que se extingue, veo sus párpados morados, su rostro hinchado, le veo soñar inquietamente, borracho, enfermo, helado, acurrucado en su abrigo y tembloroso frente al frío, desahuciado, solo, esperando que amanezca... Y miro a mi alrededor y pienso que allí, en la estación, ya no hago nada, que no puedo hacer nada, que en realidad yo no soy nada, licenciado, escritor, periodista, representante, ventrílocuo, opositor... y decido yo también intentar dormir un rato, apagar ya de una vez el flexo y acostarme... sosegarme... poner punto final.


Vicente Muñoz Álvarez, de El merodeador (ACVF editorial, 2016).



martes, 12 de julio de 2016

GUIÑOL



la política
el fútbol
las tetas
las cunetas

males endémicos
de este país


Vicente Muñoz Álvarez

ANIMALES PERDIDOS con CÉSAR FERNÁNDEZ CARNERERO



Este poemario es un estallido de realidad, honestidad y vida. Concentrado en poco más de cien páginas y dividido en tres estupendos apartados (Infierno, Purgatorio y Cielo) recoge las fases que atraviesa el poeta tras una ruptura sentimental. Poesía realista, de corte autobiográfico y de inmensa calidad, made in Spain.


miércoles, 6 de julio de 2016

DE GESTAS & GESTOS



es curioso ver cómo va dejando poso y curte y a la vez desgasta y erosiona el tiempo, lo pienso estos días, cuando mucha gente que quiero de esta ciudad cumple años de increíbles proyectos, 20 o 30 nomás, los que ayer éramos niños y pensábamos que esto no iba a llegar, hijos sietemesinos de la democracia, ahora perros de la lluvia o lobos de mar... es extraño comprobarlo y sentirlo y verlo, sí, y por lo que me toca os aseguro que me cuesta creerlo, pero es la verdad, todo es efímero y pasajero y el tiempo pasa y desgasta, tic tac... pero hayamos llegado a donde hayamos llegado en nuestro barco, con más o menos fortuna o éxito, lo que importa sin duda son las gestas y gestos, y de eso, todavía, queda mucho por contar...

seguimos

mientras

soplando las velas


Vicente Muñoz Álvarez

BEATNIKS & MALDITOS en POETRY MUSIC RADIO



Miércoles 06.07.16 tenemos una nueva cita con POETRY MUSIC RADIO en el 107.9 de tu dial o a través de doblevradio.com, sección de miércoles a miércoles para informaros sobre lo que se mueve en León, también música, una música muy acorde con el invitado, que no es otro que el escritor, poeta, narrador y editor Vicente Muñoz Alvarez, y escucharemos una selección de poemas que tendrán que ver con uno de los muchos temas que hablaremos con Vicente.

No te lo pierdas

lunes, 4 de julio de 2016

SUCESOS EN LA CUARTA FASE



Insólita y extraña película, a caballo entre el documental y la ciencia ficción, Phase IV (en castellano Sucesos en la cuarta fase, 1974), ha resistido con sobresaliente la prueba del algodón y del tiempo, y sigue siendo hoy en día uno de los filmes del género más originales e inquietantes de la década de los setenta.

Único largometraje de Saul Bass (más conocido por los títulos de crédito de varias películas de Hitchcock), Phase IV plantea una hipótetica rebelión de las hormigas contra los humanos y una confrontación despiadada por el dominio del planeta y la supervivencia de ambas especies.

Poética y filosófica, lenta y angustiosa, claustrofóbica y muy diferente a todos los demás filmes de ciencia ficción de aquel tiempo, la película de Bass se recrea en la vida cotidiana de las hormigas, con secuencias detalladas de sus hábitos y escalofriantes primeros planos que cortan la respiración, demostrando que la realidad, vista con otro prisma y enfoque, puede ser más terrorífica que cualquier tipo de fantasía.

Una película atmosférica y perturbadora, deliberadamente pausada y con un final abierto a múltiples interpretaciones, que, por lo atípico de su propuesta, merece la pena reivindicar.

Vicente Muñoz Álvarez

Trailer in You Tube:


domingo, 3 de julio de 2016

LÁGRIMAS



son días de lágrimas, estos, pero pausados y tranquilos, de emoción e incertidumbre por lo que ha sido y será y aún es, lágrimas por lo bueno que, sin duda, todo ha sido y fue... porque la vida es así, me digo, una carrera de fondo y una meta, lo que ha sido y lo que fue, y eso sí que, por más que filosofemos al respecto, no podremos cambiarlo... por lo efímero y lo pasajero y porque todos vamos a morir, por las arrugas y los recuerdos y por los buenos momentos que, como las nubes que pasan, nos llenaron e hicieron y luego sin más se fueron... por cómo atraviesa la piel el reloj, por el paso inclemente del tiempo, por la fugacidad de las horas y por tantas otras cosas que, como un tornado furioso y hermoso, la vida ha sido y fue... y por los amores y desamores y golpes y heridas, lo arrebatador del viaje y todo lo que, como en las películas, será y sigue siendo y es...

por todo ello
brindo


Vicente Muñoz Álvarez

FAMILIA

jueves, 30 de junio de 2016

SE JODIÓ EL VERANO



un día de estos, nada más comenzar, lo veo ya venir, se va a joder el verano... todos los años pasa lo mismo con la primera lluvia o tormenta, alguien que dice: se jodió el verano, y como poeta de lo trágico y absurdo, es algo que siempre me gusta registrar... 

seguiremos informando


Vicente Muñoz Álvarez


miércoles, 29 de junio de 2016

ALGO PASA



por qué todo me cansa tanto
por qué espero de la vida tanto
por qué me autocuestiono tanto
por qué el mundo me pesa tanto
por qué me decepciona tanto
por qué todo me duele tanto

y sobre todo

por qué veo yo negro
cuando los otros ven blanco

toca repasar
la lección


Vicente Muñoz Álvarez

EL MERODEADOR: Framentos (2).



Volví a Cravan. El poeta boxeador contra Jack Jhonson. Golpe a golpe. Seis asaltos. La Barcelona dorada de entreguerras, su obsesión por Wilde y aquella despedida fantasmal de Mina, esos dos minutos de metraje robados al olvido que preceden, como un epitafio, a su desaparición en el Golfo de México... Logré terminar la película, pero su final, el de Cravan, me desazonó por completo y me hizo pensar de nuevo en L, en ese instante también desaparecido, en dónde estaría, qué le habría pasado, y en otras cosas a las que mi cabeza, pese a intentar evitarlo, se obstinaba una y otra vez en volver.

Vicente Muñoz Álvarez, de El merodeador (ACVF editorial, 2016).



martes, 28 de junio de 2016

EN EL PARQUE



Estoy sentado en este parque 
y es otoño
y las hojas caen
y los niños corren a mi alrededor.

Estaba leyendo algo sobre
los años setenta
y el Movement
y los Black Panther
en un viejo libro
que me dejaron
y que no soy capaz de terminar.

Absorto de todo,
perdido de mí mismo.

Uno de esos días mágicos
en los que sin saber por qué
te olvidas de sufrir
y te entregas incondicionalmente
al presente,
como si la sinrazón
y el tiempo
hubiesen dejado
súbitamente de existir.

Es otoño
y me he puesto a escribir
en este parque este poema
sin preocuparme de otra cosa,
dándome un respiro
y justificando de algún modo
el hecho asombroso de estar vivo.

Mientras caen las hojas de los árboles
y el paisaje fluye de mis ojos
como de un extraño sueño.


Vicente Muñoz Álvarez, de Privado (Baile del sol, 2005).

http://bailedelsol.org/index.php?option=com_booklibrary&task=view&id=245&catid=0&Itemid=427

domingo, 26 de junio de 2016

BESOS ROBADOS



Dentro de la extensa e interesantísima filmografía de Francois Truffaut (abanderado y teórico de la Nouvelle vague), el ciclo de Antoine Doinel brilla con luz propia.

Integrada por cinco películas: Los 400 golpes, Antoine y Collete, Besos robados, Domicilio conyugal y El amor en fuga, este cicclo nos invita a descubrir las motivaciones existenciales de su director, encarnado en un fantástico Jean-Pierre Léaud (protagonista de joyas subterráneas como La mamá y la puta, de Jean Eustache, o Porcile, de Pier Paolo Pasolini) que pone rostro y voz a sus obsesiones.

Desde la aspereza y desolación de Los 400 golpes hasta el divertido y frívolo desenlace de El amor en fuga, Truffaut despliega todo un arsenal de delicias cinéfilas en claves diversas, satírica, crítica, sentimental, de comedia, de suspense e intriga, etc, que conforman un todo homogéneo, magistral y absolutamente entrañable.

Personalmente me quedo con las dos intermedias, Besos robados y Domicilio conyugal, que retratan con una elegancia y sensibilidad exquisitas las venturas y desventuras de la vida en pareja.

Un ciclo, el de Doinel, sin duda alguna inolvidable, que bajo ningún concepto nadie debería dejar de ver.

Vicente Muñoz Álvarez, de Cult Movies: Películas para llevarse al infierno (Eutelequia, 2011, Ebook LcLibros.com).

Besos robados in You Tube:


jueves, 23 de junio de 2016

DÍAS DE RUTA según DAVID VÁZQUEZ


No son únicamente los músicos quienes viven la carretera, hay muchos más que comen el mismo asfalto a diario, pero con distinto regusto. Días de ruta reflexiona, alternando pequeños relatos con poemas, haciendo unos de narrador y los otros de diálogos -o divagaciones- interiores del autor consigo mismo, respectivamente, sobre los extraños que nos habitan.

No es la primera vez que leo a Vicente Muñoz Álvarez. Ya antes me sentí identificado con sus textos, como me ocurrió en Canciones de la gran deriva (Origami, 2012), y aquí me vuelve a pasar. Desde detalles superficiales, como cuando dice en Back home: “se acaba la melancolía y el olor a comida en la ropa, las habitaciones impersonales de hotel y las sobremesas tediosas”, hasta la raíz del poemario, ese refugio común e individual de las cosas sencillas cuando el sistema te machaca. Sí, de golpe; no te aplasta, es más un fin súbito: te machaca. De ahí que, para el autor, la recompensa no sea más que dormir tranquilo cada noche siendo, o habiendo sido, uno mismo.

Hay un punto de inflexión en el segundo capítulo que marca al lector, retando incluso, si se aventura o no a seguir leyendo: “llegado a cierto punto / no habrá ya / marcha atrás // pasarás todas / las fases / de una adicción”. Y continúa mezclando temas como la fugacidad de la vida y la inmortalidad desde la figura de poetas y escritores, cuestionándose el por qué, y más incluso, el para qué de cualquier pelea: “hoy en concreto en la futilidad de vida, para qué esto y lo otro, por qué esto y aquello, si merece la pena esta lucha”, en Futilidad, esa inmortalidad que Escohotado decía sobre Aristóteles. Sin embargo, no todo es introspectivo, también carga contra la situación microeconómica de la calle y de las cadenas de las que se libra con esos pequeños mantras, así dice en Edad: “son casi todo / malos tragos // pero hay algunos / por los que merece la pena / luchar”; o bien “que nada me turbe”, el mantra heredado de su padre como enseñanza: no perder nuestros sueños como metas y ser grises maniquíes del sistema.

Como el musgo, perenne, arrecido de frío para muchos, este, como tantos otros libros del autor, pasará inadvertido (una lástima) como la extrañeza en las sábanas frías Pero no por eso deja de ser una lectura por la vida, por quienes están vivos.


David Vázquez

A la venta en


Oscilante y extremo, nunca aséptico ni imparcial, nunca en el medio: Vicente Muñoz Álvarez nos ofrece un nuevo libro. Indefinible en su estructura: ¿Un cuaderno de poemas? ¿Un diario, personal, de carretera…? ¿Un híbrido de ambos?, en cualquier caso, es un libro fuera de lo común, en el que comparte con nosotros textos muy personales. En DÍAS DE RUTA el autor trata de desterrar todo aquello que le oprime y desconcierta; donde elabora -con la gran estafa de la crisis económica de fondo- un ejercicio de escritura autosanador, a través de la confesión y la poesía. Fantasmas, miedos y traumas, en lucha constante contra la ensoñación de quien se felicita en el hecho asombroso de estar vivo: Welcome to Babilonia (Gsús Bonilla)

martes, 21 de junio de 2016

GAS



todo gas, pienso, porque todo en la vida es así, ilusiones y quimeras, estaciones y ciclos, amores y desamores, recuerdos y sensaciones, nubes que vienen y van... todo en la vida gas, me digo, vaporoso y evanescente, absurdo y aleatorio, efímero y contradictorio... a punto de publicar un libro que se titula así, Gas, otro libro más, y la misma sensación de siempre: en qué tipo de realidad vivo, cómo puede ser todo tan relativo, caótico y emotivo, bello y tremendo a la vez...

cuento

entretanto

las nubes


Vicente Muñoz Álvarez


MERODEANDO



 

domingo, 19 de junio de 2016

OVEJA NEGRA



soy apolítico de nacimiento, creo, o en todo caso y si me dan a elegir, anarquista tal vez, y eso, en momentos de manipulación como este, no está bien visto, lo sé, pero me da igual, jamás he seguido ni seguiré al rebaño, qué le vamos a hacer... perros de derechas no, eso por supuesto, se da ya por hecho, pero de izquierdas tampoco, me empachan de semejante manera, y a veces incluso, por lo hipócrita de su juego, igual o más también... cada oveja con su pareja, sí, pero en mi caso, con perros (de dos patas) no...


Vicente Muñoz Álvarez

EL CUERPO Y EL LÁTIGO



jueves, 16 de junio de 2016

MAREVA MAYO en el BELMONDO BAR



la poesía me ha dado mucho en la vida, me ha salvado del naufragio en más de una ocasión, puede que gracias a ella incluso, cuando torres más altas ya han caído, todavía siga en pie, y me parece de ley devolverle, dentro de mis posibilidades, parte de su regalo... pero hablo, claro, de una poesía insobornable y feroz y al margen de lo que dicta el sistema y el canon, fuera de pasillos y mamoneos, de intrigas e intereses creados, a buen entendedor sobran las palabras... y hablo, ahora, de Mareva Mayo, que para mí, sin duda, es la Poesía... mañana tendréis la oportunidad de escucharla en el Belmondo Bar, nuestra capilla sixtina del arte subterráneo, y os lo aseguro, ella sí que es un regalo...

la historia
se repite

insisto

el talento
y los corazones

no


EL MERODEADOR según ESTEBAN GUTIÉRREZ GÓMEZ



Releyendo "El merodeador",
de Vicente Muñoz Álvarez

Al releer este libro de Vicente Muñoz Álvarez he vuelto a recordar las sensaciones que aquella primera lectura dejaron dentro de mí. “El merodeador” es un libro inquietante, angustioso diría yo, en el que, relato a relato, se va resolviendo un puzle que conforma una obra coral, casi una novela. A medida que avanzan las historias en el libro, aumentan las pulsiones, el desencanto, la melancolía, la locura. El mundo obsesivo de un escritor se muestra con la crudeza natural de la realidad vivida, porque ese mundo obsesivo, es el mundo según la cabeza del propio autor. 

No dejan de bullir en su cerebro los pensamientos. Una y otra vez los mismos pensamientos: llegar a tiempo con el artículo, repasar y memorizar el temario de la oposición, encontrar en el silencio los sonidos de la vida que trata de no escuchar, intentar dormir, lograr descansar, desconectar. Una y otra vez, desconectar. Algo tan simple y tan necesario, pero que nunca consigue.

Thomas Bernhard está muy presente en la narración. Su desencanto y su frustración, su alejamiento social. La lectura de las obras del escritor austriaco puede gustar o no gustar pero, en cualquiera de los dos casos, dejará marcado a quién se haya acercado a ellas. Esa cicatriz la consigue también Vicente Muñoz Álvarez con estos textos.

Decir también que Vicente Muñoz con este libro ofrece un muestrario de técnicas literarias para conseguir el tono narrativo y el ritmo adecuado para angustiar al lector: la meticulosidad en las descripciones, la narrativa circular alrededor de los temas dominantes, la segmentación profusa de las frases, cortas, medidas, los enlaces entre temas, la repetición de palabras clave. El poder de su descripción, profusa y lenta, consigue imágenes que el lector no podrá borrar de su cabeza jamás. El personaje del relato “El lunar” es un buen ejemplo de ello.

Vicente Muñoz Álvarez publicó“El merodeador” hace bastantes años, y aún sigue vigente. Esta reedición contiene un par de relatos nuevos que, a mi modo de entender la literatura, logran la esfericidad de toda la narración, cerrando el círculo (o, mejor, y tratándose de este libro tan obsesivo: cerrando la elipse, para que, sin ninguna tregua, vuelva a comenzar).

Personalmente me parece uno de los mejores (si no el mejor) trabajo narrativo de Vicente Muñoz Álvarez.


Esteban Gutiérrez Gómez


A la venta en 


martes, 14 de junio de 2016

CUNA DE ESTRELLAS



León

cuna
de estrellas


pero no hay
telescopios

ni ojos

que reparen
en ellas


Vicente Muñoz Álvarez

lunes, 13 de junio de 2016